Jémez endurece las explicaciones

Poco a poco, el discurso de Paco ha cambiado, luego de seis juegos oficiales en los que apenas tiene un triunfo

Paco Jémez, director técnico de Cruz Azul
Paco Jémez, director técnico de Cruz Azul (Imago7)

Ciudad de México

El día que Paco Jémez fue presentado como nuevo entrenador de Cruz Azul le pidió a la afición exigencia. Sí, el español tenía muy claro que su Máquina sería un equipo sin excusas, debido al estatus de equipo histórico que tiene en la Liga Mx.

Sin embargo, seis partidos después, las cosas no han salido como se esperaba. Cruz Azul solo ha podido ganar un juego, ha empatado uno y ha perdido dos en la Liga; además, en la Copa también acumula un empate y un descalabro.

La Máquina de Jémez está envuelta en una inercia negativa que empieza a generar dudas sobre este proyecto. Es por eso que en sus últimas conferencias, el español ha endurecido un poco más su discurso, sobre todo cuando se le habla de la presión que existe por la falta de triunfos.

"Los únicos que hablan de presión son ustedes (la prensa), no la sentimos, nosotros nos dedicamos a trabajar, a jugar al futbol e intentar a hacer las cosas como hoy", dijo después de la caída ante Xolos de Tijuana de la semana pasada.

Es más, en esa misma comparecencia, luego de acumular su quinto juego consecutivo sin ganar, Paco Jémez pasó del "le pido a la afición exigencia, que no nos den paciencia, que nos exijan" —dicho en su presentación— al "creo que hoy no hay ningún aficionado de Cruz Azul que pueda reprocharnos absolutamente nada, salvo que no hemos ganado".

También, Jémez ha cambiado un poco de idea respecto al estado futbolístico de su equipo. Por ejemplo, de nuevo en su primera conferencia como timonel cruzazulino aseguró que el mes que tenía de trabajo sería suficiente para tener a su plantel en óptimas condiciones para afrontar las diferentes competencias que tendría en este semestre, como es la Liga y la Copa.

"No voy a poner la excusa del tiempo, creo que ese mes tiene que ser suficiente para poner al equipo en un nivel óptimo para empezar a competir. El tiempo que tenemos es suficiente", dijo.

Esto cambió, luego del empate en Copa MX ante Alebrijes, tal vez en el peor partido que ha ofrecido La Máquina; esa noche, el entrenador asumió la culpa por haber alineado un plantel que casi no había tenido minutos en la Liga, situación por la que físicamente se vació en el segundo tiempo.

"Tengo que asumir mi parte de culpa, el hecho de poner a once jugadores que casi no tienen minutos, somos un equipo que debe estar bien físicamente para presionar, pero a algunos les falta un poco".

En pocas palabras, el mes no sirvió para que el cuadro alterno se pusiera a punto para la participación en Copa. Eso sí, y tal como se lo dijo a La Afición en una entrevista previo al inicio del torneo, tiene claro que su Cruz Azul debe tener equilibrio emocional, para que las malas rachas —como la de ahora— no absorban a su plantel.

"Nosotros debemos instaurar un equilibrio emocional; estar arriba o abajo es una auténtica montaña rusa, si el equipo entra esa montaña, estamos fritos".

Consigue tus boletos para la Liga MX