La Copa del dolor para Cruz Azul: 1-1

En tiempo de compensación, Alebrijes le empató a una Máquina errática y sin idea; el equipo de Jémez dio su peor partido y tuvo la suerte de la falta de puntería del visitante.

Cruz Azul empató al minuto 90
Cruz Azul empató al minuto 90 (Imago7)

Ciudad de México

A Cruz Azul la Copa Mx le está resultando un verdadero dolor de cabeza. Sí, cuando parecía que de manera apurada sacaba el triunfo ante Alebrijes, un tiro libre que techó al portero Guillermo Allison lo condenó a la igualada (1-1). Un merecido castigo para la peor versión de lo que va de la era de Paco Jémez.

VIDEO: @CopaCoronaMx

El español debe tomar nota. El equipo que ha mandado a la Copa no tiene la misma intensidad ni dinámica que el de la Liga. Hace una semana un Querétaro efectivo le hizo ver su suerte, y ayer un modesto, pero muy correoso, Alebrijes se plantó sin temores y le propinó otro trago amargo. Cruz Azul brindó su primer ridículo con Jémez en el banquillo. Aquí no ha habido la evolución a su idea futbolística, todo lo contrario, puras dudas abundan en la competición copera.

Y de manera cautelosa ya son cuatro juegos en los que Cruz Azul no se encuentra, dos de Liga y dos de Copa, ahora el triunfo es necesario y obligatoria antes de que las dudas y el escepticismo se apodere de este endeble club.

Para este segundo compromiso, Jémez volvió a realizar una mezcla con canteranos y elementos con poca participación en Liga. El español mandó una línea de tres con el Maza Rodríguez, Enzo Roco y Juan Carlos García; en la media se plantaron Gabriel Peñalba, Francisco Silva y Kevyn Montaño; con Richard Ruiz y Rosario Cota como carrileros; adelante los refuerzos Martín Rodríguez y Martín Cauteruccio.

Con este once Cruz Azul intentó plasmar el futbol que empieza a distinguirlo en la Liga, pero con nulo éxito en la Copa. La Máquina careció de precisión y claridad; sí, tenía dominado el encuentro y disponía de la posesión de la pelota, pero hasta ahí, las ideas se le borraban en el último tercio de la cancha y se ahogaba en trazos sin peligro.

Alebrijes comenzó como mero comparsa, pero después se animó a tomar un rol más atrevido. Aún así al 18' se presentó la jugada más peligrosa del primer tiempo para Cruz Azul. Un mal despeje del portero Lucero Álvarez le permitió a Richard Ruiz recuperar la pelota, perfilarse hacia el área y sacar un derechazo que se fue a estrellar en el travesaño.

De ahí en fuera no había nada destacado. Y cuando parecía que el partido concluiría sin goles en su primera mitad, apareció la habilidad de Martín Rodríguez. El chileno recibió un pase al espacio por parte de Gabriel, así que tomó la pelota poco antes de ingresar al área, con su habilidad le hizo dos amagues magistrales a José Medina y, pese a llegar trompicado, logró tocar justo ante la salida de Álvarez para el primer tanto de Cruz Azul.

El gol fue demasiado premio para un equipo que había ofrecido muy poco, que lucía perdido en el terreno de juego, pero así como en otros partidos se había ido abajo inmerecidamente, ahora disfrutaba el otro lado de la moneda.

Pero en el complemento Cruz Azul no mejoró; al contrario, era tal la desidia y somnolencia de La Máquina que parecía que Alebrijes podía encontrar el empate en alguna desatención, como la que se dio al 61' cuando Giancarlo Maldonado recibió un pase en un hueco enorme que los zagueros celestes habían dejado; el venezolano se enfiló y sacó un disparo que pasó muy cerca de la portería de Allison. Un primer aviso de que Cruz Azul jugaba con fuego.

Y vino un segundo, aún más peligroso, en el que Giancarlo exhibió la lentitud y pasividad de Enzo Roco, dejandósela a Fernando Cortés, quien eludió la salida -o más bien la entrega- de Allison, pero que no supo dirigir su disparo a las redes. El juego estaba ahí para el conjunto oaxaqueño que se agigantaba en la misma proporción que Cruz Azul se empequeñecía.

Aún así, en un trazo Cauteruccio tuvo el segundo de La Máquina, al quedar mano a mano con el portero Álvarez, saliendo victorioso éste último al lograr tapar el disparo del uruguayo.

La Máquina intentaba controlar el juego, pero no acertaba a profundizar en sus ataques. Vino otro disparo de Cortés que Allison tapó de buena manera, y en otro desdoble el número 20 del Alebrijes llegó hasta el borde del área chica que ya se saboreaba Maldonado para solo empujarla de no ser por el cruce milagroso del Maza. El visitante era mejor y Jémez lo sabía.

El último movimiento del español fue la entrada de Jorge Benítez por Martín Rodríguez y Cruz Azul volvió a disponer de una nueva llegada, pero de manera increíble Richard Ruiz la mandó a la tribuna cuando estaba solo frente a la portería.

Cuando parecía que Cruz Azul se iba con un triunfo inmerecido, llegó la justicia deportiva en un tiro libre justo al minuto 90. Rolando González tomó mal parado y Allison y ahí encajó su disparo. Empate y ridículo para La Máquina de Jémez que en Copa parece naufragar muy temprano en la competencia.