Zlatan y Courtois buscarán ser héroes

Suecia y Bélgica se enfrentarán para conseguir un pase a los octavos de final o terminar fuera del certamen

Esta puede ser su última oportunidad para destacar en la competencia
Esta puede ser su última oportunidad para destacar en la competencia (Reuters / AP)

Marsella

Zlatan Ibrahimovic y Thibaut Courtois, cada uno estrella absoluta en su puesto, se enfrentan este miércoles en Niza en un duelo decisivo, que puede dejar fuera a Suecia o incluso a Bélgica de la Eurocopa.

Desconfiados de lo que pueda hacer Italia, que con el primer puesto asegurado alineará a muchos suplentes frente al equipo de Martin O'Neill; suecos y belgas sólo pueden pensar en la victoria.

Llega en mejor situación Bélgica, a la que le bastaría el empate, pero un triunfo sueco le dejaría en una comprometida situación, expuesta primero a lo que haga Irlanda y, en caso de derrota o empate de ésta, a que no alcancen cuatro puntos alguno de los terceros de los grupos C, D y F.

Recuperado el olfato goleador de Romelu Lukaku, el técnico Marc Wilmots está pendiente de la evolución del jugador del Atlético de Madrid Yannik Carrasco y de Moussa Dembelé, ambos con problemas en los tobillos. Si no pudiesen jugar serían sustituidos por Dries Mertens y Radja Nainggolan.

En Suecia el problema es Zlatan Ibrahimovic. Como Ronaldo, a uno de los grandes goleadores de la temporada, estrella absoluta de su equipo, se le exige más. Hasta el momento, Zlatan ha sido más noticia por los rumores sobre su fichaje por el Manchester United que por su juego.

La "leyenda" como él mismo se calificó, propició el gol ante Irlanda -un centro suyo fue introducido en la meta por un defensa irlandés- pero se quedó en blanco ante los italianos, frente a los que falló una clara ocasión.

Camino de 35 años, este partido podría ser la última oportunidad para Zlatan de lograr el éxito internacional que auguraba su calidad, debido a que el atacante anunció que su última participación con el combinado de su país sería en este certamen.

Ahora, se enfrenta a Thibaut Courtois, uno de los tres mejores porteros del mundo, que sin embargo no está luciendo lo que se espera de él. Para el exatlético también será una prueba de fiabilidad.

Suecia no derrota a Bélgica desde 1961 y su último partido oficial fue en la Eurocopa de 2000, que los belgas organizaron de forma conjunta con Holanda, en la que los anfitriones se impusieron por 2-1.