Mack Beggs, la chica trasgénero y su odisea para competir contra hombres

Aunque está bajo tratamiento para convertirse en varón, Mack ganó un torneo de lucha colegial en la rama femenil.

Mack Beggs
Mack Beggs (AP)

Ciudad de México

Texas fue escenario de un acto sin precedentes en la historia de la lucha colegial de Estados Unidos: Mack Beggs, un atleta transgénero de 17 años, alumno de la Trinity High School de Euless, clasificó y ganó un torneo femenil.

Sin embargo, el triunfo no fue determinado por sus habilidades atléticas. Sus rivales se retiraron porque consideraban que la lucha sería injusta debido al tratamiento de testosterona al cual se somete Mack como parte de su proceso de cambio de sexo.

BEGGS DURANTE UNA COMPETENCIA

"Miren lo tosca que es; eso es trampa. (Su fuerza) es porque toma sustancias para mejorar el rendimiento. No importa si es chico, chica, si quiere ser morada o azul. Cuando utilizas una droga y eres 10 veces más fuerte que la persona contra la que luchas debido a esa droga, eso no debería permitirse"... Estos son algunos de los comentarios de las madres de las competidoras.

De manera oficial, Mack Beggs es mujer, así lo dice su acta de nacimiento. La adolescente sigue un tratamiento hormonal para convertirse en varón.

Mack había solicitado competir contra hombres; sin embargo, las reglas de la Liga Universitaria Intercolegial establecen que debe competir bajo el género por el cual nació. Además, los organizadores del torneo dijeron que la adolescente no incurría en ninguna falta de dopaje, ya que los tratamientos de testosterona que recibe están perfectamente justificados por el parte médico.

El torneo finalizó entre abucheos e insultos. Aunque muchas personas apoyan a Mack por aceptarse como persona transgénero, otras tantas reprueban el hecho de que haya ganado el torneo 'sólo por tener mucha testosterona'.

Los archivos médicos de Beggs demuestran que, a pesar del tratamiento, sus niveles de testosterona están muy por debajo del nivel permitido.

Con esta controversia, Mack se ha convertido en un referente y antecedente en la historia de la Liga Universitaria Intercolegial, en la cual sólo le queda un año de competencia. Con el tratamiento que lleva, se prevé que compita contra hombres a nivel universitario.