Islandia y Austria lucharán por mantenerse vivos

Ambos equipos tratarán de aprovechar la oportunidad para conseguir su pase a octavos de final

Birkir Bjarnason, quien anotó el primer gol de los isleños en la Euro
Los isleños podrían sorprender en su primera participación en la Euro (AFP )

París

El sueño islandés no se detiene en la primera fase de esta Eurocopa, donde aún no han sido derrotados, sino que aspira a prolongarse en los octavos de final, algo que será un hecho si consiguen derrotar mañana en Saint-Denis a la irregular Austria.

Enmarcados en el grupo F -considerado por unanimidad como el más flojo del torneo-, tanto nórdicos como centroeuropeos tratarán de aprovechar la oportunidad histórica que les brinda esta Eurocopa de 24 equipos y la endeble actuación de Portugal, llamada a liderar con mano de hierro la primera fase, que no consiguió derrotar a ninguna.

Sin embargo, ambas selecciones llegan al choque crucial con diferentes estados de ánimo.

Si a Islandia solo un postrero gol en propia puerta pudo privarles de una victoria ante Hungría que prácticamente les habría abierto las puertas de octavos, Austria todavía trata de entender cómo es posible no haber sucumbido ante el aluvión de ocasiones de las que gozó Portugal en su último partido.

El héroe ante los lusos, su portero Robert Almer, reconoció que se trató de "uno de los mejores partidos" de su carrera en la selección, y aseguró que lo disfrutó aún más al haber tenido enfrente a Cristiano Ronaldo.

El veterano técnico sueco Lars Lagerbäck, alma del grupo islandés, podrá contar con su plantel al completo, incluido el capitán Aron Gunnarsson, sustituido a los 65 minutos ante Hungría y que arrastra problemas desde antes del inicio del campeonato.

Islandia pretende remediar los problemas que ha sufrido en los dos primeros partidos cuando tenía la posesión del balón, para no dejar sus opciones ofensivas únicamente en manos del balón parado o de alguna jugada aislada.

Mientras, Austria todavía confía en la recuperación del centrocampista Zlatko Junuzovic, uno de sus puntales, que ya se perdió por lesión el duelo ante los lusos.

Se aferran los austríacos también a que su estrella, David Alaba, mejore el nivel exhibido hasta ahora, lo que les permitiría mostrarse menos romos en ataque, donde su casillero de goles todavía está por estrenar.

Los precedentes, una victoria austríaca y dos empates, de poco servirán ante un partido en el que ambas selecciones pueden hacer historia, pero que para Islandia se trata más bien de un asunto de trascendencia nacional.