Cruz Azul 1-3 Querétaro: ¿El principio del fin?

La Máquina de Tomás Boy fracasó en la Copa MX al perder como local ante Querétaro 1-3; ahora solo le queda aferrarse a la Liga

Ciudad de México

El semestre se empieza a inundar con el hedor a fracaso en Cruz Azul. Sí, una vez más. La Máquina echó por la borda la posibilidad de avanzar a las semifinales de la Copa Mx, torneo en la que había mostrado su rostro más convincente de la temporada, al perder como local 1-3 frente al Querétaro.

Ya no hay tabla de salvación para Tomás Boy y sus muchachos. La Copa se le ha ido de las manos cuando tenía todo puesto para llegar hasta la Final al tener -en el papel- la llave más accesible, sin la presencia de América y Chivas. Pero solo bastó la enjundia, el orden y la velocidad de Gallos para despojar a La Máquina de cualquier aspiración. Cruz Azul acabó exhibido e impotente, su triste historia en los últimos dos años y medio

Ahora, el conjunto de Tomás Boy camina sobre una cuerda floja que amenaza con tirarlo al abismo del ridículo absoluto si no alcanza, al menos de rebote, un lugar a la Liguilla. Pero luce complicado y el proyecto del Jefe parece ya sentenciado.

Y no es para menos, con Tomás nunca hubo la revolución esperada y solo aumentó la colección de fracasos que abruman a este equipo. El fracaso de la Copa y el mal paso de la Liga (muy cerca del colapso también) tienen a la afición molesta, que una y otra vez exclamó el "fuera Boy" en el estadio para desahogar un poco su frustración.

VUCE GANÓ LA PARTIDA

Cruz Azul no salió con lo mejor que tenía y ahí gestó su derrota. Para este juego Tomás Boy realizó su mezcla acostumbrada de elementos titulares en la Liga con otros que no han tenido mucha actividad; en tanto, Víctor Manuel Vucetich mandó a lo mejor que tenía, no especuló con su once ni buscó experimentar.

El resultado -de arranque- fue que Gallos se asentó mejor en la cancha, eso sí, con una apuesta clara al contrataque, dejando que La Máquina tuviera la posesión del esférico.

Es más, así Querétaro gestó su primera llegada en el partido, en una descolgada de Camilo da Silva Sanvezzo, quien llegó hasta el área celeste, frenó para acomodarse y cuando estaba dispuesto a fusilar, la pierna de un zaguero le punteó la pelota que pasó de manera peligrosa a un lado de la portería de Allison.

Cruz Azul respondió casi de inmediato con algunos remates a portería, como un cabezazo de Jorge Benítez que Tiago Volpi salvó de manera providencial con una atajada de gran nivel.

Pero Gallos se notaba más suelto y convencido, por sector derecho encontró los espacios, mismo del que sacó provecho con la obtención de un penal por una falta de Julián Velázquez sobre Sanvezzo. El mismo brasileño concretó al minuto 29.

Era el preludio del final, pero antes La Máquina mostró un poco de amor propio y logró empatar el juego al 31' en una buena jugada individual de Benítez que sirvió para Rosario Cota, y el canterano solo la empujó a las redes. Parecía que Cruz Azul aplacaba la tormenta y volvía a tomar la manija del juego, pero nada más lejos de la verdad. A este equipo los partidos definitorios lo apabullan, así de sencillo.

Fue así que en el segundo tiempo, en un par de minutos, el equipo de Boy se despidió de la Copa. Una pesadilla total. Al 55' Rentería se puso de frente al área celeste, abrió para Sanvezzo a la izquierda y éste sin pensarlo centró a donde apareció sin marca Carlos Fierro, quien no desaprovechó y puso el 1-2.

Un minuto después Cruz Azul fue presa del ridículo y acabó con sus aspiraciones. Rentería buscó a Fierro en un espacio largo, Velázquez (de infumable actuación) intentó cortar el balón, pero lo abanicó de manera increíble, dejando al delantero de Gallos con vía libre y solo punteó ante la salida de Allison. La Máquina estaba liquidada.

Aún así, Tomás intentó que su equipo regresara. Ahora sí apeló al arsenal que tenía en la banca, metió al 'Chaco' Giménez y Joffre Guerrón, pero nada pasó. Cruz Azul estaba muerto, fiel a su costumbre; es más, si no fuera por Allison, Querétaro hubiera clavado el cuarto.

El tiempo se agotó. Como se le está agotando su proceso a Tomás Boy. La noche del miércoles podría ser considerado el inicio de otro semestre de fracaso para este club. Uno más que ya hasta parece una inevitable costumbre para Cruz Azul.