Luis Suárez, el vende espejos

Durante su paso por Dorados, a finales del Apertura 2015 y comienzos del Clausura 2016, el estratega colombiano sólo obtuvo una victoria; su participación en Mundiales y Juegos Olímpicos no ayudaron en su estancia con el conjunto de Culiacán

Luis Fernando Suárez en el banquillo de Dorados
Luis Fernando Suárez en el banquillo de Dorados (Mexsport)

Ciudad de México

Ni la etiqueta de técnico mundialista de Luis Fernando Suárez pudo evitar ser pieza fundamental en el descenso de Dorados.

El estratega colombiano se había convertido en la opción de Dorados para salvarlos del averno y también alejarlos de los últimos lugares de la tabla porcentual, su trayectoria con selecciones nacionales en Copas del Mundo lo respaldaban para conseguir los resultados deseados.

Su experiencia era atractiva para el conjunto de Sinaloa. Suárez logró clasificar a la Selección de Ecuador al Mundial de Alemania 2006, además los llevó por primera vez en su historia a los octavos de final.

La segunda oportunidad de Suárez llegó para Brasil 2014 pero con la selección de Honduras. Era la primera vez que entraba en un hexagonal final de Concacaf; el 'Cebolla' tuvo contrastes en aquella eliminatoria, pero tras lograr el segundo 'Aztecazo' ante México, quienes vencieron 2-1 al Tri, el boleto para el certamen mundialista estaba asegurado, logrando colarse en tercer lugar, convirtiéndose en el segundo Mundial con una selección para de Luis Fernando.

Al quedar fuera de la selección hondureña, el oriundo de Medellín probó suerte futbol de Perú, con la escuadra de Universitario de Deportes, donde fue cesado luego de no alcanzar los resultados esperados por los directivos.

Luego de su aventura por el futbol andino, Luis Fernando llegó a Dorados con la consigna de resarcir lo hecho por Carlos Bustos, y levantar a un equipo que permanecía último de la porcentual y con el riesgo, siempre latente, de dejar la Primera división del futbol mexicano; Suárez sabía qué situación tenía enfrente.

Tomó al equipo de Culiacán en la Jornada 12 del Apertura 2015. Aunque no eran los resultados esperados, en sus tres primeros partidos consiguió sumar tres puntos tras empatar sin goles con Veracruz y Tigres en casa, y con Cruz Azul en el estadio Azul 1-1.

El cafetalero permaneció al final del certamen con tan solo un triunfo (sobre la hora) con un rival directo en la tabla de cocientes, Chivas, pero sus números resultaron insuficientes hacia el final del torneo, sin embargo la directiva le dio el voto de confianza para encarar el siguiente certamen.

Para el Clausura 2016 y con la urgencia de sumar puntos con un equipo de estas características, los altos mandos le terminaron por dar las gracias con tan sólo 4 jornadas disputadas, dejando a un equipo inmerso dramáticamente en el fondo de la tabla de descenso pues no puedo conseguir arañar un solo punto. Luis Fernando Suárez heredaba a José Guadalupe Cruz un equipo moribundo con 4 derrotas en fila y último de los cocientes.