Cruz Azul y sus futbolistas de cristal

La Maquina se ha caracterizado por contratar jugadores que pasan más tiempo lesionados que ayudando al equipo a conseguir un título

Carlos Lizarazo (izq.), Pablo Barrera (centro-izq.), Luis Amaranto Perea (centro-der.), y Roque Santa Cruz (der.)
Carlos Lizarazo (izq.), Pablo Barrera (centro-izq.), Luis Amaranto Perea (centro-der.), y Roque Santa Cruz (der.) (Especial )

Ciudad de México

La polémica por las constantes lesiones en Cruz Azul ha acaparado los reflectores y encendido las alarmas en el club cementero. El Doctor de la Maquina, Alfonso Jiménez, consideró como responsable de los problemas médicos a la propia directiva, y a pesar de que los flamantes refuerzos no han desquitado su alto salario, por lesión, tal parece que ya es algo que se está volviendo tradición con los de la Noria.

ROQUE SANTA CRUZ

El artillero paraguayo arribó al futbol mexicano como el máximo refuerzo del Cruz Azul y de la Liga MX, convirtiéndose en el jugador mejor pagado del balompié nacional. Por encima del astro brasileño, Ronaldinho, Santa Cruz percibe un salario de 2.6 millones de dólares, es decir, 38.870.000 millones de pesos, esto según Forbes.

En la segunda jornada, Roque sufrió un desgarre y, en teoría, no tardaría mucho en sanar, se estipulaban tres semanas de recuperación, pero el atacante reapareció hasta la fecha 11, eso sí, anotando.

Sin embargo, Roque volvió a lesionarse durante la concentración que realizó con la selección paraguaya en Estados Unidos y, de acuerdo a Ramón Díaz, su técnico en el conjunto guaraní, no podrá jugar ante América este fin de semana.

CARLOS LIZARAZO

Otro de los refuerzos para este Clausura 2015 es el colombiano Carlos Lizarazo, quien desde su llegada a la Noria, prácticamente ha deambulado como un fantasma, esto debido a que su debut ha sido aplazado en varias ocasiones tras una serie de lesiones y dolencias que han aquejado al jugador.

Lizarazo ha presentado un problema de aductores, posteriormente una infección gastrointestinal, después una contusión en el talón y venía arrastrando una fascitis plantar, además, antes de arribar a México fue operado en Colombia y le quedaron cicatrices por Varicocele; dolencias que el Doctor Alfonso Jiménez detectó.

Su transferencia del Deportivo de Cali al Cruz Azul tiene un monto estimado de 1.5 millones de dólares, por lo que el jugador de 23 años de edad, no ha generado nada comparado con lo invertido por la "Maquina".

PABLO BARRERA

La Máquina trajo al mediocampista para encarar el Torneo Apertura 2012, quien venía de jugar en Europa con el West Ham United y el Real Zaragoza, lamentablemente para Cruz Azul, se lesionó la rodilla izquierda en el primer torneo disputado con el equipo, por lo que tuvo que ser intervenido quirúrgicamente, y volvió para el Clausura 2013, en donde alcanzó a disputar 16 encuentros.

Posteriormente, en el Apertura 2013, se volvió a lastimar la rodilla y fue operado nuevamente, pero desde aquella desafortunada lesión, Barrera no logró conseguir arrancar de inicio con los cementeros.

Los números de Pablo Barrera con Cruz Azul fueron muy pobres: 50 duelos disputados en 5 temporadas, solo metió 4 goles, y a pesar de que logró ser campeón de la Copa MX en el Apertrura 2013, y la Liga de Campeones de la CONCACAF, en lo individual no brilló como se esperaba.

AMARANTO PEREA

Luis Amaranto llegó a La Máquina para el Apertura 2012, con un valor en el mercado de 1.5 millones de euros.

Desde sus primeras actuaciones mostró ser un defensa central con grandes cualidades pese a su edad, pero una lesión en las semifinales de la Liga de Campeones de CONCACAF ante Xolos de Tijuana, provocó que se perdiera el Mundial de Brasil 2014 con la Selección de Colombia y, posteriormente, el Mundial de Clubes en Marruecos con el Cruz Azul.

El defensa central colombiano fue operado de la rodilla derecha el 20 de junio y su regreso se estimaba para agosto del mismo año, pero finalmente tuvo que ser dado de baja de la institución ya que no logró recuperarse, y el club necesitaba ocupara esa plaza.

Perea quedó desligado de la institución luego de seguir en rehabilitación de la operación quirúrgica para una limpieza articular realizada por los médicos de la selección colombiana en Bogotá, pero cuya recuperación se llevó a cabo en México bajo la supervisión de los médicos de Cruz Azul.

En su estadía con la "Maquina", disputó 70 partidos de Liga, todos ellos como titular, de los cuales completó 68, y marcó cinco goles.

WASON RENTERÍA

En la lista de los futbolistas de cristal aparece un hombre que no concretó su fichaje con el equipo de La Noria, durante el Apertura 2011. El delantero colombiano no pasó los exámenes de rigor a causa de una afección pulmonar; "no pasó satisfactoriamente los exámenes médicos", publicó en Twitter en su momento el club celeste.

Incluso, Rentería demandó al club por 7 millones de dólares, ya que el agente del ariete argumentó una firma de contrato "sin cumplir los exámenes médicos, lo cual fue un gran error de Cruz Azul".

WALDO PONCE

Una tendinopatía en el tendón de Aquiles del pie izquierdo se convirtió en un calvario para el defensor chileno desde el 2011, quien dejó a la institución a causa de la lesión; incluso, criticó el trabajo de los médicos celestes. "Ellos creían tener la razón y los medios para recuperarme, no fue así, no pude mejorarme nunca y tenía que tomar una opción radical".

El defensa ya no fue tomado en cuenta para el Clausura 2013.

ÉDGAR ANDRADE

En el Clausura 2007, en los cuartos de final ante Tecos, el mediocampista se fracturó la tibia y el peroné de la pierna derecha; por si fuera poco, en 2008, tuvo que ser operado del ligamento cruzado de la rodilla derecha.

Andrade ha vestido las camisetas de Cruz Azul, Jaguares de Chiapas, Monarcas Morelia y Pachuca.

MARCELO CARRUSCA

Mediocampista argentino que nunca cuajó en La Noria, aunado a una fractura de clavícula derecha que lo alejó del terreno en octubre de 2008 poco más de dos meses; sin embargo, su historial de lesiones no comenzó ahí.

Enseguida de su fichaje a préstamo del Galatasaray de Turquía, el mediocampista padeció una distensión de ligamentos en el abductor derecho que significó una ausencia de treinta días.

ALEJANDRO VELA

En el Clausura 2011, el hermano del delantero de la Real Sociedad se perdió gran parte de aquél torneo a causa de una cirugía en los meniscos y los ligamentos de la rodilla izquierda. El futbolista perdió casi un año y reapareció en el Apertura 2011.