Refuerzos sin goles en Cruz Azul

Cinco de los 10 recién llegados a Cruz Azul para el AP15, suman un aporte mínimo en ofensiva; sus antecedentes los colocaban como referentes, pero quedaron a deber

Jerónimo Amione
Jerónimo Amione (Mexsport)

Ciudad de México

La crisis de Cruz Azul parece haberse tomado un respiro con el triunfo ante Pumas, pero está claro que los malos resultados pasan por la ineficacia de su ataque y la inactividad de algunos de sus refuerzos, quienes hasta hace unas semanas habían sido presentados en medio de un ambiente repleto de esperanza.

Cinco de los 10 nombres que arribaron este verano a La Noria, apenas si han visto acción sobre el césped y por lo mismo, su aporte ofensivo es nulo.

Ariel Rojas, Fernando Belluschi, Jorge Benítez, Jerónimo Amione y Federico Carrizo completan, juntos, 558 minutos en el césped, de los 810 posibles hasta ahora, en lo que respecta a la Liga MX.

Decisiones técnicas, malos manejos administrativos, en los que incluso el transfer laboral llegó tarde, y lesiones inesperadas, las principales razones por las que este grupo ha visto reducida su participación en el Apertura 2015.


Con 10 puntos obtenidos en los primeros nueve duelos, tres triunfos, un empate y cinco descalabros, los cementeros han dado muestra de sobra de que el nuevo proyecto en la dirección técnica atraviesa sus horas más bajas; la media decena de elementos mencionados antes no parecen entrar en planes de Sergio Bueno, que, pese a la adversidad, ve el lado positivo del acontecer futbolístico de su equipo.

"Han sido semanas muy duras, por unas u otras razones se han complicado bastante las cosas, pero tratamos de ser optimistas. Ahora mismo, los que han jugado lo han hecho muy bien, con este grupo estoy seguro que se sacarán adelante los objetivos inmediatos", comentó el timonel celeste, luego de imponer ley en el Azul, ante Pumas.


Pese a que los recién llegados no estén listos para tomar la batuta de las acciones, Sergio Bueno parece haber encontrado la fórmula que necesitaba desde el comienzo del semestre; a los refuerzos sin aporte los ha colocado en la Copa: "con todo lo malo que se nos ha juntado, lo único que queda es seguir partiéndonos el alma. Las actuaciones tienen que ser mejores con el correr de los partidos".

UN APORTE INESPERADO

Ante el panorama inestable, un par de nombres inesperados han surgido para echarse el equipo al hombro. No todo es malo dentro de las incorporaciones. El veterano Matías Vuoso, quien llegó a La Noria en medio de críticas y recriminaciones, por su pasado americanista, se ha brindado al máximo. El argentino con pasaporte mexicano numera seis encuentros y tres anotaciones en la Liga. No llegó con relectores, pero ha dado resultados.

Christian Giménez es otro de los futbolistas que mejor rendimiento acumula con la casaca azul. El Chaco registra ocho compromisos disputados y cuatro dianas; inició el torneo como suplente, pero las ausencias de nuevos protagonistas lo han encumbrado como un jugador de relevancia nuevamente.

"Con la tensión que ha habido a lo largo de las semanas, nos unimos más como grupo y ahora trabajamos en función de eso, de conseguir salir de la mala racha. Contra Pumas logramos equiparar fuerzas y tuvimos al que era líder del torneo contra la lona, aunque eso no nos hace pensar que ya ganamos algo", comentó Giménez al término del encuentro frente a Universidad.

Aunque la afición de Cruz Azul se ilusionaba con la irrupción de nuevos ídolos, de referentes de refresco en la institución, tal parece que tendrán que conformarse con su '10' de antaño y con un viejo conocido del balompié nacional, ese que por tatuajes en los brazos se distingue a la distancia.