Hungría festeja triunfo en una Euro 44 años después

Adam Szalai (62') y Zoltan Stieber (87') anotaron el 2-0 ante Austria, su regreso a la competición europea tras haber clasificado a Francia en un repechaje ante Noruega 

Hungría ganó en su debut
Hungría ganó en su debut (Reuters )

PARÍS, Francia

La selección de futbol de Hungría regresó hoy a la Eurocopa con un celebrado triunfo por 2-0 sobre Austria en la apertura del Grupo F en Burdeos.

Los goles fueron marcados por Adam Szalai, a los 62 minutos, y por Zoltán Stieber, a los 87, cuando Austria jugaba con diez jugadores por la expulsión del defensa Aleksandar Dragovic por doble amonestación.

Con una actuación de menor a mayor, Hungría se llevó un triunfo muy importante en su regreso a la competición europea luego de 44 años y tras haber clasificado a Francia en un repechaje ante Noruega.

En Burdeos, el portero Gábor Király, de 40 años y 74 días, se convirtió en el jugador más veterano en jugar una Eurocopa, superando al alemán Lothar Matthäus (39 años y 91 días).

Con el cero en su valla y una segunda mitad lo suficientemente ambiciosa como para llevarse el triunfo ante la favorita Austria, Hungría dio un paso muy grande en el Grupo F, en el que más tarde jugarán Portugal e Islandia.

El partido disputado frente a 34.424 hinchas -un 80 por ciento de su capacidad- tuvo un comienzo con acciones de peligro para Austria en medio de un desorden general, pero con un mediocampo gobernado por David Alaba.

El jugador de Bayern Munich sorprendió a todos en el primer minuto de juego al rematar al palo un zurdazo cruzado. Pero sería lo más cerca de anotar que estaría Austria en la tarde ventosa de Burdeos.

El sistema abierto de Hungría, priorizando las bandas, dejaba huecos en el medio, que Alaba ganaba en la disputa con el húngaro László Kleinheisler

Haciendo uso de esa falencia, Austria llegó a inquietar en varias ocasiones y no pudo marcar gracias al veterano Király, de muy buen partido.

En una tímida primera mitad, fue Király el que tuvo trabajo ya que Hungría apenas inquietó con un remate cruzado de Balázs Dzsudzsák. Pero en el complemento cambió la mecánica y Robert Almer fue quien debió estar atento en la portería austríaca.

Hungría perdió el miedo, se asentó en el partido y comenzó a cobrar protagonismo.

Primero avisó el capitán Dzsudzsák con un disparo desde 30 metros que obligó a Almer a rechazar al córner. Luego, a los 62 minutos llegó el primer gol del partido.

Adam Szalai construyó una sociedad con Kleinheisler y, justo antes de la intervención del portero, definió con la punta de su bota derecha para el 1-0.

El delantero de Hannover salió inmediatamente disparado hacia atrás del arco, donde estaban la hinchada húngara para armar un festejo alocado abrazado a sus compatriotas en las gradas.

Si el dominio de Hungría ya era claro con el gol, se dobló con la expulsión de Aleksandar Dragovic, a los 66 minutos, por una patada peligrosa que le valió la segunda amarilla.

Austria no se pudo recuperar de la pérdida de su defensor y Hungría mereció un segundo gol para terminar tranquilo el partido.

El 2-0 llegó a falta de tres minutos para el final, cuando el ingresado Zoltán Stieber definió magistralmente un contraataque de tres contra dos al picar el balón por encima de Almer y desatar un nuevo festejo de los hinchas húngaros.

La celebración de Hungría fue intensa por tratarse de tres puntos vitales tras una sufrida clasificación en un play-off ante Noruega y el retorno a los primeros planos desde el Mundial de 1986.