Boy - Palencia: Dos épocas en el banquillo

Cruz Azul recibe a Pumas en un duelo de dos generaciones en la dirección técnica: por La Máquina está el experimentado Tomás, y por los felinos Francisco, quien apenas dirigirá su segundo duelo en Primera División

Boy - Palencia
Boy - Palencia (Mexsport)

Ciudad de México

Cruz Azul abre el telón en su estadio en este Apertura 2016. Muchas cuentas pendientes y una casa que desea atestiguar el resurgimiento de este equipo, son los ingredientes principales que sazonan el comienzo de temporada celeste. Y es que ya son dos años que el estadio Azul no tiene juegos de Liguilla, por eso, desde este primer partido contra Pumas como local, La Máquina está obligada a convencer a su gente.

Un duelo de orgullo, ése es el que se le presenta a los celestes en su debut como local, el rival idóneo para empezar a reconciliarse con su afición. Además de la tradición y poderío que pudieran lucir ambas plantillas, hay un ingrediente en el banquillo: un choque generacional.

Por un lado, está Tomás Boy con Cruz Azul, uno de los entrenadores ya de la vieja guardia que no ha podido conquistar el título de Liga; por el otro, con Universidad empieza su carrera en estos menesteres Juan Francisco Palencia, quien irónicamente se podría considerar como el último líder surgido de la cantera cruzazulina. El experimentado contra el novato.

El Jefe contra el Gatillero. Un viejo conocido de los banquillos frente a una de las caras nuevas. Dos generaciones diferentes, distancias en la edad, el atuendo e incluso en la idea futbolística, aunque entrelazados por un objetivo en común: la obtención de su primer título de Liga.

LA SEQUÍA DEL JEFE

Tomás Boy sabe que no tiene pretextos. El tiempo de gracia se le ha terminado al Jefe con Cruz Azul; ahora, lo imperante son los resultados positivos. Cuando llegó en la parte final del Apertura 2015, tuvo la excusa de que el equipo —que no había armado— ya iba en picada y era casi un milagro meterlo a la Liguilla.

El semestre pasado, un buen inicio hizo levantar las expectativas, pero al final la historia se repitió y Cruz Azul fracasó. Se le perdonó por la cantidad de lesiones que tuvo el plantel en la parte crucial del torneo.

65 AÑOS tiene Tomás Boy; nunca ha salido campeón y solo ha logrado disputar la fi nal del Clausura 2011.

Pero ahora, con el equipo que se le ha formado, Tomás no tiene de otra: esta Máquina debe ser protagonista, sí o sí. A sus 65 años de edad, el Jefe se ha convertido en el segundo entrenador más veterano en la Liga Mx (solo detrás de Enrique Meza que tiene 68). Y al mismo tiempo, en el que más tiempo lleva buscando el título de campeón.

Desde finales de los 80, Tomás empezó su andar por los banquillos del futbol mexicano. Tampico-Madero, Querétaro, Veracruz, Morelia (en varias etapas), Monterrey, Puebla y Atlas son los clubes en los que ha estado en las dos décadas y media que lleva como director técnico. En todo este tiempo (aproximadamente 26 años), solo ha podido llegar a una Final: la del Clausura 2011. La cual perdió al frente de Morelia, precisamente ante Pumas, donde Paco Palencia (hoy técnico de Universidad) marcó gol en ambos juegos.

Su palmarés es nulo respecto a los técnicos de su generación. Por ejemplo, Enrique Meza tiene cuatro campeonatos, Ricardo Ferretti (de 62 años) lleva la misma cantidad, y Víctor Manuel Vucetich (61 años) es el máximo ganador con cinco títulos.

El mismo Tomás Boy lo ha adelantado. A lo mucho le quedan tres o cuatro años en los banquillos y tal parece que Cruz Azul será —por plantilla— el equipo con el que tenga más posibilidades de romper su ayuno. Aunque no ha ganado nada, el Jefe se ha consolidado como todo un personaje en el futbol mexicano. Le gusta que sus equipos sean agresivos (ofensivos) en el terreno de juego.

Con La Máquina apuesta con un 4-3-3, pero suele presentar variantes. No es de los técnicos cazados con un estilo de juego. Su peor defecto es el exceso de protagonismo que tiene. Incendiario con sus frases y sus gestos, ya sea en conferencia o en el área técnica. A veces con nula autocrítica, ése es Tomás Boy. El Jefe que no ha podido levantar un título como entrenador

LA FRESCURA DE PACO

Francisco Palencia siempre se distinguió, como futbolista, por ser intenso, por pelear cada balón al límite de lo permitido, pero de manera legal. Paco no distinguió de camisetas para medir su entrega en la cancha; sin embargo, con Pumas, cuadro con el que cerró su ciclo profesional, disfrutó como con nadie más, el sudar por su causa. Esa misma manera de comportarse cuando jugador, la ha trasladado como director técnico.

En la cancha, fue de un futbolista de temple, de carácter firme, al que no le importaba la jerarquía; lo mismo le podía poner un grito de reprimenda a Darío Verón, que a un joven debutante. Esta misma personalidad la trasladó a su nueva faceta. Apenas a su llegada al Pedregal, Palencia trajo a elementos a los que conocía de antes, como Pablo Barrera, Saúl Berjón y Abraham González, los dos últimos, de su estancia en España, después del retiro.

43 AÑOS tiene Juan Francisco Palencia, quien vive su primera experiencia como DT en la Liga Mx con Pumas.

Otro de sus primeros actos fue devolverle confianza a La Cantera, colocando a 18 canteranos en su plantilla, y respaldarlo con hechos: rotó el gafete de capitán a manos de Luis Fuentes, luego de más de cuatro años de que Darío Verón lo portara. La personalidad de Paco, incluso, eclipsó las portadas de la prensa al día siguiente de su debut y triunfo sobre Chivas. Las imágenes retrataban a un Palencia dando órdenes desde su banquillo. Pero, ni su historial con Pumas y esencia ganadora como futbolista, le garantiza que este sábado consiga una nueva victoria.

Palencia regresará al estadio Azul, la que fuera su casa hace muchos años. En frente, Paco tendrá a un entrenador veterano, que si bien mantiene intacta la ambición de ser campeón, tratará de utilizar todas sus artimañas, para lograr los tres puntos: Tomás Boy.

El duelo pinta para ser especial. El técnico de Universidad se diferencia hasta en el más mínimo detalle del que será su oponente este sábado. Paco viste casi siempre de tonos oscuros, ya no lleva las uñas pintadas, pero sí mantiene la larga cabellera. A sus 43 años, apenas suma 90 minutos en el máximo circuito nacional y tres puntos. En el Azul intentará repetir la victoria y seguir formando su camino.