Hamsik contra la maquinaria imperfecta alemana

Eslovaquia buscará derrotar a uno de los equipos favoritos de la Eurocopa y aprovecharán la sequía de goles del equipo teutón

Marek Hamsik, delantero de Eslovaquia
Marek Hamsik, delantero de Eslovaquia (Reuters )

Lens, Francia

Eslovaquia, con la figura de Marek Hamsik como máximo exponente del buen fútbol del conjunto centroeuropeo, intentará sorprender a Alemania para alcanzar los cuartos de final de la Eurocopa, en la que el cuadro de Joachim Löw ha mostrado una deficiencia que le hace ser imperfecto: la falta de gol.

Sólo tres tantos, obra de Bastian Schwenteiger, Mario Gómez y Shkodran Mustafi, aparecen en las estadísticas de los partidos que ha disputado hasta el momento el cuadro germano. Ese es todo el bagaje ofensivo de un equipo al que le ha faltado acierto en los últimos metros para demostrar que es realmente temible.

Y, de los primeros choques de la competición, sólo en el último convenció. Aunque sólo acertó con una diana de Mario Gómez, generó muchísimas ocasiones de gol y demostró que en cualquier momento puede recuperar la perfección absoluta con la que postularse definitivamente para el título.

En la otra mitad de la ecuación, el aspecto defensivo, no hay que ponerle ni un "pero" a Alemania, porque en 270 minutos no ha encajado ningún gol. De momento, esa es su gran fortaleza y Eslovaquiasufrirá muchísimo para poder derribarla.

Pero podría tener la ventaja de que uno de los hombres clave en la zaga germana es duda en la alineación por unas molestias en uno de sus gemelos. Jerome Boateng, una posible baja sensible, podría ser reemplazado por Mustafi, que aunque fue titular en el estreno de Alemania, después perdió su sitio ante Polonia e Irlanda del Norte.

Löw podría mantener los cambios que tan bien le funcionaron frente a Irlanda del Norte y el lateral izquierdo Joshua Kimmich tiene opciones de volver a sentar a Benedikt Howedes para jugar a pierna cambiada en la zona derecha de la zaga.

Y, además, Bastian Schweinsteiger, tiene una lejana oportunidad de abrirse paso entre los titulares. Mario Götze, en un estado bajo de forma, podría ser el sacrificado. André Schurrle y Julian Draxler, también esperan agarrar su puesto.

Mientras, los hombres de Jan Kozac basarán casi todas sus posibilidades en un juego de equipo con los posibles picotazos de Hamsik y, en menor medida, de su otra estrella Vladimír Weiss. Entre los dos, intentarán sorprender a un equipo repleto de unas estrellas que Eslovaquia no tiene.

El trabajo de Kozac ya se puede considerar un éxito y ahora cualquier buen resultado que consiga en la primera Eurocopa que disputa, será un regalo. De momento, ha conseguido igualar la gesta del Mundial de Sudáfrica 2010, cuando Eslovaquia alcanzó los octavos de final del torneo.

Ahora, aunque la barrera de los cuartos de final parece casi inalcanzable, el cuadro centroeuropeo no tiene miedo a nadie y más después de completar una meritoria fase de grupos con un empate sin goles ante un rival poderoso como Inglaterra y con una victoria por 2-1 frente a Rusia con un golazo de Hamsik.

Él será el máximo representante del optimismo eslovaco y es al jugador que más temen los alemanes. El resto, sin lesionados, salvo la duda de Dusan Svento, estarán sobre el campo. Los dudosos Peter Pekarik (jugará con una protección en su nariz por una fractura), Tomas Hubocan, Robert Mak y Miroslav Stoch se han recuperado de diferentes molestias físicas y estarán listos para intentar sorprender aAlemania.