La peor crisis de Cruz Azul

Por cuarto torneo, La Máquina se quedó sin Liguilla, la racha más larga de su historia; ya son 19 años sin título

Jorge Benítez fue de más a menos; los festejos de gol quedaron en el olvido
Jorge Benítez se lamenta (Mexsport)

Ciudad de México

Parece que en Cruz Azul el único libreto que pueden repetir a la perfección es el del fracaso. Ayer, La Máquina quedó fuera de la Liguilla del Clausura 2016, la cuarta de manera consecutiva. Si el semestre pasado, al quedar marginado de la fase final del Apertura 2015, este equipo ya vivía la peor racha de su historia, ahora la situación se ha agravado.

El equipo de Tomás Boy pasó de la luz a la sombra en pocas semanas. Razón por la que el Jefe se lamentó en la conferencia de prensa, una vez decretado el fracaso: “La afición es grande y fuerte, muy esperanzada, se generaron expectativas importantes y el equipo es capaz de hacer las cosas, pero no las hizo el día importante”.

En estos dos años La Máquina se ha quedado fuera de la fase final del Apertura 2014 y Clausura 2015 de la mano de Luis Fernando Tena; del Apertura 2015 en un torneo que inició Sergio Bueno y concluyó Tomás Boy; y ahora del Clausura 2016 con el Jefe en el mando durante toda la temporada.

En torneos cortos, Cruz Azul ha quedado fuera de la Liguilla en 14 ocasiones: Invierno 1996, Verano 1997, Verano 2000, Verano 2001, Verano 2002, Clausura 2003, Apertura 2004, Clausura 2009, Bicentenario 2010, Clausura 2012, Apertura 2014, Clausura 2015, Apertura 2015 y ahora Clausura 2016.

Antes ya se había quedado sin calificar en dos torneos consecutivos y nunca había pasado más de ese número (Temporada 1981-82 y 1982-83, así como el Invierno 1996 y Verano 1997); sin embargo, el Cruz Azul de esta época se está esmerando por imponer una nueva marca, ya van cuatro torneos y pueden sumarse más.

CUANDO LAS ILUSIONES SE MUEREN…

Con 22 puntos, Cruz Azul llegó a la Jornada 17 con la posibilidad de avanzar a la Liguilla con solo derrotar como local a Tigres. Pero al final la presión fue mayor y este equipo –como es costumbre– colapsó por completo.

Sin embargo, hubo un momento en la Liga que el conjunto de Tomás Boy levantó muchas expectativas, con un futbol agradable y ofensivo que hizo renacer las ilusiones.

En la primera mitad del torneo (de la Jornada 1 a la Jornada 9), sumó 14 puntos producto de tres triunfos, cinco empates y una derrota, con 19 goles a favor y 14 en contra. Pero en la segunda parte del campeonato (de la J10 a la J17) todo se cayó. El conjunto celeste solo hizo ocho unidades, ganó dos juegos, pero perdió cuatro y empató dos. Solo anotó seis tantos y recibió 10.

Las lesiones y una racha de cuatro juegos sin ganar ni anotar gol marcaron su destino en este Clausura 2016.

Del sexto lugar que llegó a tener en la novena jornada, se fue cayendo poco a poco hasta quedar fuera de los ocho puestos.

De las buenas entradas (las cuales se mantuvieron hasta el último) que coreaban los goles y despedían a su equipo con aplausos, pasó a los abucheos y justo ante Tigres a exigir la salida de Tomás Boy.