Caixinha al ritmo de técnicos despedidos en Cruz Azul

Los números de Caixinha son casi idénticos a los que tuvieron otros técnicos que no concluyeron la temporada con La Máquina debido a los resultados; aunque solo a dos se les cesó en su primer torneo

Pedro Caixinha, director técnico de Cruz Azul
Pedro Caixinha, director técnico de Cruz Azul (Imago7)

Ciudad de México

Cruz Azul se enfrenta a otro torneo flojo, como ya es la costumbre. Uno que en estas ocho jornadas –casi la mitad del campeonato– lo tiene fuera de los puestos de Liguilla, en la posición número 15, con apenas ocho puntos sumados de 24 que se han disputado. Además, hace dos días se concretó la eliminación del equipo de la Copa Mx. En pocas palabras, el proyecto de Pedro Caixinha en La Máquina está sumergida una crisis.

Y no es para menos, pues hace unos meses cuando se anunció la llegada del portugués como relevo de Paco Jémez, se esperaba que los resultados acompañaran de inmediato este nuevo proceso, ya que el español había dejado una buena base y el equipo por fin había podido regresar a una Liguilla.

Pero nada más lejos de la realidad. Tal parece que con Pedro Caixinha el equipo ha tenido que comenzar de cero y es muy notorio que aún no asimila del todo la idea del portugués. Incluso, el técnico se ha encontrado con muchas dificultades para tener un once titular, pues las lesiones le han impedido que repita una alineación.

CON POCOS CESES

Si algo ha distinguido históricamente a la directiva de Cruz Azul, es la paciencia y el respaldo que le se le da a cada entrenador y a su proyecto. Por tal motivo, no es raro que La Máquina apenas registre ocho ceses en los 43 torneos que han transcurrido desde el Invierno 1996.

Es decir, en Cruz Azul existe mucha paciencia, aún cuando los resultados no sean positivos; eso sí, en la mayoría de casos, cuando se hicieron los movimientos de entrenadores, ya fue demasiado tarde y el equipo se quedó sin calificar a la Liguilla.

Han sido siete técnicos los que han tenido que abandonar su cargo en estos 22 años: Víctor Manuel Vucetich, Luis Fernando Tena (en dos ocasiones), Mario Carrillo, Enrique Meza, Benjamín Galindo, Sergio Bueno y Tomás Boy, aunque hay que aclarar que el Jefe presentó su renunció y no fue cesado como tal.

Otro punto que se tiene que destacar es que casi siempre los movimientos se realizaron en el segundo torneo de los técnicos, es decir, la mayoría tuvo un semestre de gracia para trabajar con calma. Solo Mario Carrillo en el Clausura 2013 y Sergio Bueno en el Apertura 2015 vieron truncados sus procesos desde su primera temporada. Los otros estrategas ya habían tenido tiempo de trabajar con el equipo.

LA VOX POPULI

Pero, ¿qué pondría en riesgo el puesto de Caixinha? En primer lugar, los malos resultados. En los 12 juegos que lleva Cruz Azul en el semestre –ocho de Liga y cuatro de Copa– apenas registra dos triunfos, seis empates y cuatro derrotas; luego está la eliminación en el torneo copero en su fase de grupos; también el nivel de juego del equipo no muestra una verdadera mejoría.

Hay otro aspecto muy importante que puede provocar una decisión radical de la directiva: la presión del público. Aquí hay dos ejemplos muy claros: en el Apertura 2015, luego de 10 partidos, se cesó a Sergio Bueno que sumaba 10 puntos y mucho porque la gente cruzazulina no lo quería y lo expresaba de manera abierta en el Estadio Azul. El otro caso, pero a la inversa, fue lo que sucedió con Paco Jémez en el Clausura 2017; el español inició muy mal su proceso y en sus primeras 10 Jornadas también sumaba las mismas 10 unidades, pero a él la gente sí lo respaldaba por lo que nadie exigía su cabeza en el estadio.

Con Caixinha ya empezaron los primeros gritos que piden su salida. En los últimos dos juegos, el de Liga y Copa, la gente ya empezó a gritar el "fuera Caixinha", así que será cuestión de la directiva si aguanta o no al portugués.

LOS QUE NO TERMINARON

VÍCTOR VUCETICH: Aunque logró un título de Copa con el equipo, al llamado Rey Midas se le cesó en el Verano 1997, luego de que el equipo apenas sumara 10 puntos en nueve fecha, producto de tres victorias, un empate y cinco derrotas. Ese torneo La Máquina no logró levantar el paso y no calificó a la Liguilla.

LUIS FERNANDO TENA: El Flaco ha tenido varias etapas en Cruz Azul después del título que consiguió en el Invierno 1997. Es más, ese ciclo se interrumpió en el Verano 2000, cuando se le removió de su cargo por los malos resultados (llevaba 11 puntos en 11 juegos); luego, en el Apertura 2004 volvió a ser cesado.

MARIO CARRILLO: La directiva de La Máquina tenía muchas esperanzas en el proyecto de Mario Carrillo; sin embargo, los resultados no se dieron ni en la Liga ni en la Copa Libertadores, lo que precipitó su salida del club; aunque al mismo tiempo que se fue, se le rescindió el contrato a toda la plantilla en un hecho sin precedentes.

ENRIQUE MEZA: El Ojitos es otro de los entrenadores que han ido y venido en el banquillo celeste. Sin embargo, su momento más doloroso fue cuando la directiva decidió darle las gracias, luego de un inicio muy flojo en el Clausura 2004, en el que apenas sumaba cinco puntos en nueve juegos que ya se habían disputado.

BENJAMÍN GALINDO: Luego de que en el Apertura 2008 Benjamín Galindo había llevado al equipo a una Final de Liga (misma que perdió en penales ante Toluca), al siguiente semestre se le cayó La Máquina, ocupando la última posición del torneo. Una jornada antes Galindo fue cesado, luego de sumar un punto de 21 posibles.

SERGIO BUENO: Pasaron siete años para que Cruz Azul volviera a cesar a un entrenador. En el Apertura 2015 le tocó a Sergio Bueno, quien desde que fue anunciado como técnico celeste recibió el rechazo de la afición cruzazulina. Luego de 10 partidos, con 10 puntos sumados, la directiva decidió cortar su proyecto.

TOMÁS BOY: Al año siguiente tocó el turno al Jefe dejar el banquillo de La Máquina, aunque enm su caso, fue él quien tomó la determinación de renunciar luego de la derrota ante Puebla, y que prácticamente la Liguilla se le había ido de las manos. También con Boy la gente se metió, pidiendo su salida en varias ocasiones.