Matías Vuoso, en manos de la directiva

El delantero asume la responsabilidad de los jugadores en el fracaso de Cruz Azul; señala que los dirigentes decidirán con qué elementos seguirán la siguiente temporada

Vicente Matías Vuoso
Vicente Matías Vuoso (Mexsport)

Ciudad de México

Matías Vuoso no rehúye al fracaso de Cruz Azul. El Toro, aunque lleva solo un torneo en la institución, sabe muy bien que este traspié en el Apertura 2015 provocará varios cambios en el equipo donde ningún jugador tiene su lugar asegurado para el siguiente torneo.

"La verdad no sé (qué pasó), si me preguntas podría poner muchas excusas, pero hay que dar la cara y saber que no anduvimos bien, no hay que darle tanta vuelta a esto. Yo creo que sí (nadie se salva) porque somos un equipo, obviamente no se pueden ir todos porque no se puede hacer una limpia de todos los jugadores, pero obviamente los que anduvimos mal fuimos nosotros".

El delantero, quien hasta el momento es uno de los goleadores del equipo con cuatro tantos, enfatizó todos tienen la culpa del mal momento de La Máquina.

"Yo siempre digo que presión tiene la gente que va a trabajar ocho o nueve horas para darle de comer a sus hijos, nosotros somos unos afortunados que vivimos de lo que nos gusta y hay que disfrutarlo, a veces sale bien y a veces sale mal; este torneo no salió de la mejor manera y hay que seguir, hay que levantar cabeza, nadie es indispensable y puede pasar lo que sea, depende de la dirigencia y el cuerpo técnico que van a plantear el siguiente torneo".

Aunque sí le gustaría permanecer más tiempo en Cruz Azul: "El jugador tiene que estar al cien para tener continuidad y más en un equipo como este, cualquiera se querría quedar cuatro o cinco años y tener la continuidad, creo que el jugador no se malacostumbra, el jugador juega de acuerdo a las cartas del sistema que hay".

Y agregó que no debe volverse una obsesión el título que la falta a Cruz Azul: "También me hubiese gustado ganar un título con Atlas después de 60 años, cada quien le va a tocar; ojalá que esté acá, ojalá que pueda seguir estando y me pueda tocar un título. Obsesionarme no porque siempre digo que el futbol me dio más alegría que tristeza, yo trabajo día a día para estar bien, a veces sale y a veces no, pero acá no me eximo de ninguna responsabilidad, soy tan culpable como todos de que esta campaña haya sido mala".