Sacerdotes mexicanos acaparan ‘mundialito’ del Vaticano

Distribuidos en los 18 equipos, 29 futbolistas tricolores estarán en la Clericus Cup 2017, torneo avalado por la Santa Sede.

Clericus Cup
Clericus Cup (Especial )

Ciudad del Vaticano

La delegación mexicana es la más numerosa entre los jugadores de la undécima edición de la Clericus Cup, el 'mundialito' de futbol que se disputará en Roma durante las próximas semanas, y que cuenta con el aval del Vaticano.

De 404 inscritos en el torneo, exclusivo para seminaristas y sacerdotes, los mexicanos suman 29, distribuidos en los 18 equipos participantes. Le siguen los brasileños con 26 atletas, los italianos con 24 y los nigerianos con 23.

La mayor cantidad de tricolores están reunidos en el Pontificio Colegio Mexicano, la escuadra representativa de la residencia religiosa romana que lleva ese nombre, donde los sacerdotes de ese país viven mientras estudian en alguna de las universidades adscritas a la Santa Sede.

Pero la presencia mexicana se extiende también a otros equipos, como el Colegio Pío Latinoamericano, el Colegio Urbano o el Mater Ecclesiae, institución administrada por la congregación de los Legionarios de Cristo y que se consagró campeona en 2008 y 2016.

El torneo se disputará con una fase inicial de cuatro grupos, dos compuestos por cinco equipos (el A y el B que jugarán los sábados) y otros dos por cuatro (el C y el D, que disputarán los domingos).

Las primeras dos de cada zona se clasificarán a la segunda ronda eliminatoria, prevista después de la fiesta de la Pascua. Los cuartos de final están previstos para el 6 de mayo, las semifinales para el 13 y las dos finales (incluida la del tercer puesto) el sábado 27 del mismo mes.

El Colegio Mexicano fue ubicado en el Grupo B junto al cabeza de serie Pontificio Colegio Urbano, el Altomonte, el Sedes Sapientiae y el Pontificio Seminario Francés.

El Mater Ecclesiae, en cambio, es cabeza del Grupo D que integran el Chape Colegio Cusmano, el Vaticano Anselmiano y el Colegio Pío Brasileño.

El Grupo A lo disputarán la Universidad Gregoriana, el Colegio Español, el North American Martyrs, el Colegio San Pablo Apóstol y el Pontificio Colegio Ucraniano. En el C fueron incluidos el Pío Latinoamericano, el Colegio San Pedro Apóstol, el Redemptoris Mater y Consolata-Agustinianos.

En su casaca, el Colegio Mexicano introdujo un especial escudo dedicado a los 50 años de la institución, que cumple en este 2017.

"La Clericus Cup representa la cercanía de la Iglesia y una mirada misionera en el mundo, para que también fuera del campo, los participantes puedan ofrecer -en el futuro y en sus países- momentos de juego y fraternidad, valorando el aspecto deportivo, útil al crecimiento de los jóvenes de cada latitud", dijo el presidente del Centro Deportivo Italiano (CSI por sus siglas en italiano), Vittorio Bosio.

El CSI es el organismo responsable de organizar el campeonato, que cuenta con el patrocinio del Pontificio Consejo de la Cultura y el Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida, ambas secciones del Vaticano.

"El Papa nos pide amar el riesgo y ponernos en juego, no obstante las dificultades que se encuentran. Quien juega vence el miedo que a veces hace temblar las piernas. Con la Clericus damos a los participantes la tarea de hacer jugar este partido a todos los jóvenes que encontrarán en su vida", agregó Alessio Albertini, asesor religioso del CSI y hermano del exfutbolista profesional Demetrio.