El Cruz Azul del 'Chaco' Giménez

Desde que Billy Álvarez metió mano en la alineación, Cruz Azul ha encontrado estabilidad en los resultados

'Chaco' Giménez
'Chaco' Giménez marca doblete ante Veracruz (Imago7)

Ciudad de México

Después de la caída ante los Diablos Rojos del Toluca, en la Jornada 10, el proyecto de Tomás Boy parecía ir hacia el fracaso de manera muy anticipada. El partido del equipo iba en picada y La Máquina se estaba ahogando en la parte baja de la tabla.

Las voces que pedían la salida del Jefe Boy cada vez eran más numerosas y parecía inevitable que la directiva tomara una decisión al respecto, una acción inmediata; llegó entonces el encuentro como visitante con los Tigres de la UANL -en ese momento el líder general de la competencia- que parecía el verdugo que podría ponerle punto final a este proyecto que se precipitó de pronto a falta de resultados y confianza.

Sin embargo, un día antes, cuando el equipo partía rumbo a la ciudad de Monterrey, apareció en escena Guillermo Álvarez Cuevas, presidente de La Máquina, quien se manifestó como pocas veces lo ha hecho; coincidió con su equipo en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, una afortunada casualidad que cambió el rumbo del equipo; Billy ratificó a su entrenador, aunque le exigió una alineación "más fuerte".

Una crítica contundente y un mensaje claro fue el que Billy Álvarez le mandó a su entrenador Tomás Boy por medio de la prensa; el Jefe acató, así lo manifestó apenas declaró llegando a Monterrey.

"Desde el principio tiene que estar la alineación más fuerte, tanto en lo físico como en lo mental; desde el principio tendría que ser la alineación más fuerte, no estar esperando a meter jugadores que posteriormente sean el revulsivo", hizo el balance en su momento el presidente.

Además, entre líneas, sugirió la inclusión del Chaco Giménez en el once titular: "Hay jugadores que necesitan iniciar. Sabemos que más allá de que aguanten 60 ó 70 minutos, pero que estén desde el primer minuto, que esté el mejor plantel".

Pues bien, el Jefe Boy se cuadró ante su presidente y realizó tres ajustes que resultados trascendentales, destacando la titularidad del Chaco Giménez, que le redituaron en un empate ante Tigres y en la victoria contra el Veracruz.

LOS AJUSTES

CHACO, EN EL ONCE

El primer movimiento que hizo Tomás -a sugerencia pública de Billy- fue la inclusión de Christian Giménez. Hasta antes del juego contra los Tigres de la UANL, en las 10 jornadas que habían pasado, el Chaco había jugado solo dos juegos de titular, era más un hombre cambio o revulsivo como lo había dicho Álvarez Cuevas. En estos dos duelos ha sumado 169 minutos, de los 430 que lleva en la temporada.

El entrenador Tomás Boy lo ha colocado como uno de sus extremos (en este caso el izquierdo), posición en la que nunca tuvo un elemento indiscutible, pues por ahí pasaron Guerrón, Cristaldo y el canterano Víctor Zúñiga. El Chaco Giménez es uno de los goleadores del equipo con cuatro tantos.

UN NUEVO GUERRÓN

El siguiente movimiento que ha hecho Tomás Boy ha sido uno de los más delicados: Poner a Joffre Guerrón como centro delantero en lugar de Jorge Benítez. Es cierto que el paraguayo no ha tenido una buena temporada (apenas dos goles); sin embargo, parecía complicado que el Jefe lo mandara a la banca y más por Joffre, quien apenas había jugado cuatro juegos en las primeras diez fechas.

Es más, en algunas jornadas estuvo ausente por lesión y otras por decisión técnica, lo que alimentó las versiones de una mala relación entre el futbolista apodado Dinamita y el Jefe Boy.El trato todavía no es el mejor (Tomás el sábado criticó a Joffre por estar obsesionado de marcar), pero es una apuesta del entrenador para hacer su ataque más fuerte.

LA MARCA MENDOZA

El último movimiento, y tal vez el más ignorado, es el regreso de Omar Mendoza a la titularidad. El canterano, que completó los dos primeros partidos del campeonato, fue sacrificado cuando Tomás Boy ya tuvo a todos sus refuerzos disponibles en la defensa.

El técnico le dio preferencia a Roco y Velázquez en la zaga, a Aldrete como lateral por izquierda y para no prescindir de Julio César Domínguez lo habilitó como lateral por derecha, justo en su posición, así que Mendoza se fue a la banca, donde no tuvo minutos en los ocho encuentros que siguieron. Luego del reclamo de Billy Álvarez, Mendoza regresó al once estelar, pero ahora en el lugar de Aldrete por izquierda.

Contra Tigres secó a Ismael Sosa, lo que le valió repetir ante Veracruz.