¿Le faltará disciplina al Cruz Azul de Boy?

En este torneo, Tomás Boy ha tenidoalgunos problemas de control; el deVuoso es el capítulo más reciente 

Tomás Boy le da indicaciones a Matías Vuoso
Tomás Boy le da indicaciones a Matías Vuoso (Mexsport)

CIUDAD DE MÉXICO

Cuando Cruz Azul anunció a Tomás Boy el semestre pasado, el primer pensamiento que cruzó seguramente en la mayoría –si no es que en todos– los aficionados de La Máquina fue que el Jefe llegaría a poner orden y mano dura en un vestidor que se veía perdido en los últimos tres semestres que se quedaron sin Liguilla.

La personalidad y disciplina que Tomás había mostrado en sus anteriores equipos presagiaban que ese sería el sello de este Cruz Azul. El entrenador impuso orden, pero con otra estrategia: la comunicación y el compañerismo.

Boy se acercó con los líderes del vestidor (Gerardo Torrado, Jesús Corona y Christian Giménez) y limó cualquier aspereza que pudo haber quedado de la etapa cuando dirigió a Morelia. Se ganó al grupo y respaldó la continuidad del grueso del plantel para esta temporada.

Es cierto, no habían existido quejas y todos tiraban loas del vínculo entrenador-jugadores; sin embargo, ya había detalles que denotaban que tal vez a este Cruz Azul le faltaba la tan señalada mano dura que Tomás había exhibido en otros clubes, algunos incidentes aislados, pero que ahora cobran relevancia luego de las declaraciones que hizo Matías Vuoso.

El delantero naturalizado mexicano dejó en claro que no tiene una mala relación con Boy (la normal entre jugador y técnico), pero sí arremetió por la actitud del estratega de señalarlo públicamente al decir que no estaba en el nivel esperado.

Matías aseguró que el ir a la banca y ni siquiera salir a calentar lo hacía sentirse “un pendejo”. Declaraciones duras que de la noche a la mañana pueden provocar que el vestidor de La Máquina se tambalee, justo en la etapa crucial del campeonato y en plena mala racha del equipo que aún pelea por meterse a la Liguilla.

Pero no solo con Vuoso, Tomás ha tenido que pasar malos ratos en este semestre, también otros elementos han provocado que el Jefe los señale públicamente en las conferencias de prensa.

ROUND 1: JOFFRE GUERRÓN

Joffre fue uno de los fichajes más importantes de Cruz Azul para esta temporada. Sin embargo, el ecuatoriano tardó en reportarse al equipo. Pidió un permiso para ir a un homenaje que la Conmebol le hizo dentro del sorteo de la Libertadores, pero se tomó unos días de más para aparecer en La Noria.

En repetidas ocasiones, Tomás se refirió a la tardanza de Joffre como la causante que no pudiera adaptarse rápido al equipo. Incluso, ya en sus primeras semanas de entrenamiento, el ecuatoriano solía ser de los últimos elementos en llegar a La Noria.

ROUND 2: JORGE BENÍTEZ

Con Jorge Benítez hubo una situación similar, pero ya en pleno torneo. En la última fecha FIFA (en la última semana de marzo), el paraguayo fue a jugar con su selección y se lesionó en el juego contra Brasil. El cuerpo técnico de Cruz Azul lo esperaba de regreso ese miércoles para evaluarlo, pero el Conejo se presentó hasta el sábado.

Ese mismo día, un Tomás molesto señaló que Benítez sería sancionado por su falta; en lo económico el club le aplicó una sanción, pero en lo deportivo y ante la necesidades del equipo, Boy tuvo que echar mano de su mejor goleador en el juego contra Santos, toda vez que ya estaba recuperado de su lesión.

ROUND 3: MATÍAS VUOSO

Con Matías Vuoso ha sido el momento más álgido. Desde principio de temporada, el delantero no estaba a gusto, incluso su representante fue a negociar con el Peñarol de Uruguay, pero al no haber arreglo, Vuoso se terminó quedando en Cruz Azul.

En Liga, el Toro ha jugado muy poco, y era en la Copa donde tenía su mayor participación, de hecho, en algún momento llegó a ser el goleador del equipo.

A Vuoso le tocó suplir dos veces a Benítez en el Clausura: contra Pumas respondió con gol, pero ante Pachuca, no. Contra Dorados tuvo pocos minutos y ante Santos ni siquiera salió a calentar, desatando la polémica con sus declaraciones.