La 'nueva' Bélgica pone a prueba a la soñadora Hungría

Los belgas tendrán una tarea complicada, ya que los húngaros son la revelación de la Eurocopa 2016

Romelu Lukaku y Axel Witsel, autores de los goles belgas ante Irlanda
Romelu Lukaku y Axel Witsel, autores de los goles belgas ante Irlanda (Reuters)

Toulouse, Francia

La 'nueva' Bélgica, con un espíritu renovado tras su difícil clasificación, probará este domingo el sueño de la sorprendente Hungría en un partido de Octavos de Final de la Eurocopa de fútbol que se presenta más igualado de lo que en principio podría suponerse.

Hungría fue una de las revelaciones de la primera fase al acabar como líder del Grupo F por delante de Islandia y, más inesperadamente, de la favorita Portugal. Pero nadie le regaló nada y con su fútbol acumuló suficientes méritos para ganar su puesto.

Por su parte, Bélgica empezó perdiendo 2-0 ante Italia y tuvo que defender su segunda posición del Grupo E hasta los últimos minutos del partido ante Suecia, que acabó ganando por 1-0 después de un partido lleno de alternativas en el juego. Pero pasó y ahora se siente con más energía para seguir progresando en el torneo, pues el talento ya lo tiene.

De paso, su clasificación sirvió para serenar los ánimos. Así, en los días previos se habló de un posible motín del vestuario contra el seleccionador, Marc Wilmots, aunque no hay nada que un par de triunfos no cure.

"Yo di mi opinión a los jugadores, luego ellos dieron su opinión y después entrenamos. Eso es normal en el fútbol. Soy el hombre al mando. Yo tomo las decisiones", declaró Wilmots cuando se le preguntó sobre el "intercambio de ideas" tras la derrota ante Italia.

El portero Thibaut Courtois dio su versión de los hechos: "Todos somos ganadores, queremos ganar los partidos y yo estaba un poco frustrado después de la derrota. Tal vez no hicimos lo que debíamos en ese partido, pero es necesario aprender de las lecciones".

Parece que el diálogo funcionó y provocó la reacción de Bélgica, que ganó los dos siguientes encuentros. Ahora lo que esta por ver es si los progresos continúan o si, por el contrario, regresan los nervios. El problema es que a partir de ahora una derrota no tiene solución y significa la eliminación.

El volante Radja Nainggolan, autor del gol ante Suecia, reconoció: "Honestamente, no sé mucho acerca de Hungría". Y agregó: "Lo más importante es que, si jugamos a nuestro nivel y de la manera que nos gusta, podemos derrotarlos".

Hungría tuvo que esperar 44 años para jugar su primer campeonato de Europa y no parece dispuesto a abandonar fácilmente su sueño de seguir haciendo historia.

Uno de sus líderes es el arquero de 40 años Gabor Kiraly, el hombre que nunca viste de corto porque prefiere los pantalones largos grises holgados, al viejo estilo. También destaca Balazs Dzsudzsak, delantero del Bursaspor, quien a sus 37 años vive una renovada juventud e hizo ya dos goles en la Eurocopa. Adam Nagy, de 21 años, es el estandarte de la nueva generación.

El seleccionador de Hungría, el alemán Bernd Storck, descubrió que todo un país está dando fuerza a su selección: "Hungría sueña gracias a este equipo".

Ahora llega Bélgica, con toda la calidad que atesoran jugadores como Eden Hazard, Kevin de Bruyne, Yannick Carrasco, Romelu Lukaku, Christian Benteke o el propio Courtois.

Hungría quiere demostrar que sólo con el talento no se ganan partidos y torneos. Para Bélgica, el encuentro supone la oportunidad de reivindicarse y volver a situarse muy arriba en las apuestas para la presente Eurocopa.