Las obligaciones de Cruz Azul

Aunque Eduardo de la Torre sentencie que el título de Liga no es una obligación, por historia y la sequía que abruma, éste siempre debe ser el primordial. 

'Paco' Jémez, técnico de Cruz Azul
'Paco' Jémez, técnico de Cruz Azul (Imago7)

Ciudad de México

El martes, Eduardo de la Torre, director deportivo de Cruz Azul, quiso bajar las expectativas al mínimo y sentenció de manera tajante que el título de Liga no es una obligación para La Máquina, y recalcó que para este Apertura 2017 lo único que se les ha pedido es que logren la calificación, algo que no se ha dado en los últimos tres años.

Sin embargo, la historia de La Máquina, así como la crisis que atraviesa en estos momentos, la obliga a aspirar más allá de entrar a una Liguilla. Con casi 20 años sin ser campeón, el conjunto cruzazulino debe tener siempre como objetivo prioritario el título de Liga.

Además, para esta temporada, en la que se le ha dado un voto de confianza a Paco Jémez, el equipo está obligado a otras cuestiones que tiene que ver con la forma en la que encararán el Apertura 2017.

1. CALIFICAR A LA LIGUILLA

A decir de Eduardo de la Torre, el principal objetivo de Cruz Azul esta temporada es la de lograr la calificación a la Liguilla. La Máquina ya lleva tres años (seis torneos) en los que ni siquiera ha sido capaz de meterse entre los ocho mejores de tabla general. Antes de esta crisis –la peor que ha atravesado el equipo en su historia– el conjunto cruzazulino era de los más constantes en la llamada fiesta grande; es más, nunca había estado tanto tiempo sin tener la posibilidad de pelear por el título de Liga. Por lo tanto, Cruz Azul no tiene de otra más que llegar a la Liguilla en esta temporada, de lo contrario otro proyecto puede venirse abajo.

2. DESPLEGAR UN BUEN FUTBOL

Cruz Azul apostó por darle un voto de confianza al proyecto de Paco Jémez, pese al fracaso del semestre pasado. La directiva está convencida que con el técnico español regresarán las buenas tardes al conjunto capitalino. El cierre decoroso que tuvo La Máquina, así como el futbol que llegó a desplegar por varios lapsos durante los juegos, invita al optimismo.

Con seis meses de adaptación, el Cruz Azul de Jémez no solo está obligado a llegar a la Liguilla, también deberá desplegar un futbol agradable y ofensivo, tal como es el sello del estratega y que tuvo buenas sensaciones la temporada pasada, pese a los resultados pobres conseguidos.

3. SER DE LOS PUNTEROS DEL TORNEO

Como cada torneo, Cruz Azul es uno de los planteles que mejor balanceados se presentan para la competencia. Sí, es cierto que en temporadas pasadas esto sirvió de muy poco porque el equipo no logró los objetivos propuestos. Sin embargo, para esta ocasión no hay margen de error y el conjunto cruzazulino deberá estar a la altura de las expectativas.

La Máquina debe calificar sí o sí, pero no de manera sufrida o de rebote. Una de las obligaciones de este equipo es volver a ser protagonista desde la fase regular, ser de esos conjuntos que lideren la competencia durante las 17 jornadas que dura. Si no termina como líder, al menos se espera que sí acabe entre los cuatro primeros.

4. EVITAR LOS PRETEXTOS

El torneo pasado Cruz Azul llegó a jugar bien, pero sin conseguir los resultados que se esperaban. Fue entonces que empezaron a llegar los pretextos y el mayor de todos: la mala suerte. Varias veces Paco Jémez llegó a repetir la frase "esto nunca lo había vivido en toda mi carrera", en referencia a la incapacidad que mostraba Cruz Azul para ganar sus juegos.

Pero no solo el semestre pasado ha estado teñido de pretextos, en los últimos tres años ésa ha sido una constante. Tres entrenadores han pasado, así como dos interinatos, y La Máquina no logra hacer un ejercicio de autocrítica para regresar a los primeros planos del futbol mexicano.

5. TENER JUGADORES DE CALIDAD

Nadie duda que semestre a semestre Cruz Azul se esfuerza por contratar elementos de calidad para reforzar a su plantilla. Es más, la base que ha ido formándose es de trayectoria importante, al grado que cuenta en la actualidad con tres seleccionados chilenos, un ecuatoriano, así como Jesús Corona en el Tricolor.

Aunque, también la directiva ha comprado elementos que sencillamente no funcionaron, ya sea por falta de adaptación, porque la calidad no les alcanzó o se les tuvo nula paciencia. En estos tres años han desfilado elementos como Lizarazo, Alemao, Roque Santa Cruz, Federico Carrizo, Aníbal Zurdo, entre muchos otros, de los que se esperó tanto y sencillamente no dieron nada.

6. MOSTRAR UN EQUIPO CON PERSONALIDAD

Muchas veces no solo basta la calidad individual para que un equipo sea sólido y demuestre temple sobre el terreno de juego. En los tres años en los que no ha podido llegar a la Liguilla, La Máquina ha sido un conjunto carente de personalidad y ese estigma de cuadro "frío" se ha fortalecido.

Incluso, Cruz Azul en este tiempo ha visto como su reputación ha venido a los suelos con términos como "cruzazulear" y los incontables "memes" que en redes sociales han aumentado el grado de burla hacia La Máquina. Este Apertura 2017 es una obligación recuperar el autoestima y mostrar que puede volver a ser un conjunto con personalidad.

7. EL TÍTULO DE LIGA

Aunque el Yayo de la Torre no lo asuma como tal y, tal vez, para aligerar presión sentencie que la única obligación de Cruz Azul es regresar a la Liguilla, lo cierto es que La Máquina debe tener siempre la obligación de ser campeón. Y más ahora que atraviesa por la peor crisis de su historia.

La institución cruzazulina debe ser contendiente cada temporada. La sequía de 20 años sin título de Liga obliga a que este equipo busque afanosamente este objetivo, y todo aquello que no concluya en esto, debe considerarse sin reparo en un fracaso.

Aunque todos digan justificadamente que el título es algo que no se puede prometer, al menos en el discurso debe prevalecer la entereza de afirmar que se peleará por él hasta lo último.