Cruz Azul vuelve a la senda del triunfo a costa de Jaguares

Luego de fallar un penal y salvarse de un tanto en contra, Cruz Azul logró finiquitar en dos minutos el partido ante Jaguares, tomando oxígeno en la lucha porcentual

Ciudad de México

Cruz Azul por fin ganó. En el momento justo, cuando recién comienza su pelea en la tabla porcentual. No fue brillante ni efectivo, pero el equipo de Paco Jémez por fin encontró la portería rival, aunque para ello haya desperdiciado un penal y se haya salvado de un gol en contra. Al final lo que más vale es el 2-0 ante Chiapas que le permite tomar distancia en el descenso y trabajar con un poco de tranquilidad.

Y es que no fue un partido sencillo, el condimento del porcentaje generó cierto nervio en el conjunto cruzazulino, obligado más que nunca a resurgir de su precaria situación. Aunque no estaba fino, como no lo ha estado en todo el torneo, y así en un vaivén de emociones logró su segundo triunfo en Liga, que no sirve para levantar la mano y decir que su crisis ha terminado, pero calma un poco las aguas y permite desahogar la presión. Pero el mal torneo realizado sigue ahí, falta ver si se puede remediar.

UN ENSAYO DE IMPOTENCIA

El primer tiempo de Cruz Azul fue caótico y decepcionante. Empezó con ganas, intenso y decidido, pero se fue desinflado poco a poco. A los ocho minutos se le anuló un tanto de Martín Cauteruccio por fuera de lugar, luego de que Moisés Muñoz escupiera un disparo de Ángel Mena al centro del área.

En esos momentos el equipo de Jémez intentaba ser punzante, abría el juego por las bandas, sobre todo por el sector derecho de Joao Rojas; sin embargo, ya en el área comenzaba la desconfianza y las imprecisiones.

Por ejemplo, ni Cauteruccio ni Joao se animaron a pegarle cuando tuvieron opción de hacerlo,  desperdiciando un par de avisos interesantes. En esas jugadas se plasmaba el momento crítico que atraviesan los atacantes cruzazulinos, sobre todo en el uruguayo, que erraba pases de rutina y al que se le dificultaba ponerse frente a la portería enemiga.

Por el lado de Chiapas había un juego medido, esperando los espacios que La Máquina dejara producto de su desesperación. Llegó poco, pero aunque tibias, sus llegadas transmitían cierta sensación de peligro por la vulnerabilidad de la zaga celeste. Al final no hubo ningún tanto en el primer tiempo y la gente despidió entre abucheos a su equipo.

UNA SACUDIDA DE EMOCIONES

Para el segundo tiempo Cruz Azul estaba obligado a mejorar, pero fue Jaguares el que tuvo la primera, al 48', en una aproximación en la que no anotó de milagro debido a que no hubo alguien que decidiera pegarle a portería, luego de superar con facilidad a la defensa. 

Después de ese susto, al minuto 50, Cruz Azul empezó a generar sus oportunidades. Por fin Cauteruccio de animó a pegarle a portería, pero apareció Moisés Muñoz para tapar el disparo, aunque el rechace quedó ahí, justo a la llegada de Mena, quien iba tan acelerado que apenas lo alcanzó a impactar mandándolo a la posición del portero de nueva cuenta. Increíble falla.

Así transcurría el juego con poca claridad, hasta que al minuto 60 el árbitro Luis Enrique Santander marcó un penal a favor de La Máquina. Era el momento de despertar, pero Gabriel Peñalba se la regaló a Moisés Muñoz. Era el acábose para un equipo tan negado al gol, que al minuto siguiente se salvó del tanto en contra en una providencial salida de Jesús Corona que detuvo la escapada en solitario de Dias Vanderley.

Parecía que Cruz Azul colapsaba, que Jaguares en cualquier instante lo cazaría a la contra aprovechando su desesperación. Pero así como en un momento pudo irse abajo en el marcador, a La Máquina le bastó un par de minutos para despertar e inclinar la balanza a su favor. Todo gracias a una genialidad de Ángel Mena.

El ecuatoriano tomó una pelota metros atrás del área, se acomodó y sin pensarlo sacó un derechazo cruzado que se anidó en el ángulo superior derecho de Moisés Muñoz. Así, con un golazo, Cruz Azul encontraba por fin la ventaja al 64'.
Y un minuto después La Máquina encontró esa tranquilidad que tanto añoraba. Joao hizo de inmediato el segundo tanto del equipo para clarificar el camino. 

La victoria estaba servida. En cinco minutos la historia cambió por completo, desde la decepcionante falla de Peñalba en el penal, la salvada clave de Chuy, hasta los goles de Mena y Joao, Cruz Azul pasó por un tobogán de emociones para lograr su segundo triunfo de la Liga, a casi dos meses de que se diera el primero (7 de enero ante Necaxa en la fecha uno).

Ya no hubo más, salvo la roja a Joao, y los estériles intentos de Jaguares por rescatar algo del Azul. La Máquina por fin ganó, en el momento que más lo necesitaba. En su nueva lucha, esa que se está gestando en la tabla de cocientes, estás tres unidades son oro macizo.