Cruz Azul, entre la ilusión y el fracaso

La Máquina llega con el destino en sus manos para lograr la clasificación; sin embargo, en las seis de las 13 ocasiones que quedó fuera de la Liguilla, sucumbió en la última jornada

José de Jesús Corona, portero de Cruz Azul
José de Jesús Corona, portero de Cruz Azul (Mexsport)

Ciudad de México

Que Cruz Azul llegue a la última jornada con el destino en sus manos para entrar a la Liguilla no es algo nuevo. Sin embargo, no siempre esto ha tenido un final feliz para La Máquina, ya que en seis de las 13 ocasiones que se quedó fuera de la fase final en torneos cortos, fue porque no sacó un buen resultado en la última fecha de la temporada regular.

Hoy, Cruz Azul caminará de nueva cuenta en esa delgada línea que separa la ilusión y el fracaso. De ganarle a Tigres pasa a la Liguilla, de perder quedará fuera, y si empata, entonces rezará porque Pumas no le gane al América.

La estadística presiona al conjunto de Tomás Boy. Tres torneos sin calificar son un lastre muy pesado y los 18 años sin título agravan aún más esta situación. En torneos cortos, cuando Cruz Azul llega a la última jornada entre la espada y la pared, suele colapsar. Historia que podría repetirse esta tarde ante Tigres si La Máquina se deja envolver por sus fantasmas.

LAS DECEPCIONES CELESTES

En los dos primeros torneos cortos, cuando el sistema de competencia era por grupos y avanzaban los dos mejores de cada sector (si algún tercero tenía una puntuación más alta jugaba un repechaje con el peor segundo lugar), La Máquina quedó fuera de la Liguilla. En el Invierno 1996, en un grupo muy cerrado, quedó sin posibilidades desde mitad de la temporada.

En el Verano 1997 Cruz Azul nuevamente le tocó lidiar en un sector sumamente competido, pero llegó hasta la última jornada con opciones de meterse aunque fuera al repechaje: necesitaba ganar, cosa que hizo, pero que Morelia perdiera o empatara, lo que no sucedió. Por diferencia de goles quedó a la orilla.

En el Verano 2000 –aún con el formato de grupos–, La Máquina llegó a la última jornada con esperanzas de meterse aunque fuera al repechaje como segundo lugar de su grupo. El equipo celeste ganó su último duelo goleando (4-0) a Monterrey, pero necesitaba que Puebla cayera ante Atlas, cosa que no sucedió pues La Franja se impuso 5-2.

Al año siguiente (Verano 2001), nuevamente en la fecha 17 Cruz Azul quedó fuera. El haber caído en casa ante el Necaxa (1-4) lo privó de entrar directamente a la Liguilla, pues su grupo fue el más flojo de ese semestre y sus rivales directos también habían perdido en la última jornada.

En el Verano 2002, La Máquina fue el uno de los peores segundos lugares de la competencia, por lo que se fue a repechaje y en esa instancia Morelia lo eliminó para entrar a la Liguilla. Misma historia se presentó en el Clausura 2003, cuando ahora Chivas echó a Cruz Azul en el repechaje, pese a que en la ida el conjunto capitalino se había impuesto 4-1, pero en la vuelta cayó por idéntico marcador.

El Apertura 2004 y el Clausura 2009, La Máquina firmó dos de sus peores torneos, en el primero quedó en el lugar 16 de la tabla, y en segundo fue último. En ambos la Liguilla se alejó muy pronto en el campeonato.

Para el Bicentenario 2010, otra vez en la última jornada, Cruz Azul dejó ir el boleto a la Liguilla. El conjunto de Enrique Meza entró en una mala racha en sus últimos cuatro partidos, pero para la fecha 17 solo necesitaba ganar su juego contra Chivas para asegurar su puesto en la fase final; sin embargo, apenas pudo sacar un empate en casa y eso le costó quedar fuera.

En el Clausura 2012, nuevamente La Máquina llegó a la Jornada 17 con el destino en sus manos, pero volvió a fracasar; en ese torneo necesitaba ganarle al América de visita en la última jornada para no depender de nadie, pero terminó igualando, situación que combinada con el triunfo de Jaguares lo sacaron de los primeros ocho.

Ya en temporadas recientes, Cruz Azul ha hilvanado tres torneos sin Liguilla. En el Apertura 2014 las opciones se le esfumaron a dos jornadas de que concluyera el torneo. En el Clausura 2015, una vez más en la última jornada se concretó su fracaso. Hace un año, pese a la gran irregularidad que tenía, el equipo llegó a la fecha 17 sin depender de nadie y solo debía vencer en casa a la UdeG, pero de manera increíble cayó por 2-0.

El semestre pasado (Apertura 2015), de manera prematura La Máquina perdió cualquier posibilidad de llegar a la fase final.

Ahora, de nueva cuenta, La Máquina llega a la última jornada peleando por entrar a la Liguilla, en esa delgada línea entre la ilusión y el fracaso.