Los pecados de Sergio Bueno

Varios fueron los factores que llevaron a la directiva de Cruz Azul a cesar como técnico del equipo a Sergio Bueno, aquí los más significativos 

Sergio Bueno al inicio del torneo
Sergio Bueno al inicio del torneo (Mexsport)

Ciudad de México

Para algunos aficionados de Cruz Azul era cuestión de tiempo, otros apelaban por la paciencia y la experiencia de Sergio Bueno como director técnico del equipo; lo cierto es que el entrenador de 53 años quedó desligado del club cementero tras el último descalabro en la Liga ante el Puebla, el sexto en lo que va del Apertura 2015.

Pero más allá de cifras y resultados, que al final son los que amparan o liquidan a un estratega al interior de un prestigioso equipo como lo es Cruz Azul, existen otros detalles, a veces imperceptibles o muy obvios que, en el caso de Bueno, terminaron por acuñar su destino.

REFUERZOS DE ADORNO

Mucho se habló de los problemas que 'La Máquina' tuvo a principios de temporada para poder armar un plantel competitivo, donde algunos jugadores fueron negados y otros se caían casi al cerrar las negociaciones.

Finalmente el club logró incorporar a 10 elementos, de los cuales Lucas Silva, Fabio Santos y Richard Ruiz son los únicos a los que el técnico les tuvo confianza. El resto se la ha pasado en el banquillo de suplentes o bien, atendiendo sus respetivas lesiones; Gerónimo Amione, de buen papel en la Copa MX, suma únicamente 90 minutos en lo que va del torneo.

DELANTERA SIN PEGADA

Bueno jamás pudo volver de Cruz Azul una delantera de poder, si bien el plantel cuenta con varios jugares en esa posición, los once goles hasta ahora cosechados son prueba de que el ataque cementero no tiene pegada.

Para muestra está el propio Christian Giménez, quien con cuatro anotaciones se ubica como el más acertado de cara al arco rival, el problema es que los cuatro goles han sido a través de la pena máxima.

VÍCTIMA DE LAS CIRCUNSTANCIAS

Independientemente de si Sergio Bueno pudo o no cometer errores bajo la dirección técnica de Cruz Azul, es menester restarle el peso de algunas situaciones que estuvieron fuera de su alcance.

Empezando por la propia directiva que apostó por un hombre que, a pesar de su largo recorrido por el balompié nacional, nunca había tenido la experiencia al frente de un grande. 'La Máquina' no está para experimentos con 18 años sin un título de Liga en sus vitrinas.

Además tuvo que lidiar con un sinfín de lesiones; la zaga, encabezada por Francisco Javier Rodríguez y Gerardo Flores, fue la línea más golpeada en este aspecto; destacando también el golpe que marginó a Marc Crosas por el resto del campeonato.

DIVORCIO CON LA AFICIÓN

Apenas corrían los primeros rumores sobre su llegada al equipo, y miles de aficionados cementeros ya atizaban a Sergio sin darle aunque sea el beneficio de la duda.

Pasaban las jornadas y el rencor hacia el técnico crecía conforme el equipo se precipitaba en caída libre; los gritos pidiendo su despido eran una constante que ponían a prueba su paciencia.

"No me gusta que me insulten, el que paguen un boleto no les da derecho a exponer este tipo de actitudes", llegó a declarar el propio Bueno.

Los insultos le acompañaron incluso tras la oficialización de su despido.