Francia: Goles como solución

10 de las 11 anotaciones que acumulan los galos en la presente Eurocopa, han sido obra de Antoine Griezmann, Dimitri Payet y Olivier Giroud; el ataque francés los mantiene cerca de la final

Antoine Griezmann
Antoine Griezmann (Reuters )

Ciudad de México

Francia tiene en tres de sus delanteros a los pilares para soñar con el título de la Eurocopa. Hasta el momento, el encuentro ante Islandia fue el que mayor nivel de conjunto le exigió a los galos, y aunque el rival no es comparable con el que le espera a la vuelta de la esquina, en semifinales –Alemania–, los dirigidos por Didier Deschamps basan su éxito en los goles de Antoine Griezmann, Dimitri Payet y Olivier Giroud. Son su mayor esperanza. Estos tres se han hecho cargo de la cuota ofensiva, y 10 de los 11 tantos de los locales del certamen registran, se deben a su puntería y potencia. Griezmann completa cuatro anotaciones; Payet tiene tres, mismo caso que Giroud; Paul Pogba, precisamente ante Islandia, marcó el único gol que no es obra de este tridente.

EN CASO de coronarse, Francia equipararía a España y Alemania como los máximos ganadores del certamen europeo, con tres cetros.

La inspiración de su ataque mantiene a Francia con la ilusión de levantar la Copa en París. Por si fuera poco, Griezmann, Payet y Giroud, además del paso ganador de Les Bleus, colocan a su selección como la mejor ofensiva, delante de Gales, que le pisa los talones con una decena de anotaciones, comandado por Gareth Bale. Aún así, son sus cifras el mayor aliciente dentro del terreno de juego. Alemania completa siete dianas y Portugal, seis.

Deschamps acabó con las dudas que situaron a su plantilla por parte de su afición y la prensa, luego de dejar fuera a varios elementos consolidados en la selección francesa. Didier prescindió de Karim Benzema y también de Mathieu Valbuena, gracias a las polémicas extra cancha que los rodeaban a ambos, y apostó por gente de perfil diferente, revalidando confianza en el propio Giroud y hasta en André-Pierre Gignac, ahora recambio habitual. La modesta fórmula del entrenador le funcionó. Su grupo ha cuajado la idea y como reloj, indica que es tiempo de pensar en grande. "El equipo se ha mostrado bien, con ambición; dejamos atrás a un rival complicado, que se metió hasta esta instancia de manera digna.

Ahora viene Alemania y no podemos bajar la intensidad", arremetió Deschamps después de eliminar a Islandia. La columna vertebral del equipo francés incluye a veteranos de pasadas generaciones, que más allá de quienes se llevan la gloria de los goles, dan equilibrio a la oncena desde su posición. Desde la lateral izquierda, Patrice Evra (35 años), destruye ataques del rival y comienza con la recuperación del balón; pocas veces se suma al frente de ataque, pero es termómetro del flujo del juego. Desde el corazón del campo, Blaise Matuidi, el contención del PSG (29 años), blinda a los suyos y con el esférico en los botines le da fuerza al esquema de Deschamps.

90 TANTOS suma Griezmann en la Liga española, donde ha defendido los colores de la Real Sociedad y el Atlético.


Ambos son futbolistas de discreta imagen, pero valioso aporte. Otro de los aciertos del timonel francés ha sido la reafi rmación de ciertos futbolistas. Deschamps ha mantenido en casi todos sus onces a Paul Pogba, aunque este ha visto disminuida su cuota anotadora, a comparación del tridente de Griezmann, Payet y Giroud; el atacante de la Juventus ha participado en jugadas defensivas y ofensivas, ha mostrado sacrifi cio, como premio de consolación. Didier también le ha dado juego a N'Golo Kanté, el escudo del modesto Leicester City, aunque con mayor rotación en su puesto.

LA FLEXIBILIDAD

Francia goza de varios sistemas de juego, y esto le ha ayudado a seguir avanzando en la Euro. Les Bleus comenzó con un 4-3-3 ante Rumania, le siguió un 4-2- 3-1 frente a Albania y terminó la fase de grupos este mismo parado táctico; para los octavos de final, ante Irlanda, Deschamps volvió al 4-3-3 que le dio éxito en el inicio de la justa, pero para medirse a Islandia, Didier recompuso y montó un 4-2-3-1 de nuevo, repartiendo mejor sus piezas del medio campo y siendo más precavido.

Le ha funcionado. Didier Deschamps, que ya ganó la Eurocopa con Francia –en el lejano 2000– espera refrendar esto luego de 16 años. De momento, no ha habido equipo que mantenga mayor pulso goleador en el certamen, un tridente tan afianzado y todos esos pequeños detalles que han hecho de los galos el rival a vencer, sin contar, por supuesto, la localía, Otro factor a su favor. El reloj indica que es hora de los suyos y parece que tienen todo para conseguirlo.