La soledad del ‘Cata’ Domínguez

Julio César Domínguez es el único canterano que continúa como titular en Cruz Azul desde su debut en 2006; a partir de entonces, han desfilado 31 más sin la misma fortuna

Julio César Domínguez, en un juego del Clausura 2015
Julio César Domínguez, en un juego del Clausura 2015 (Mexsport)

Ciudad de México

Debutar en Cruz Azul no es un motivo de celebración; al contrario, se convierte en un acto de sobrevivencia, si no, ahí está el ejemplo de Julio César Domínguez. El Cata debutó en el lejano Clausura 2006 y desde entonces 31 jugadores más lo han hecho, pero sin el éxito del zaguero oaxaqueño. Unos tuvieron que emigrar a otros clubes, mientras otros solo fueron nombres que engrosaron las estadísticas.

Por esa razón, lo de Julio César sí es meritorio, porque ejemplifi­ca lo complicado que es triunfar como canterano en Cruz Azul.

Una situación que ha empeorado en los últimos torneos, en los que prácticamente los jugadores de fuerzas básicas solo han tenido una presencia anecdótica.

Por ejemplo, Julio César Domínguez perteneció a una de las generaciones más prometedoras de La Máquina (la de 1987), en la que coincidió con elementos como Édgar Andrade, Gabino Velasco, César Villaluz, que debutaron en el mismo torneo que él; así como Javier Orozco y Alejandro Castro, que lo hicieron una temporada antes (Apertura 2005), o Gerardo Lugo que lo hizo un torneo después (Clausura 2007).


Esta generación, que tenía a varios de estos canteranos como titulares, fue la que disputó las Finales del Clausura 2008, Apertura 2008 y Apertura 2009; sin embargo, en ninguna de esas series se pudo coronar, y fue así que empezaron a emigrar todos estos elementos, quedando solo Domínguez y Alejandro Castro en el plantel actual.

EN LA JORNADA 7 del Clausura 2015, Luis Fernando Tena le dio la oportunidad de debutar a Rosario Cota, volante por izquierda de 19 años.

Después vino otra generación que tenía buenos elementos, tal vez no en la cantidad de la anterior, pero sí en la calidad.

Fue así que en 2010 surgieron nombres como los de Javier Aquino, Néstor Araujo y Jair Pereira, quienes parecían que se convertirían en la nueva columna vertebral de La Máquina. Pero la historia fue muy distinta, Aquino pre­firió forzar su salida al futbol europeo con el Villarreal (que estaba en ese momento en segunda), Araujo vino a la baja y se tuvo que ir a Santos y el club tuvo una buena oferta por Jair Pereira de parte de Chivas, donde es titular.


En los últimos tres años (desde el Clausura 2012), la cantera ha seguido produciendo, pero no al mismo nivel; han debutado 12 jugadores, pero ninguno ha despuntado, es así como varios nombres pasaron sin gloria, como Manuel Mariaca, Marco Ángulo, Raúl Vidal, Jesús Lara, Diego Franco, Manuel Madrid, Rodrigo Fernández, Giovani Marín, entre otros.

ESTRELLAS APAGADAS

Dentro de esta larga lista hay jugadores que fueron etiquetados como las futuras estrellas de Cruz Azul.

Ahí está el caso de Martín Galván, a quien Sergio Markarián debutó en un Interliga y después Galindo lo hizo en la Liga en el Apertura 2008; al fi­nal, ya no tuvo cabida en el club y ahora anda con el Atlante en el Ascenso MX. También está el caso de Francisco Flores, campeón del Mundo Sub 17 (2011), al que las puertas se le cerraron en La Noria, por lo que fue prestado a Chivas y ahora no tuvo acomodo en este semestre. O el de Diego Martínez, quien en 2013 ganó un concurso de habilidad en España, apadrinado por Zinedine Zidane, no debutó con Cruz Azul y hoy está sin equipo.

Son algunos casos que comprueban que Domínguez, en nueve años de carrera, ha sobrevivido en las entrañas cruzazulinas, donde no se mani­fiesta un apego por lo que produce en casa.