New Balance y su polémica por ser “la marca para blancos”

Un portal estadunidense, de ideología sobre supremacía racial, nombró al fabricante de prendas deportivas como la firma de la "revolución Trump"

 Algunas personas desecharon sus tenis New Balance
Algunas personas desecharon sus tenis New Balance (Tomada de Twitter)

Boston, Estados Unidos

El fabricante de artículos deportivos New Balance ofreció una explicación después de que apoyara abiertamente al presidente electo de los Estados Unidos Donald Trump, por lo que las críticas le llovieron.

Una portavoz dijo que durante la campaña electoral la empresa también apoyó las propuestas comerciales de los demócratas Hillary Clinton y Bernie Sanders.

Sin embargo, el 'efecto Trump' en contra del fabricante estalló cuando The Daily Stormer, uno de los principales proveedores de textos sobre supremacía racial, destacó a New Balance como "el calzado oficial de la gente blanca".

Incluso, Daily Stormer envió el siguiente mensaje: "su valiente acto los acaba de convertir en la marca oficial de la revolución Trump. New Balance tuvo un gesto para apoyar a la gente blanca y a la producción en Estados Unidos; podemos reconocernos con nuestra ropa deportiva".

Aunque la compañía inmediatamente se deslindó; "New Balance no tolera la intolerancia ni el odio de ninguna forma". Además, puntualizó que "todo se sacó de contexto" y que la empresa está basada en "los valores" de todas las personas que "emplea".

Previamente, un ejecutivo de relaciones públicas de New Balance saludó la victoria de Trump y dijo a The Wall Street Journal que cree que las cosas se moverán "en la dirección correcta".

Estas declaraciones desataron una ola de indignación contra la compañía de Boston y los opositores a Trump llenaron las redes sociales de críticas. Algunos, incluso, tiraron a la basura o quemaron su calzado deportivo de la marca y publicaron los videos en Internet.

La vocera dijo que como la compañía, al ser el único gran fabricante que continúa produciendo calzado deportivo en Estados Unidos, tiene una mirada particular sobre la política comercial. A diferencia de otras empresas competidoras, como Nike, que producen en el exterior, New Balance está contra el acuerdo comercial TPP.

Trump, que prometió llevar adelante una política proteccionista, expresó abiertamente su rechazo al acuerdo internacional de libre comercio.

Clinton también cuestionó el acuerdo Transpacífico y declaró que no firmaría ningún acuerdo que sea malo para Estados Unidos.

Con información de DPA