Boy, un rostro diferente para ‘La Máquina’

El Jefe será el entrenador del conjunto celeste; polémico Tomás, quien no ha tenido buena relación con varios elementos del plantel

Tomás Boy, nuevo técnico de Cruz Azul
Tomás Boy, nuevo técnico de Cruz Azul (Mexsport)

Ciudad de México

Cruz Azul se la jugó, actuó en contra de los lineamientos con los que había caminado en gran parte de su historia. La directiva contrató a Tomás Boy como timonel, un hombre que no ha sido campeón y que tampoco ha tenido la experiencia con un equipo de la jerarquía de los cementeros.

El Jefe es un tipo peculiar. Alguna vez, en declaraciones para La Afición, aceptó que en Morelia los altos mandos le habían pedido controlar su temperamento, que en tantos líos lo había metido. Sin embargo, hubo episodios que lo pusieron en el ojo del huracán.

Uno de esos episodios se dio cuando, junto a su preparador físico, se hizo de palabras con elementos cementeros como Gerardo Torrado, Christian Giménez y Fausto Pinto. Y fue Jesús Corona quien llegó a la agresión física con el preparador, luego de que éste le soltó un manotazo en el rostro a Waldo Ponce.

Así que, sin duda, habrá a quienes no les agrade mucho la idea. Durante la semana, se le preguntó al 'Chaco' y a 'Chuy' cómo se sentirían si El Jefe tomara las riendas, por los roces que hubo en aquel momento, a lo que ellos contestaron que el tema está olvidado. Sin embargo, tampoco se mostraron de lo más felices con la posibilidad.

"Lo que pasó quedó ahí, fue una calentura y nada más. Somos grandes y profesionales, queremos lo mejor para el club", dijo el 'Chaco', pero hizo énfasis en que "nosotros tenemos un entrenador, que es Joaquín (Moreno), y nos gustaría que siguiera, porque es una persona que es trabajadora, que es de la casa, tiene buenos conceptos de casa. Pero más que pedir que se quede, tengo que trabajar en la cancha".

Por su parte, Jesús Corona mencionaba que las versiones eran "especulaciones", pero "sea Tomás u otro va a ser bienvenido. Ojalá que se quede Joaquín, porque nos conoce bien a los que estamos y a los jóvenes".

Y la historia da más para contar. Fausto Pinto también se hizo de palabras con el entrenador en el 2011 cuando vestía aún de celeste, y la escena se repitió cuando estaba en Toluca, aunque aquella vez sí lo encaró.

La directiva dio un giro de timón, apuesta por algo nuevo, hay que ver si realmente le funciona a los cementeros, que tan ávidos de títulos están; sobre todo, será importante el recibimiento que le den los futbolistas con los que ha tenido roces.