Del optimismo al desencanto

El Cruz Azul de Jémez alargó a ocho su cadena de partidos sin ganar, lo que le ha valido rezagarse en la Liga

Paco Jémez, técnico del Cruz Azul
Paco Jémez, técnico del Cruz Azul (Mexsport)

Ciudad de México

Un mes y medio bastaron para que el Cruz Azul de Paco Jémez pasara del optimismo al desencanto. Una racha de ocho juegos sin ganar, entre Liga y Copa, ha venido a ennegrecer el panorama de La Máquina, que había comenzado con las mejores perspectivas, luego de haber apostado por un proyecto que prometía revitalizar el paso del equipo.

Pero los buenos augurios se han transformado en una realidad cruenta. Cruz Azul no sabe ganar y se empieza a rezagar de nueva cuenta en la carrera por llegar a la Liguilla; además, en el torneo copero, está muy cerca de quedar eliminado, luego de sumar dos puntos en tres juegos, y dependiendo de otras combinaciones para mantenerse con vida.

Las sonrisas poco a poco se han ido quedando de lado. Ya no hay tanta tranquilidad y las respuestas optimistas empiezan a escasear. Sí, el proyecto de Jémez ha entrado en una etapa crucial en la que está obligado a levantar o sumergirse en un nuevo fracaso.

Los 5 momentos de Jémez

Presentación Optimista

El 6 de diciembre, Paco Jémez fue presentado como nuevo entrenador de Cruz Azul. Acompañado por la plana mayor de La Máquina, encabezada por Guillermo Álvarez Cuevas, el entrenador español aseguró que intentaría imprimirle al equipo cruzazulino el sello ofensivo que lo ha distinguido a lo largo de su carrera como técnico en España.

A partir de ese momento, Jémez se convirtió en el hombre del momento. Apareció en todos los medios y en él se centraban todas las previas para el arranque de campeonato. Había optimismo, pues Paco venía a refrescar la baraja de entrenadores y su propuesta sonaba interesante. La duda era saber si se adaptaría rápido al futbol mexicano.

Un buen arranque

El buen inicio de Cruz Azul, en cuanto a resultados, se limitó a un partido. Al de la Jornada 1 frente al Necaxa, el 7 de enero. El público respondió con un lleno para la presentación de La Máquina de Jémez. La expectación era mucha y el equipo cruzazulino respondió con 20 minutos buenos de futbol.

Luego cayó su anotación y no hubo más. Un juego intermitente, con pocas aproximaciones, apenas unos pincelazos del estilo que pretendía el entrenador español, pero nada fuera de lo ordinario. La euforia de la victoria tapó el discreto funcionamiento de La Máquina, aunque lo importante era iniciar con el pie derecho.

Empiezan los descalabros

Pero a la semana siguiente del debut empezó lo que bien puede describir el proceso de Paco Jémez en Cruz Azul: la irregularidad. Contra Pumas no merecía perder, pero perdió; con un hombre menos, La Máquina propuso más y busco con mayor ahínco el gol, y al final se fue con la derrota. A los pocos días llegó otro descalabro, ahora en la Copa Mx ante Querétaro, luego un empate agónico contra Monterrey en el Azul.

Sí, es posible que Cruz Azul nunca fuera superado por ninguno de sus adversarios, pero se empezó a volver ajeno al triunfo. Eran las primeras señales de que no se marchaba por el camino trazado, pero el optimismo seguía a tope, el funcionamiento daba a entender que las cosas mejorarían y que pronto llegarían las victorias.

Sin ganar en la Liga

Sin embargo, Cruz Azul se metió en una de esas inercias negativas que tantos dolores de cabeza le ha provocado en los últimos años. De la derrota con Pumas en la segunda semana, le han sucedido tres empates y un descalabro más en la Liga. En la Jornada 3 empató con Rayados (2-2) de manera dramática, con gol de último minuto; en la J-4 cayó frente a Tijuana (1-0), otra vez jugando mejor que el rival; en la J-5 empató con Querétaro (1-1), y en la J-6 igualó de visita frente a Santos (2-2) con un funcionamiento aceptable, pero con facilidades en defensa.

El Cruz Azul de Paco Jémez solo ha podido sumar seis puntos de 18 posibles, el 33 por ciento de efectividad. Lo que ha provocado que se rezague en la tabla general en este primer tercio de campeonato al situarse en el lugar 14.

Agoniza en la copa

Pero si Cruz Azul ha merecido tal vez una mejor suerte en la Liga, todo lo contrario pasa en la Copa Mx, donde merecidamente está al borde de la eliminación, lo que vendría a convertirse en el primer golpe al proyecto de Paco Jémez, quien una y otra vez dejó claro que su equipo iba por todos los torneos en los que competía.

Su primer juego contra Querétaro fue desastroso en defensa y cayó 3-2, pese a ir ganando; el segundo, en casa, frente a Alebrijes fue aun peor, pues La Máquina exhibió un funcionamiento malo y casi por justicia deportiva recibió el gol del empate de último minuto por el conjunto oaxaqueño.

Apenas el miércoles, de nuevo contra Alebrijes, volvió a tener un juego para el olvido y se puso ante las puertas de la eliminación, misma que se puede concretar la próxima semana.

Compra aquí tus boletos para la Liga MX