Una defensa de plástico

A Cruz Azul le llegan poco, pero cuando eso sucede le provocan mucho daño; sin gol y con mucha debilidad atrás, las razones por las que La Máquina va camino al fracaso

Enzo Roco, Julio César Domínguez y Julián Velázquez
Enzo Roco, Julio César Domínguez y Julián Velázquez (Imago7)

Ciudad de México

De qué sirve que Cruz Azul sea el equipo al que menos le rematan en la Liga Mx, si cada vez que lo hacen le provocan mucho daño. Sí, a La Máquina le llegan poco, pero ese reducido porcentaje le ha costado muchos puntos, al grado que hoy está en el penúltimo lugar de la clasificación y metido en la pelea por el descenso.

De acuerdo con las estadísticas de la Liga Mx, el conjunto de Paco Jémez es al que menos remates le han hecho durante las ocho jornadas que han transcurrido, apenas 69, es decir, poco más de ocho remates por juego; el que le sigue es Tigres con 78.

Además, de esos remates que le han hecho a La Máquina, 29 han sido directamente a portería; en este renglón tiene el segundo lugar, pues a Monterrey apenas le han generado 27. De hecho, José de Jesús Corona es el segundo portero que menos atajadas ha tenido que realizar en la temporada, con un total de 21.

Sin embargo, a Cruz Azul le han hecho ocho tantos en lo que va del torneo y, salvo el juego ante Necaxa que logró mantener su portería en cero, en los otros siete compromisos ha recibido al menos un tanto. Precisamente, ese partido en el que no recibió gol ha sido el único que ha ganado.

Aunque le llegan poco, el conjunto de Jémez es muy vulnerable. Cada 6.9 remates representa un gol en contra, el segundo promedio más bajo sólo por arriba de Pumas, al que cada 6.6 remates le marcan gol.

EL BALÓN PARADO LO MATA

De los 10 goles que ha recibido Cruz Azul en este torneo, la mitad han sido a balón parado.

En la Jornada 2, cuando recibió su primera anotación del torneo, el tanto de Pumas se deriva de un saque de banda que fue directamente al área; ahí Nicolás Castillo hizo un buen control para de media vuelta vencer a Corona. En el juego siguiente, uno de los dos tantos que anotó Monterrey fue de penal. Para la Jornada 4, el gol del triunfo de Tijuana fue en un tiro de esquina donde Juan Carlos Valenzuela le ganó el saltó a sus marcadores.

Para la Jornada 6, en el empate contra Santos, de nueva cuenta se le marcó un penal en contra que Jonathan González convirtió en gol; finalmente, en el último compromiso contra América, el primer tanto de las Águilas se da a través de un tiro de esquina, en el que Oribe Peralta ganó en el salto para mandar el balón a las redes.

En cinco de los siete juegos en los que ha recibido gol, al menos uno ha sido a balón parado.

LOS MINUTOS FATÍDICOS

Cruz Azul es un equipo que suele ser golpeado antes de poder golpear. De los ocho juegos que ha disputado, en seis se ha visto primero en desventaja; de estos, en tres logró empatar y en los otros tres se quedó con la derrota.

Del minuto 15 al 30 ha recibido tres anotaciones, del 31 al 45 ha recibido dos, del 46 al 60 uno, del 61 al 75 dos y otros dos del 76 al 90; es decir, el único lapso donde no le han marcado a La Máquina ha sido en los primeros 15 minutos de los partidos.

Sólo en dos ocasiones el Cruz Azul de Jémez anotó primero: contra Necaxa, al que derrotó 1-0, y frente al Querétaro con el que terminó empatando 1-1; el otro juego donde llegó a tener de manera momentánea la ventaja fue frente a Santos, cuando se puso al frente 2-1, pero al final cedió la igualada 2-2.

DEFENSA CON POCOS CAMBIOS

Si algo había definido bien Paco Jémez al principio de la temporada fue su línea defensiva. El español había apostado por una zaga formada por Julián Velázquez y Julio César Domínguez, y en las laterales tenía por derecha a Omar Mendoza y por izquierda a Adrián Aldrete.

Esta línea había variado muy poco en los primeros siete juegos; es más, sólo en una jornada estuvo ausente Velázquez debido a una gripe y en su lugar entró el chileno Enzo Roco. Sin embargo, durante todo el torneo ha habido fallas tanto en la marcación como en los relevos.

En aquellos goles que no se dieron a balón parado, hubo espacios que se dejaron y, ante una defensa lenta, fueron bien canalizados por los rivales.

En la Copa Mx, Jémez ha usado otra línea defensiva, pero con los mismos resultados y defectos de la que está en la Liga.

LOS RIESGOS ANTE AMÉRICA

Para el juego contra América, Jémez había anunciado correr riesgos. El primer ensayo lo tuvo en la Copa Mx, con una línea de tres zagueros, en la que no padecieron ante la versión alterna de los Gallos. Pero frente a las Águilas el plan no funcionó. Los tres zagueros: Cata Domínguez, Julián Velázquez y Enzo Roco se vieron rebasados, incluso el chileno fue expulsado en el segundo tiempo.

Además, Jémez improvisó como carrileros a Ángel Mena y Martín Rodríguez, ambos más acostumbrados a atacar que a defender, y ahí se produjeron algunos espacios para el América. El entrenador se dio cuenta de su error y para el segundo tiempo le dio ingreso a Omar Mendoza para volver a una línea de cuatro en la que recuperaba más equilibrio.

Compra aquí tus boletos para la Liga MX