Cuando la afición se divorcia de su equipo

Los malos resultados y las sequías de campeonatos pueden terminar con la paciencia del público más fiel, quienes llegado el momento, no dudan en darle la espalda a los colores de sus amores

Las aficiones han demostrado su descontento con el club de sus amores en varias ocasiones
Las aficiones han demostrado su descontento con el club de sus amores en varias ocasiones (Mexsport)

Ciudad de México

Cruz Azul está pasando por un mal momento y eso es algo que la afición está resintiendo. Con el descenso aproximándose de forma amenazante, los hinchas celestes se cansaron y decidieron darle la espalda al conjunto de La Noria con una manifestación programada para el próximo fin de semana.

Así como la Máquina, existen otros casos donde la afición recriminó los malos resultados al club de sus amores y decidieron hacer algo al respecto.

Cruz Azul

No es la primera vez que los aficionados se rebelaron contra el club por un torneo donde La Máquina quedó fuera de la liguilla.

En noviembre de 2013 los malos resultados pasaron factura en cuanto se dio el silbatazo final ante Toluca, cuando un aproximado de 100 barristas celestes en la cabecera norte del estadio invadieron la cancha para atacar a los integrantes de Cruz Azul tras una nueva eliminación.

Elementos que todavía se encontraban en el campo como Amaranto Perea y Christian Giménez fueron inmediatamente evacuados al vestidor por los cuerpos de seguridad del recinto, quienes fueron insuficientes para evitar un breve enfrentamiento entre aficionados de ambos conjuntos.

Atlas

Otro conjunto cuya afición se ha cansado de tolerar sus altibajos. En los cuartos de final del Clausura 2015, los Rojinegros, al mando de Tomás Boy, se enfrentaron ante Chivas, con quienes cayeron hasta el juego de vuelta con marcador 4-1.

La hinchada de los Zorros no podía aceptar esta derrota e ingresaron al terreno de juego, lo que provocó una pelea con los elementos de seguridad en el estadio.

Estas acciones provocaron que Atlas tuviera que pagar una  multa de 260 mil pesos por no poder controlar a su afición en el Estadio Jalisco.

Tigres

En 2008 fueron los Felinos quienes resintieron la falta de apoyo por parte de su afición.

En mayo de 2009 la barra Libres y Lokos no toleró los malos resultados por los que pasaba el equipo y, en la última fecha del Clausura 2008 ante Necaxa, los integrantes de este grupo de animación colocaron desde muy temprano mantas en los puentes peatonales aledaños al estadio con la leyenda “Salvemos a tigres” e iniciaron una manifestación en la explanada de la Ciudad Universitaria donde repartieron volantes para exigir la salida de Sebastián Luri, en ese entonces vicepresidente de Tigres, y expresar su disgusto por el desempeño del club, que se encontraba amenazado por problemas de descenso.

Ya en el partido, Libres y Lokos no ingresó sino hasta los 20 minutos de haber iniciado, y pese a los abucheos del resto de los aficionados en el recinto, la barra logró entonar sus cánticos para manifestar la impotencia por ver el mal paso de su equipo.

Monterrey

En 2009, durante un partido entre Rayados y Atlas, la afición regia se manifestó al darle la espalda en pleno juego por el empate 2-2 en el que culminó el mismo, pues las cinco victorias, tres derrotas y tres empates que se llevaban antes de ese partido no parecían ser suficientes para el club.

Ese torneo lo terminaron hasta los cuartos de final, cuando cayeron ante Puebla (3-5 global).

América

Los altibajos del Club América en el año de su centenario provocaron un descontento general en la afición azulcrema, al grado que se convocó a una manifestación en las afueras de las instalaciones del equipo, la cual se vio apagada al contar con únicamente ocho aficionados enfurecidos que exigían la salida de Ignacio Ambriz, a quien responsabilizaron por una dolorosa derrota ante Chivas en el Estadio Azteca y un juego muy conservador por parte del ahora ex estratega de la escuadra de Coapa.