Paco Jémez "nos asustaba un poco": 'Chaco'

Christian Giménez asevera que si le dan tiempo y dejan trabajar al español, éste logrará cosas importantes con Cruz Azul.

Christian Giménez
Christian Giménez (Imago7)

Ciudad de México

Esta noche en el puerto de Veracruz, La Máquina entra en su cuenta regresiva. Siete juegos de Liga en los que definirá si es capaz de regresar a una Liguilla por el título —luego de dos años y medio de no lograrlo— o consumar un fracaso más en su historial reciente. En estos momentos, Cruz Azul está lejos de los puestos de Liguilla, arrumbado hasta el lugar 14, incapaz de conseguir triunfos consecutivos ni victorias fuera de casa. En cambio, en la Copa las cosas lucen mucho mejor, ya instalado en las semifinales y con muchas posibilidades de superar a Morelia para llegar a la Final.

Así es la realidad de La Máquina. Y aunque el trabajo de Jémez pueda cuestionarse, y mucho, por sus números, el funcionamiento sigue provocando cierto optimismo. Y las buenas sensaciones las comparte también Christian Giménez, el gran referente de Cruz Azul en los últimos años. Nadie mejor que el Chaco para valorar el proyecto de Paco, y por eso no duda en defenderlo a capa y espada.

El atacante afirma que si se le da tiempo y tranquilidad, Jémez entregará buenas cuentas. "Cuando uno trabaja de cierta manera, los resultados tardan, pero siempre llegan. Quizá Paco llegó en un momento donde Cruz Azul lo apretó un poco en el tema de cociente, en la cantidad de años sin título, pero creo que sí lo dejan trabajar tranquilo se pueden hacer grandes cosas; porque te puedo asegurar yo, con 36 años, que trabaja y el trabajo siempre te da resultados, y Paco sabe llevar a los grandes y a los jóvenes, por ahí se pasa un poco de revoluciones, pero es su forma de picarle el orgullo al jugador, pero si le dan un poco de tiempo, creo que puede hacer cosas buenas en Cruz Azul", dijo a La Afición.

Es más, el Chaco Giménez se sincera y confiesa que Paco asustaba un poco por sus modos, pero ese carácter es fundamental en este nuevo Cruz Azul. "Por ahí, al principio como que nos asustaba un poco, todavía yo me acuerdo siempre del profe Meza que decía que al técnico hay que temerle un poquito, y Paco es una persona que cuando explota, explota, y no le importa con quién sea, siempre con respeto. Es una persona de futbol que como entrenador está bien visto, y sabemos que todo lo que hacemos tiene un objetivo. El carácter también lo contagia y eso es importante para un jugador de futbol".

Pero, cuál es la diferencia entre el proceso de Paco Jémez y el de sus antecesores. Chaco lo contesta con una sencilla palabra: trabajo. Sí, para el volante, con el entrenador español hay una metodología muy marcada.

"El trabajo es diferente. Hemos vivido de todo, me han tocado diferentes técnicos, técnicos ganadores y creo que la opción hoy de trabajo es diferente a todos los demás, de la manera como se trabaja en lo físico, en lo técnico, en lo táctico, antes y después del partido, hay un montón de factores que se han cambiado, y son interesantes porque le aprendemos muchísimo. Por ejemplo, cuando corremos sabemos para qué corremos, hay muchos factores que están influyendo en la cabeza del jugador".

"NO SOY UN ÍDOLO"

A sus 36 años, Christian Giménez se erige como la fi gura más representativa del cruzazulismo de los últimos tiempos tanto para bien como para mal. En el Chaco se atesoran las esperanzas de una afición tan golpeada por los malos resultados. Si el jugador no está en la cancha en los juegos de local, en algún momento su apodo empieza a ser coreado para verlo entrar en acción. Pero cuando la cruenta realidad empantana a La Máquina, su nombre sale a colación para las críticas y las quejas por redes sociales. Como sea, el Chaco es un ídolo aunque él no quiera. Y sí, Giménez no se siente como tal.

"Yo no me considero un ídolo, sí un afortunado de jugar en Cruz Azul y que la gente me quiera mucho; obviamente a cierta edad uno se empieza a preguntar por qué el cariño de la gente, en resultados llevo siete años y no he salido campeón de Liga, entonces yo me pregunto por qué; la gente no te ovaciona porque seas bonito, pero ellos sienten y palpan el compromiso que hay, creo que no pasaron desapercibidos mis siete años por el club y sigo comprometido por conseguir un título. Pero pienso que no soy ídolo, no he ganado títulos, pero como defiendo la playera estoy a la altura de jugadores que nacieron en el club".

Y es que después de siete años en el club, el compromiso de Christian se convirtió en amor, aunque en uno de esos muy dolorosos.

"Soy un hombre ganador en todos los aspectos de la vida, trato de ser positivo. Mi mayor reto es salir campeón de Liga, y me pongo muchas veces la vara muy alta, y pasan los años y torneos sin poderlo hacer, y sí me pongo mal; pero como me dicen, por intentarlo, nadie me puede reprochar nada. He tomado la batuta y el compromiso de ser campeón. De este equipo me enamoré y hasta el último día lo voy a seguir intentando".

¿Cruz Azul es uno de esos amores que duelen?

El profe Enrique Meza me dijo una vez que el cariño a Cruz Azul tiene contrastes, porque uno se encariña mucho y por eso los golpes son más duros y fuertes; tampoco voy a esquivar la realidad de lo que estoy viviendo ahora, los golpes son duros, pero así es el amor, así lo acepté yo y estoy orgulloso.