Paco Jémez dirigió seña obscena a sujeto que amenazó a su familia

El técnico de Cruz Azul afirmó que nunca quiso insultar a la afición cementera, sino a un solo seguidor que se metió con sus familiares

Paco Jémez
Paco Jémez (Mexsport)

Ciudad de México

El técnico de Cruz Azul, Francisco Jémez, aclaró "las interpretaciones" que se han hecho a la señal obscena que hizo al término del partido ante Toluca el sábado pasado, al explicar que no fue hacia la afición celeste sino a una persona en particular que amenazó a su familia.

En rueda de prensa en la que estuvo acompañado por el director deportivo del club, Eduardo de la Torre, y en la que no se aceptaron preguntas, Jémez explicó que fue falso que el hecho de levantar el dedo medio de una mano, haya sido para los aficionados cruzazulinos.

"Mi comparecencia hoy es única y exclusivamente para aclarar las interpretaciones que se han hecho de un gesto mío al término del partido de Cruz Azul contra Toluca el sábado pasado. Es totalmente falso que dicho gesto fuese dirigido a la afición de Cruz Azul o a un sector de ella".

"Desde que llegué a México uno de mis grandes objetivos ha sido defender a mi club, a mis jugadores y a mi afición y creo que he dado bastantes pruebas de ello. Dicho gesto iba dirigido a un sujeto, directamente y solo a un sujeto que al terminar el partido y mientras nos dirigíamos a los túneles me insultó y amenazó gravemente a mis hijas".

En un documento al que le dio lectura y que duró sólo unos minutos, expuso que, "mis hijas tienen 13 y 17 años, son dos niñas y por consiguiente son menores de edad, creo que no hay nada más detestable que un adulto sea capaz de insinuar cualquier tipo de degradación sexual hacia dos mejores con la intención de insultar a su padre".

Visiblemente molesto, Francisco Jémez espera que el sujeto al que hace referencia no sea seguidor del equipo y pidió la colaboración de los medios para identificar al individuo que insinuó situaciones contra sus hijas para que sea sancionado conforme a lo que corresponda.

Aclaró que si en algún momento llegara a faltarle al respeto a la afición, renunciaría, "también quiero dejar en claro que si yo algún día cometiera el grave error de hacer un gesto hacia mi afición o hacia algún sector de ella, será un grave error de mi parte y al día siguiente presentaría mi carta de dimisión y me iría a mi casa".

Añadió que confía que con esta postura sirva para aclarar un "mal entendido en el que nada tiene que ver una afición que siempre ha sido ejemplar como la de Cruz Azul, ojalá el mensaje quede claro y sin ningún tipo de duda"'.