Con un poco de dignidad

Cruz Azul venció a Pachuca en un estadio Azul que registró una gran afluencia de aficionados tuzos; a La Máquina aún le quedará un juego más en casa

Jorge Benítez festeja tras darle el gol del triunfo al Cruz Azul
Jorge Benítez festeja tras darle el gol del triunfo al Cruz Azul (Mexsport)

Ciudad de México

De repente Cruz Azul fue un extraño en su propia casa, invadida por miles de seguidores del Pachuca, que registraron una gran entrada, y con el enfado y decepción de los propios que -al menos- no concretaron la amenaza de venir vestidos de negro en forma de protesta. Sí hubo uno que otro que así se apareció, pero a la mayoría sencillamente no le interesó esa convocatoria.

Así, en un estadio Azul que en esta temporada fue de todos menos de Cruz Azul -solo había sumado siete puntos de 21 disputados-, este equipo ha comenzado su batalla para lo que viene: la lucha en la porcentual y la reestructuración de su futuro. 

Y si algo se le debía exigir a La Máquina en este cierre de campeonato era un poco de orgullo y dignidad. Elementos a los que apeló para ganarle al sublíder Pachuca con un 2-1 que no alivia en nada lo desastroso que ha resultado este semestre, pero da un poco de esperanza para el duro porvenir que el espera, donde la reconstrucción del prestigio estará en juego.

Al menos esta tarde hubo un equipo ordenado, con una idea clara de no dar nada por perdido. Ante su gente debe venir el perdón, y lo más importante es que ya no sea un extraño en su propia casa.

UNA MEJOR CARA

Este nuevo Cruz Azul, cada vez más desintoxicado de la etapa de Tomás Boy, tomó el control del partido. Del 4-3-3 del Jefe, Joaquín Moreno ha cambiado a un 4-4-2, en el que busca darle más peso a sus extremos, sobre todo por sector derecho donde aparecen los que con Boy estuvieron marginados, como Richard Ruiz y Jesús García. 

Es más, fue Ruiz el que tuvo la opción más clara en los primeros 20 minutos al recibir un pase de Joao Rojas que lo dejó plantado frente a Óscar Pérez, pero el Conejo achicó bien y contuvo el disparo del volante celeste.

Parecía que La Máquina tenía el juego controlado; sin embargo, Pachuca es un equipo rodado, con un proceso de trabajo importante que ya le redituó en el título de Liga del torneo pasado. Por eso no debe descartarse la peligrosidad de los Tuzos aún cuando no tienen la pelota y parecen ser dominados.

La Máquina lo descubrió pronto. Al 21' Pachuca abrió el marcador en la primera llegada que construyó; John Medina vio el movimiento de Víctor Guzmán y ahí le colocó la pelota, al espacio y a las espaldas de la zaga cruzazulina, el atacante controló y con un derechazo cruzado batió a Jesús Corona.

El gol demostraba el buen futbol del sublíder del torneo; una jugada bien armada y ya tenían la ventaja en el marcador. Sin embargo, Cruz Azul no se dejó amedrentar, en lugar de que se viniera abajo, el equipo celeste volvió a tomar el esférico y busco la suya para emparejar el marcador. Y no tardo tanto, solo dos minutos, en igualar las cosas. Jesús Daniel García colgó un centro desde el sector derecho al corazón del área y ahí apareció Christian Giménez para conectar un cabezazo seco y fuerte que se incrustó en las redes de la portería de Óscar Pérez.

En el complemento las fuerzas se nivelaron. Ni Cruz Azul ni Pachuca acertaban a tener el control del partido. Las llegadas eran escasas, algunas con una dosis más alta de peligrosidad que otras, pero sin ser definitivas para cambiar el rumbo del juego.

Los minutos transcurrían y Joaquín Moreno se animó a mover sus fichas; primero sacó a Richard Ruiz por Aldo Leao y luego al Chaco -que se llevó una gran ovación- por Rosario Cota. 

Cruz Azul se lanzó con más ahínco y hambre. A Pachuca parecía no importarle el asalto al superliderato, o al menos no tuvo esa muestra de calidad que lo tiene en los primeros puestos del superliderato.

Así, al 74' Joao Rojas arrastró el balón por el sector izquierdo, no se dejó caer pese a una barrida que lo descontroló, siguió y sacó un centro medido para que Jorge Benítez lo conectara con su cabeza. 2-1 de manera merecida. Así terminó el juego, con algunos conatos de bronca en la cancha y la expulsión de Jonatan Cristaldo.

Si, es cuestión de tiempo para que se oficialice la eliminación de Cruz Azul, pero al menos el Azul lo volvió a sentir propio, ya no como el extraño que fue en toda la temporada.

Con una cara diferente a lo que fue en partidos anteriores en casa, Cruz Azul venció 2-1 a “Tuzos” de Pachuca, pero sus posibilidades de liguilla siguen lejanas, en partido de la fecha 16 del Torneo Apertura 2016 de la Liga MX en el estadio Azul.

Las anotaciones para el triunfo fueron obra de Christian Giménez en el minuto 23 y del paraguayo Jorge Benítez en el 74, mientras por “Tuzos”, Víctor Guzmán había puesto en ventaja a su equipo en el minuto 21 en una buena jugada.