El momento de Cruz Azul

Tras su eliminación en la Concachampions, La Máquina debe clasificarse y pelear por la Liga para llegar bien al Mundial de Clubes; de no ser así, el fracaso será rotundo

Fernando Tena en el partido Tigres vs Cruz Azul
Fernando Tena en el partido Tigres vs Cruz Azul (Mexsport)

Ciudad de México

A Cruz Azul se le acaba el tiempo y sus objetivos para este semestre empiezan a evaporarse. El martes, el propósito de refrendar el título de la Concachampions se fue por la borda al empatar con el Alajualense y quedar eliminado en la fase de grupos, y para colmo de males, los cementeros protagonizaron una gresca bochornosa con el conjunto tico.

Después de ese trago amargo, a La Máquina solo le queda pensar en la Liga; sin embargo, las cosas no pintan nada bien, ya que el conjunto cruzazulino apenas suma 16 unidades y está en el lugar 10 de la tabla general, fuera de los puestos de Liguilla por ahora.

Con cuatro partidos aún en el calendario y 12 puntos en disputa, La Máquina tendrá que hacer al menos ocho unidades para garantizar un lugar en la fase fi­nal, tomando en cuenta que el promedio de los últimos torneos para entrar a la Liguilla es de 24 puntos.

A estas alturas de la temporada a Cruz Azul le queda resurgir o pagar toda la irregularidad que ha tenido en el semestre. La primera tarea es la de hilvanar una buena racha con triunfos consecutivos, algo que no logra desde la primera mitad del Clausura 2014. La segunda es la de mejorar su diferencia de goles, la cual apenas es de un tanto a favor, y que puede ser el criterio que determine si cali­fica o no.

A La Máquina también le urge mejorar su disciplina, pues apenas en esta semana dio síntomas de desesperación y brusquedad; el sábado ante Tigres sufrió las expulsiones de Francisco Javier Rodríguez y Joao Rojas, y el martes en la Concacaf protagonizó una bronca al­ finalizar el encuentro que marcó su eliminación.

El calendario le depara dos juegos como local, ante Morelia y Pumas; así como dos visitas, contra Jaguares y la UdeG. Tendrá dos juegos directos por la Liguilla (Universidad y Chiapas) y dos más ante rivales que están en los últimos lugares de la clasi­ficación.

LIGUILLA OBLIGADA

Cruz Azul debe clasificarse a la Liguilla, no solo por la sequía de 17 años sin título que carga, sino por el Mundial de Clubes que se avecina en diciembre. No habrá mejor preparación para La Máquina que llegar con nivel competitivo y embalado, de lo contrario tendrá que buscar rivales antes de su debut en el torneo de Marruecos.

El equipo de Luis Fernando Tena solo ha estado en una jornada dentro de los puestos de Liguilla (fecha 12) y de seguir con esta tendencia consumaría su segundo fracaso del semestre. Sin embargo, en comparación con el último torneo en el que llegó a la Final (Clausura 2013), está casi con las mismas cifras y puede tener un repunte como en esa temporada. Respecto a los siguientes tres torneos donde fue ­ finalista, está lejos en la productividad.

A Cruz Azul se le acaba el tiempo y las semanas decisivas han llegado. La tendencia indica que el ­ final de esta historia será un rotundo fracaso, pero con esta Máquina todo puede pasar.