Eduardo de la Torre, a saldar los pendientes

'Yayo' llega a un Cruz Azul en el que estuvo cerca del título de Liga y en el que logró que las fuerzas básicas prevalecieran; hoy, la situación es muy diferente

Eduardo de la Torre, durante su etapa con Cruz Azul en 2007
Eduardo de la Torre, durante su etapa con Cruz Azul en 2007 (Mexsport)

Ciudad de México

Cuando Eduardo de la Torre se fue de Cruz Azul a mediados de 2009 lo hizo para, según sus palabras, continuar su carrera como entrenador y no como directivo; sin embargo, las oportunidades para el Yayo fueron pocas y sin éxito. Por esa razón, luego de estar algún tiempo como analista deportivo, regresará a las funciones en las que estuvo cerca de alcanzar la gloria con La Máquina.

A partir de este jueves, día en el que será presentado oficialmente como nuevo director deportivo del club celeste, Eduardo intentará consolidar un proyecto que arroje el resultado que se le negó en los dos años que duró su primera etapa en Cruz Azul. En ese entonces, el título coqueteó con La Máquina en dos ocasiones consecutivas con las Finales del Clausura y Apertura 2008, pero no logró conseguirlo.

Todavía, en el último semestre del Yayo en el club, y pese al aberrante paso del equipo en la Liga (que concluyó con el último lugar general), ese plantel logró plantarse en la Final de la Concachampions, misma que también perdió. Esos fueron los resultados visibles de la gestión de Eduardo de la Torre con Cruz Azul. Aunque también tuvo otros aciertos como la depuración del plantel, la apuesta por las fuerzas básicas que se convirtieron en la base del equipo del uruguayo Sergio Markarián, además en un momento de este proceso La Máquina llegó a jugar con ocho o nueve mexicanos en la cancha.

Ahora la situación es totalmente contrastante, pues el Cruz Azul de los últimos dos torneos cada vez ocupa más elementos naturalizados en su plantel, de hecho tiene en total 11 elementos no nacidos en México.

En sus primeros dos partidos, arrancó con solo cinco mexicanos de nacimiento (Guillermo Allison, Maza Rodríguez, Cata Domínguez, Omar Mendoza y Rafael Baca), tres naturalizados (Christian Giménez, Aldo Leao y Joao Rojas) y tres extranjeros (Fabio Santos, Ariel Rojas y Jorge Benítez).

ACIERTOS

APOSTAR POR MARKARIÁN

Cuando Eduardo de la Torre llegó a Cruz Azul, el equipo ya tenía ocho años sin llegar a una Final de Liga. La primera decisión fue contratar al uruguayo Sergio Markarián como entrenador, quien tenía un gran cartel en Sudamérica, pero era un desconocido en el medio mexicano.

En su primera temporada (Apertura 2007), La Máquina sufrió demasiado y fue muy irregular, metiéndose a la Liguilla a través del repechaje, cayendo en cuartos a manos del Atlante. Después vino la consolidación del proceso.

PROTAGONISTA (TRES FINALES)

En 2008 vino el repunte. En el Clausura, Cruz Azul llegó a su primera final, misma que perdió contra Santos (3-2 global); en el torneo siguiente, ya con Benjamín Galindo en lugar de Markarián, el conjunto celeste llegó nuevamente a la serie por el título, pero en esta ocasión sucumbió en penales frente al Toluca.

Al semestre siguiente, La Máquina tuvo un pésimo torneo de Liga, pero llegar hasta la Final de la Concachampions, misma que perdió con el Atlante.

DEPURACIÓN DEL PLANTEL

Aunque no fue de inmediato, Eduardo de la Torre logró depurar a Cruz Azul de la base que ya tenía años en la institución. Jugadores como Óscar Pérez, César Delgado, Gabriel Pereyra, Richard Ruiz, Walter Vílchez y Jared Borgetti fueron dejando el club en los dos primeros torneos del Yayo.

Incluso, los últimos de canteranos que surgieron durante la Copa Libertadores de 2001, fueron saliendo del plantel para darle su lugar a una nueva camada de elementos, surgidos de las fuerzas básicas.

OPORTUNIDAD A CANTERANOS

Con la depuración del plantel se abrieron espacios para varios canteranos. Elementos como Julio César Domínguez, César Villaluz, Édgar Andrade, Alejandro Castro, Rogelio Chávez, Gerardo Lugo, Gabino Velasco, Yosgart Gutiérrez y Javier Orozco empezaron a tener más oportunidad, incluso, varios de ellos se asentaron como titulares de aquel equipo.

En un momento determinado, Cruz Azul llegó a jugar con ocho o nueve elementos mexicanos y solo dos extranjeros.

ERRORES

MALOS FICHAJES

El talón de Aquiles de la administración del Yayo de la Torre fue la misma que históricamente han tenido la directiva de Cruz Azul: los malos fichajes. Con De la Torre, el equipo contrató a 18 elementos en total, entre mexicanos y extranjeros, durante los cuatro torneos que él estuvo como vicepresidente deportivo de la institución.

Pocos lograron rendir, como Joaquín Beltrán, Carlos Bonet, Cristian Riveros, Jaime Lozano, Pablo Zeballos y Fausto Pinto (que continúa en el club); los fiascos fueron jugadores como Nicolás Vigneri, Jair García, Marcelo Carrusca, Emilio Hassam Viades, Ronald Raldés, Roberto Ovelar y Luis Ángel Landín, quienes no cumplieron las expectativas.

NO RETENER A MARKARIÁN

El primer problema que tuvo que afrontar Eduardo de la Torre fue la salida de Sergio Markarián para el Apertura 2008. El entrenador uruguayo cumplió su contrato de un año con el club, pero después decidió no alargarlo por la pugna interna que había entre los hermanos Álvarez Cuevas (Guillermo y Alfredo) hacia su trabajo.

Dio la impresión que la directiva no hizo el esfuerzo necesario para retenerlo, confiando que Benjamín Galindo, quien había sido su auxiliar en el año que estuvo al frente del equipo, podía mantener su proceso, lo cual ocurrió al semestre siguiente con la final de Liga, pero después vino el colapso total. En el Clausura 2009, el equipo fue último lugar.

SE BAJÓ DEL BARCO

El Clausura 2009 fue un verdadero martirio para La Máquina, que finalizó en el último lugar de la tabla general y además tuvo que despedir a Benjamín Galindo a falta de una jornada para concluir la temporada. Aunque se llegó a la Final de la Concachampions, ésta también se perdió a manos del Atlante.

Eduardo de la Torre decidió salir de Cruz Azul, argumentando que quería continuar su carrera como entrenador. Con su salida y la llegada del chileno Alberto Quintano, se cerró su proceso. Muchos de los jugadores que él llevó al club fueron saliendo y los canteranos no lograron consolidarse en el primer equipo, quedando solo Cata Domínguez.