Españoles, una apuesta riesgosa

Desde hace 10 años, con la irrupción de Pep Guardiola, a México han arribado ocho jugadores ibéricos, sin los resultados esperados; el AP16 mantendrá su presencia


Abraham González, Víctor Vázquez y Saúl Berjón
Abraham González, Víctor Vázquez y Saúl Berjón (Imago7)

Ciudad de México

Para el Torneo Apertura 2016, Pumas y Cruz Azul contarán con presencia de futbolistas españoles. Este semestre, Universidad Nacional empleó recursos para nutrir su plantilla con la imagen de elementos como Abraham González y Saúl Berjón, provenientes del Espanyol y el Eibar de la Liga; La Máquina mantuvo a Víctor Vázquez, que llegó apenas hace unos cuantos meses del Brujas de Bélgica.

Pese a su recorrido, en algunos casos internacional, jugadores de origen ibérico no son garantía de rendimiento óptimo ni de resultados positivos a nivel individual/colectivo. Lejos han quedado los tiempos en los que ejemplos como los de Emilio Butragueño, Carlos Muñoz, José Mari Bakero o Miguel Pardeza, rindieron por los campos nacionales de gran forma. Hoy, los españoles son una apuesta arriesgada para el que adquiera sus servicios.

Desde hace 10 años, de hecho, con la llegada de Josep Guardiola, comenzó un periplo de jugadores de esta nacionalidad, con momentos efímeros en el balompié nacional y algunos, con estancia de mayor temporalidad, pero de igual forma, sin resultados que respaldaran su calidad o currículum.

A Pep, que reforzó y descendió con Dorados de Sinaloa, le siguieron Raúl Tamudo, con Pachuca, Marc Crosas, en Santos (después UdeG y Cruz Azul), Luis García Sanz, en Puebla, pero que también jugó en Pumas y Luis García Fernández, que no brilló en Tigres. Todos vinieron y se fueron sin lograr un título de por medio.

Hace seis meses, luego de varios rumores, la directiva de Cruz Azul confirmó la llegada de Víctor Vázquez, un futbolista surgido de La Masía del Barcelona, con paso fugaz por el primer equipo blaugrana, pero que coincidió con Lionel Messi en inferiores, quien lo alaba; Vázquez, mediapunta espigado, arribó a México con credenciales de solución ofensiva para los celestes, pero en sus únicos nueve encuentros en la Liga Mx marcó apenas un gol. El siguiente certamen intentará tener mayor presencia.

No obstante los antecedentes, el nuevo cuerpo técnico de Pumas, con Francisco Palencia al frente y respaldado por su dirigencia, apostó por un par de incorporaciones ibéricas: Abraham González y Saúl Berjón. Paco, que se mantuvo en Barcelona los últimos años, conoce a la perfección al par que trajo, pero el historial de sus antecesores impide la confiabilidad total de sus condiciones.

González es un volante de contención que, al igual que Vázquez, militó en el Barcelona bajo las órdenes de Guardiola, quien incluso lo debutó en competencias oficiales con el máximo combinado. Después de un par de temporadas en el Espanyol, dando buenos resultados, previo a su irrupción con Los Periquitos (2013), deambuló por categorías inferiores de la Liga española. Su labor será competir por un sitio en la contención, aunque también puede desempeñarse más adelante, como creativo.

Berjón, por su cuenta, tiene una nómina más modesta. Langreo, Las Palmas, Alcorcón, Real Murcia y hasta el Barcelona B forman parte de su pasado futbolístico. Desde el 2014 militó con el Eibar, que le otorgó la oportunidad de tener participación en Primera División. Ahí, contabilizó 63 encuentros y marcó siete anotaciones. Se desempeña como volante por derecha, pese a que, de igual forma, puede adelantarse unos metros y orbitar detrás del centrodelantero.

"Venir a un gran club como éste, a la Liga mexicana, no se piensa dos veces. Sabía de la pasión de la afición, la cual es muy buena y que quiere mucho al equipo. Cuando Pumas me llamó, no tuve que dudarlo", aseguró apenas hace unos días Berjón, en su primer contacto con los medios de comunicación. Chivas será su primera prueba para demostrar el nivel.

DE ESCUELA CULÉ

Desde el arribo de Guardiola, y los otros siete españoles que han llegado al futbol nacional, casi todos, seis de ellos, han pasado por las filas del Barcelona, ya fuera que la escuadra culé sirvió como su equipo formativo o como una estancia de paso, pero vistieron la casaca blaugrana de algún modo. Luis García Fernández y Raúl Tamudo, son los únicos dos de esta lista que no prestaron servicios en el Mésque un Club.

El más reciente recuerdo de un futbolista español en Pumas, remite a Luis García Sanz, quien permaneció en el plantel felino por tres torneos y que poco pudo darle a Universidad. Su estadía se resume en cuatro goles, una asistencia y varios reclamos para Antonio Torres Servín y su cuerpo técnico.