Las obligaciones del Cruz Azul

La Máquina llega a la pausa de la Fecha FIFA con una visible mejora en su funcionamiento; sin embargo esto puede ser insuficiente si no consigue mayor estabilidad en algunos aspectos, tales como la contundencia y el hilvanar victorias 


Cristian Giménez, referente de La Máquina
Cristian Giménez, referente de La Máquina (Mexsport)

CIUDAD DE MÉXICO

Cruz Azul está vivo en este Apertura 2016, pero aún no consigue meterse a los puestos de Liguilla. En las últimas cinco jornadas, La Máquina se jugará su futuro en esta temporada, donde quiere evitar a toda costa el quedarse fuera de la fase final por quinto torneo consecutivo.

Con tres victorias en el torneo, seis empates y tres derrotas, Cruz Azul suma en estos momentos 15 puntos y aún le quedan 15 más en disputa para intentar clasificar entres los ocho lugares que dan lugar a la Liguilla. Al menos necesitará entre nueve y 11 unidades para tener la posibilidad matemática de no depender de terceros para lograrlo.

El conjunto de Tomás Boy está obligado a mejorar en muchos aspectos, los cuales serán fundamentales para que encuentre la solidez y consistencia necesaria para convertirse en un protagonista; de lo contrario, seguirá con un paso tan irregular –como el de hasta ahora– que lo puede dejar marginado de nueva cuenta.

Desde hace mucho La Máquina no tiene triunfos consecutivos, tampoco ha estado en toda esta temporada en puestos de Liguilla, siempre ha estado de media tabla hacia abajo, sus centros delanteros no tienen gol y la defensa ha empezado a generar muchas dudas en su funcionamiento. En fin, son varios los aspectos que debe remediar Tomás Boy de cara a la parte fundamental del Apertura 2016.

1. VICTORIAS CONSECUTIVAS

 La primera obligación que tiene Cruz Azul es el de –por fin– ganar de manera consecutiva dos o más partidos; incluso, en este cierre de campeonato, mientras más juegos pueda hilvanar con triunfo, mayores serán sus posibilidades de entrar a la Liguilla. Para calificar, La Máquina debe ganar al menos tres de los últimos cinco duelos que quedan, es decir, obligatoriamente debe hilvanar triunfos. La última vez que Cruz Azul tuvo una seguidilla de dos victorias, fue en el Apertura 2015, en las Jornadas 2 y 3. Más complicado es encontrar una racha con más de dos triunfos, para lo cual hay que remontarse hasta el Clausura 2014 cuando el conjunto capitalino tuvo ocho de forma consecutiva.

2. GANARLE A LOS PROTAGONISTAS

 Cruz Azul solo ha tenido tres victorias en el campeonato: Santos, Jaguares y Veracruz. En los primeros dos triunfos, el conjunto de Boy se impuso de manera clara a los que en esos momentos eran los coleros. Contra los Tiburones padecieron, pero al final ganaron por 5-3, a un equipo que es el antepenúltimo de la competencia. Cruz Azul no ha tenido buenos resultados con equipos que van arriba en la tabla general, salvo el empate de visita contra Tigres, tampoco ganó los duelos de orgullo ante América y Pumas. En sus últimos cinco juegos, enfrentará a tres clubes que están arriba de ellos en la clasificación: Pachuca, Chivas y Puebla. Y los otros dos están debajo: León y Morelia.

3. METERSE A PUESTOS DE LIGUILLA

En toda la temporada, el Cruz Azul de Tomás Boy nunca ha estado en puestos de Liguilla. En las 12 jornadas que han transcurrido, La Máquina no se ha podido meter entre los primeros ocho lugares. Es más, en este momento, la posición número 10 que ocupa es la mejor que ha tenido en el semestre y de ahí no ha podido subir más; al contrario, en algunas semanas ha coqueteado con los últimos puestos de la competencia, como fue en la Jornada 8, después de la derrota contra América, cuando fue a dar al puesto 15. Cruz Azul está obligado, aunque sea de ‘panzazo’, a meterse entre los primeros ocho lugares, de lo contrario sumará su quinto torneo consecutivo sin entrar a la fase final.

4. QUE SUS CENTROS DELANTEROS MARQUEN

Desde que llegó a Cruz Azul, Tomás Boy apostó por jugar con un centro delantero en su esquema. Hasta el momento, después de las 12 fechas que se han jugado, solo dos goles han sido producto del centro delantero en turno, en ambos casos de Jorge Benítez, quien es el que más oportunidades ha tenido por parte del Jefe para iniciar. Sin embargo, en los últimos dos cotejos el Conejo ha sido relegado a la banca, dejándole el lugar a Joffre Guerrón, quien tampoco ha tenido suerte y se mantiene sin anotaciones. Los líderes de goleo son Christian Giménez y Joao Rojas, con cuatro cada uno; hay que mencionar que ellos son los acompañantes más habituales del centro delantero.

5. AFINAR LA DEFENSA

En los primeros siete juegos del torneo, Cruz Azul había tenido un buen trabajo defensivo. La Máquina solo había recibido cinco anotaciones en este lapso, es decir, le marcaban cada 126 minutos. Parecía que Tomás Boy había encontrado en Enzo Roco y Julián Velázquez un muro tan sólido como el que hace un par de años conformaron Julio Domínguez y el Maza Rodríguez, que en dos torneos seguidos fueron la mejor defensa. Pero en los últimos cinco juegos, Cruz Azul ha aceptado ocho tantos. En pocas palabras, ahora La Máquina recibe un gol cada 56 minutos, casi en la mitad de tiempo que sus primeros siete compromisos. Para los últimos cinco duelos es necesario que Tomás Boy ajuste el aparato defensivo.

6. TENER SU PLANTILLA COMPLETA

 Este punto escapa al trabajo que puede tener un equipo. En Cruz Azul el tema de las lesiones ha sido preocupante, pues lo ha aquejado en toda la temporada. Es más, a lo mucho solo en una o dos fechas Tomás Boy ha podido contar con su plantel completo, pues también las sanciones han evitado esto. Por ejemplo, Joao Rojas se perdió los tres primeros juegos por suspensión; también en la primera jornada, Jorge Benítez fue baja por lesión y en la segunda Francisco Silva; luego Víctor Vázquez y Joffre Guerrón se ausentaron por diferentes dolencias, siendo el español el que más tiempo tardó en recuperarse. El Cubo Torres se lesionó hace un par de jornadas y si reaparece, sería hasta la Liguilla.