Jémez, de bombero a incendiario con Cruz Azul

A poco más de cinco meses de haber sido presentado con La Máquina en calidad de 'salvador', el estretga español está inmerson en verdaderos problemas con el conjunto celeste

Francisco Jémez
Francisco Jémez (Imago7)

Ciudad de México

El español Paco Jémez aterrizó hace cuatro meses en México como bombero del Cruz Azul, un equipo que no levanta el título de la Liga desde el Torneo Invierno 1997, y ha pasado a ser una especie de incendiario al quedar su escuadra sin opciones en la Copa y la Liga del Clausura mexicano.

En los primeros días de diciembre Jémez llegó al Cruz Azul "con muchas ganas" y con la confianza de que "con trabajo las cosas van a salir", pero no fue así.

En su primer semestre al frente del equipo celeste, que tiene su sede en la Ciudad de México, el trabajo del español no se vio acompañado por los resultados, la falta de gol fue un punto clave y aunque dejó ver su mano en el equipo disputando el balón con actitud desde la salida, resultó insuficiente.

Jémez, un técnico con cierto cartel en España, fue llamado por el Cruz Azul para ayudarlo a recuperar protagonismo en el balompié local y hasta le reforzaron al equipo, pero no contaba que su plantilla carga con todo el peso del pasado reciente.

Con cuatro finales perdidas en el Clausura y Apertura 2008, el Apertura 2009 y el Clausura 2013, el Cruz Azul no ha dejado de caer en una espiral interminable a la que está atado y de la que no puede salir.

"El pasado es el peor enemigo que tiene Cruz Azul, cuanto más miremos hacia tras, más daño nos va a hacer", dijo en una entrevista con la cadena ESPN hace poco.

Los últimos años de Cruz Azul, que por sexto torneo en fila parece no clasificará a la liguilla por el título, se resumen en un pasaje de su última final.

Cruz Azul tenía en la bolsa el título del Clausura 2013, el marcador está empatado 1-1 (2-1 en el global a favor de los celestes) pero en el tiempo agregado el guardameta del América, Moisés Muñoz, remató en un tiro de esquina y provocó el gol que mandó el partido a tiempo extras y a penaltis en los que perdieron.

El extécnico del Rayo Vallecano integró un equipo de los mejores del fútbol mexicano, sobre todo con refuerzos sudamericanos y comenzó el torneo con una victoria ante Necaxa en un estadio Azul que lució un lleno espectacular. Todos presagiaron un futuro halagüeño pero nada estuvo más alejado de la realidad.

Entre Liga y Copa, Cruz Azul sumó siete partidos sin triunfos, la falta de gol fue un punto que Jémez siempre consideró que si era resuelto por sus jugadores los triunfos llegarían, pero no sucedió.

El español tenía un plan con el equipo, pero su estrategia fue cambiando poco a poco hasta aceptar, tras su última derrota en la Liga por 3-1 ante el Veracruz que si no su escuadra estaba "más arriba (en la clasificación) es porque no somos merecedores y en este momento merecemos estar donde estamos", en el decimoquinto sitio en una clasificación de 18 equipos.

Con apenas de 10 puntos de 33 posibles, Cruz Azul está a seis unidades del octavo lugar, ahora en manos de Santos Laguna, último que avanza a la liguilla, pero antes está media docena de equipos que persiguen el mismo fin y que tiene más unidades.

Con seis jornadas por jugar y tres de ellas a jugar entre el 6 y el 16 de abril, Jémez apelará a un milagro para rescatar el torneo.

En la Copa MX, apenas ayer, el equipo celeste fue eliminado por el Morelia en semifinales al carecer, otra vez, de contundencia.

Si no lo despiden por bajo rendimiento, para Jémez y el Cruz Azul, el Apertura 2017 que iniciará en agosto, ya ha comenzado y desde ahora tendrá la misma exigencia, el título de la Liga que no gana desde hace casi 20 años.

Por lo pronto el español tiene el combustible en las manos tanto para echar andar a "La Máquina", como se le conoce al Cruz Azul, como para hacerla explotar. 

Compra aquí tus boletos para la Liga MX