La calma de Tomás Boy

El Jefe no está presionado por meter a Cruz Azul a la Liguilla;sabe que la falta de tiempo es una atenuante a su favor

Tomás Boy
Tomás Boy (Mexsport)

Ciudad de México

Que Cruz Azul aún tenga mínimas esperanzas de colarse a la Liguilla no es algo que presione a Tomás Boy; es más, el estratega asegura que va partido a partido buscando un buen desempeño de La Máquina, pero no quiere vislumbrar si esto Se alcanzará para meterse a la fase final.


El Jefe sabe que a su favor opera que llegó a un equipo con una inercia negativa, razón por la que no se siente obligado a calificarlo a como dé lugar. Incluso, se siente seguro para poder arrancar el Clausura 2016 con su propio proyecto al frente de La Máquina. “Por supuesto, claro (que tiene la certeza de seguir)”, dijo al respecto.


Para que Cruz Azul llegue a la Liguilla en esta temporada necesita forzosamente ganar los 12 puntos que tiene en disputa, eso si no quiere depender de otros resultados. Ante tal panorama, Tomás asegura que no se presiona por lograr lo que parece un milagro.


“No me presiona, evidentemente, hay el interés, pero más que nada hay que buscar una preparación que nos dé juego suficiente para encontrar victorias y un cambio de posición, pero solo hay la presión normal”.


Y advierte que las condiciones de La Máquina no son las propicias por lo rezagado que está en la tabla de posiciones. “Nunca había entrado en una Jornada 12. Son muy pocos los partidos y las circunstancias no eran tan favorables para lograr hacer esto. Entras a un equipo porque las cosas no están bien, obviamente, hay obligaciones, pero también cuentan los tiempos y no me veo con ese tipo de presión, la verdad”.


El plan del Jefe es ir día a día, sin adelantarse a las posibilidades del equipo, su prioridad sigue siendo el cambiar la inercia negativa del Cruz Azul y tampoco quiere pensar en modificaciones para el siguiente torneo. “No puedo pensar más que partido a partido como está ahí la situación matemática. Por supuesto que a lo mejor hay espacios donde yo pueda ir pensando en otra cosa, pero no hay tiempo, la verdad no hay tiempo para eso”.


Tampoco cree que su experiencia pueda ser un factor para que La Máquina logre colarse a la Liguilla: “Yo no juego, pero es un desafío poder implementar cosas para que este equipo pueda jugar, por lo menos ya pudimos ganar, que no es tan sencillo hacerlo y más de visitante, más allá de que el adversario (Santos) no le ha ido bien en casa, pero el equipo hizo un partido muy congruente a su situación, se ordenó tácticamente, generó oportunidades y remontó un marcador, estos valores son adelantos de un proceso que tiene que ser rápido”.


A La Máquina le quedan dos partidos como local de manera consecutiva: Veracruz y Toluca. Y cierra con dos visitas, primero cumpliendo el juego pendiente ante Pachuca de la Jornada 12 y luego contra Tigres. Para Boy, la clave estará en hacer valer la localía.


“Todos los adversarios de aquí en adelante son dificilísimos y ganar en casa es fundamental, sobre todo que ya es el segundo juego como local (dentro de su etapa) y debemos dar una imagen muy diferente a la que dimos en el juego contra Dorados”.


TRABAJA CON TRANQUILIDAD

El viernes pasado, Cruz Azul logró su primer triunfo de la mano de Tomás Boy al vencer de visita a Santos por 1-2. El estratega reconoció que la victoria significó una inyección de ánimo para el plantel, sobre todo porque los jugadores se dieron cuenta que pueden revertir el mal paso.


“Trabajar ganando es mejor, tengo jugadores muy comprometidos con su propio rendimiento y eso es muy importante, entonces la confianza es vital y los resultados buenos generan más confianza.

Lo que sí es que los jugadores se dieron cuenta que se puede” Una vez más, Boy alabó la calidad y cantidad de plantilla con la que cuenta, incluso confesó que le ha sido difícil armar entrenamientos debido al buen número de jugadores con los que dispone; eso sí, le preocupan las bajas en la defensa y aún no define quién acompañará a Julio César Domínguez después de la expulsión de Emanuel Loeschbor. “Calidad existe, aquí el propósito es que esta calidad se dé en términos colectivos, lo más rápido posible para crear una fuerza que permita que seamos tan competitivos que podamos aspirar a esta fase; ése es el desafío, lograr todo esto en un tiempo muy corto”.


Con tranquilidad y sin presiones, así se toma Tomás Boy sus primeras semanas al frente de Cruz Azul. Parece que tiene claro que este torneo no definirá para nada su futuro en el club, pues llegó a un equipo que ya estaba muy hundido.