‘Otro papelón, y me voy’: Jesús Corona

El portero de Cruz Azul dijo a La Afición que si la directiva lo mantiene en el plantel,y el próximo torneo quedan fuera otra vez de la liguilla, dejaría al equipo

Ciudad de México

Jesús Corona es un tipo respetado en el vestidor azul, se lo ganó con sus actuaciones en el equipo, e incluso, se mantuvo estoico en los malos momentos, en las fricciones con los seguidores, que al final, volvió a conquistar.

Hoy, Chuy atraviesa instantes de incertidumbre, se le nota cuando extravía la mirada al tratar de encontrarle explicación a los tropiezos, en la voz que se quiebra momentos antes de hablar ante la cámara. El portero, frustrado por no conseguir títulos, por no poder clasificar las últimas cinco liguillas, ha pensado que si no pueden llevar al club a un puesto más importante, entonces dejaría la institución definitivamente.

"Estoy muy encariñado con los colores, me han recibido de una gran manera, siempre hemos estado en liguilla, era normal estar ahí para nosotros, pero ya llevamos cinco liguillas seguidas viéndolo desde la televisión, es algo que duele, algo que frustra", dijo a La Afición.

Enseguida, el portero explicó que: "quizá uno no esté aportando lo que debería, y eso se tiene que analizar, y si tengo la oportunidad de quedarme en Cruz Azul, me quedaría, pero con la opción que si se vuelve a hacer este tipo de papelón en la siguiente temporada, realmente, por iniciativa propia yo sí dejaría mi lugar para algún otro".

"Eso se tiene que platicar con la directiva, también por dignidad, porque si estás buscando, trabajando en la mejora del equipo y no se puede, entonces hay que analizar esa situación".

Corona llegó en el 2009 a Cruz Azul, justo cuando la institución buscaba una fi gura en el marco, ante la salida de Óscar Pérez varios torneos atrás, y con las apuestas no afortunadas de Alfonso Blanco y Yosgart Gutiérrez.

Son siete años ya como cementero, en los que ha vivido la tortuosa infortuna del conjunto que para él empezó en abril del 2010, cuando se midieron en la final de la Concachampions a Pachuca, y les arrebataron el título en el minuto 92.

Como esa noche, varias pasaron, una anterior, en el Apertura 2009, en la que en el duelo de ida de la final, iban ganando a Monterrey, y en el desenlace cayeron 4-3; en la vuelta perdieron 1-2. En el Apertura 2010 arrasaron con 39 puntos, fueron la mejor defensa, el mejor ataque, pero perdieron en los cuartos de final.

Y las frustraciones más recordadas en sí se han dado contra América. La de pesadilla para los de azul fue en la final del Clausura 2013, pues cuando parecía que la sequía de títulos se acabaría contra el rival más odiado, en los últimos suspiros del encuentro, Moisés Muñoz empató el duelo, y al final se perdió en penales.

Aquel día, Chuy salió en shock, basta recordar la mirada desencajada cuando decidió hablar ante los medios de comunicación. Algo parecido al gesto de impotencia, cuando golpeó el césped el día que América les ganó el encuentro de la fase regular del Apertura 2016. Los celestes ganaban 3-0, y perdieron 4-3, en su casa.

"Estamos apenados por no conseguir los resultados, y por no llegar a donde nos propusimos esta temporada. A mí en lo personal me da mucha pena con la afición, que siempre ha estado apoyándonos, y siempre se les agradece el apoyo incondicional; el de la directiva, que en todo momento nos ha respaldado; sí me voy muy apenado por esta temporada que tuvimos", mencionó.

La Máquina no tiene entrenador por ahora, pero más que angustiarse por eso, Corona detalló que cada uno de los futbolistas debe hacer un análisis sobre lo que hicieron bien y mal, porque claro, habrá una limpia importante dentro del plantel.

Chuy fue muy franco y directo. No hay ningún elemento que le tenga garantizada su continuidad, menos con el papel que se ha hecho en los últimos cinco torneos. Incluso, el que se ha proyectado como uno de los pilares del grupo, no está firme.

"Seguros no hay que sentirnos. Nosotros estamos con toda la disposición y con ganas de revertir todo lo que estamos viviendo, aunque en este caso sí debemos tener un poquito más de consciencia sobre lo que hemos dejado de hacer".

Los cementeros se marchan de vacaciones con esa sensación de malestar. Por ahora, Víctor Vázquez, Joffre Guerrón, Érick Torres, Ariel Rojas, Aldo Leao y Francisco Rodríguez, son los únicos transferibles del club.