Solo depende de ellos

La derrota de Pumas frente a Querétaro le abrió la puerta a Cruz Azul, que ganando sus últimos dos partidos estará en la Liguilla; hoy visita al Toluca

Jorge Benítez festeja su segundo tanto con Guerrón y Rojas
Jorge Benítez festeja su segundo tanto con Guerrón y Rojas (Mexsport)

Ciudad de México

Solo bastó que Pumas cayera el viernes ante Querétaro para que Cruz Azul volviera a tener el destino en sus manos. Sí, La Máquina debe ganar sus duelos ante Toluca y Tigres para tener un lugar seguro en la Liguilla del Clausura 2016, ya sin depender de otras combinaciones.

Luego de la caída ante Veracruz, el equipo de Tomás Boy parecía condenado al fracaso, ya que la calificación dependía de otros resultados; sin embargo, que Universidad haya perdido el viernes contra Gallos Blancos le aclaró el panorama por completo al conjunto cruzazulino.

Además, también el empate de Tigres con Veracruz le ha puesto en bandeja de plata a Cruz Azul.

Con 19 unidades, La Máquina aspira a sumar 25 puntos y su gran ventaja es que en estas últimas dos jornadas enfrenta rivales directos, a los que desplazará en caso de conseguir las victorias.

Incluso, con los marcadores que se han presentado hasta el momento, al término de esta Jornada 16, el conjunto capitalino podría terminar de nuevo en la octava posición de la clasificación, metiéndose a los lugares que dan Liguilla.

LAS COMBINACIONES

Si hoy La Máquina derrota a Toluca —que también tiene 19 puntos— lo rebasará por tres y llegará a 22; de paso, dejará atrás a Pumas, que luego de su descalabro del viernes se quedó en 2,1 y a Tigres, que con su igualada con Veracruz, también alcanzó esa misma cifra.

De esta manera, Cruz Azul llegaría a la última jornada con todo a su favor y solo necesitaría el triunfo ante Tigres para no depender de nadie más.

Pero así como está el lado optimista para La Máquina, también existe la posibilidad que los de Tomás Boy siguen con su mala racha y no puedan salir con los tres puntos del Nemesio Diez. De no ser de esta manera, las cosas se complicarían en demasía.

Con un empate, La Máquina tendría 20 unidades —igual que Toluca— y estaría por debajo de Tigres y Pumas (octavo y noveno de la clasificación, respectivamente), de esta manera en la última jornada tendría que vencer forzosamente a los regiomontanos y esperar que Universidad tropiece con el América; incluso, de reojo mirar el juego entre Monterrey-Toluca, ya que si Diablos consigue un triunfo holgado podría rebasarlo en la diferencia de goles.

En caso de perder, ahora sí que La Máquina entraría en terapia intensiva, pues se quedaría con 19 puntos y dependería de vencer a Tigres, y esperar que perdiera Pumas y Toluca. Con mínimas opciones quedarían Querétaro y Puebla que necesitarían goleadas para aspirar a un milagro.

RIVALES HERIDOS

La primera final para los dirigidos de Tomás Boy será este mediodía. Cruz Azul debe vencer a un Toluca que llega herido de la Copa Libertadores, en la que fue goleado por Sao Paulo (4-0), razón por la que se aferrarán a la Liguilla para no tener un fracaso rotundo en este Clausura 2016.

Es más, los de Cardozo tienen las mismas posibilidades que La Máquina para avanzar a la fase final y ante lo complicado que se vislumbra el torneo continental es casi un hecho que enfoque todas sus baterías en este juego. En los últimos cinco juegos que han tenido en el Nemesio Diez ambos conjuntos, La Máquina ha salido con tres triunfos y solo dos descalabros.

El otro compromiso es contra Tigres, otro equipo que ve en la Liguilla la manera de salvar un semestre que puede convertirse en una total decepción.

Luego de perder la Final de la Concachampions contra América, los de Ricardo Ferretti apenas pudieron sacar la igualada en casa ante Veracruz.

Es cierto, en este momento los cementeros son octavos de la tabla, pero se mantienen ahí con alfileres.

Para La Máquina, Tigres siempre ha representado un grado alto de dificultad, pues en los últimos diez duelos directos apenas tiene un triunfo ante los regios, por seis derrotas y tres empates.

Como sea, hoy Cruz Azul saldrá a la cancha del Nemesio Diez con la certeza de que la Liguilla depende de sí mismo.