"Me voy molesto": Boy

Consciente de que la calificación se les fue prácticamente de las manos, el técnico de Cruz Azul se mostró molesto tras el empate de esta tarde ante el Veracruz

Tomás Boy, técnico de Cruz Azul
Tomás Boy, técnico de Cruz Azul (Mexsport)

Ciudad de México

Tomás Boy salió "muy molesto" por lo que a su entender fue un error del árbitro Fernando Guerrero, que marcó un penal a favor de Veracruz el cual terminó por privar a Cruz Azul de su segunda victoria consecutiva.

El Jefe aseguró que no era penal para los escualos y sí hubo uno a favor de La Máquina que no se sancionó.

"Me molesta mucho, la marcación es fundamental porque va directa al marcador, es una decisión que va directa. Estoy muy molesto, el equipo mereció la victoria", dijo un enfadado Boy.

Pero el Jefe no paró ahí, también manifestó que su enfado tenía que ver con el buen resultado que se llevó Veracruz sin haber propuesto nada en el partido.

"El resultado me deja mal, muy mal, porque un equipo que no tira al arco en todo el partido se puede llevar un empate, ¡no lo puedo creer! No sé si eso es penal, pienso que es una jugada muy x y el árbitro la marca; en cambio, a Joao sí le hacen un penalti clarísimo, Leobardo López se lo lleva y de frente del árbitro".

Eso sí, Tomás reconoció que su Cruz Azul tuvo que definir el partido antes de que se diera el error de Fernando Guerrero, ya que se fabricaron opciones que no se supieron capitalizar.

"Pienso que es injusto, muy injusto aunque también debo decir que mi equipo el primer tiempo tiene para resolver y no lo hicimos, esas que se pierden luego no sabemos las consecuencias que puede pasar, no sabemos si el árbitro se puede equivocar, la verdad no lo conozco tanto para saber si se equivocó a propósito o no".

Y agregó: "Debemos ser mucho más certeros porque en los pasajes de los partidos pueden pasar muchas cosas como un error arbitral como el que vimos, clarísimo".

EL KARMA LOS ALCANZA

A Cruz Azul le quedan 9 puntos en disputa y sus esperanzas de Liguilla parecen ya muy remotas. Por eso Boy dijo que hay un karma que no deja que el equipo pueda concretar los resultados favorables.

"Hoy era un día especial porque teníamos que ganar a como dé lugar, pero luego el karma nos alcanza. No fuimos inferiores, fuimos superiores, creamos oportunidades, dominamos el juego, simplemente no metimos la pelota. El rival no hizo un tiro al arco y no fue penal, pero sabemos que el árbitro se puede equivocar, y me queda claro que se lleva demasiado para un equipo que no tira al arco".