La mano de Bueno

Van dos partidos, pero el Cruz Azul ha hecho gala de algunas variantes tácticas que distinguen a su técnico


Sergio Bueno, entrenador de Cruz Azul
Sergio Bueno, entrenador de Cruz Azul (Mexsport)

Ciudad de México

La era de Sergio Bueno en Cruz Azul lleva apenas dos juegos, pero ya se nota la mano del entrenador. Si algo ha distinguido a Bueno en su carrera son las variantes que suele usar durante sus partidos, así como acomodar a sus jugadores en diferentes posiciones. Eso ha tenido La Máquina en sus primeros encuentros.

Ante Monarcas, en la Jornada 1, Bueno salió con varias ausencias por lo que presentó un equipo menos potente del que se presupuestaba. Una defensa juvenil que pagó la inexperiencia al recibir tres tantos, así como un ataque chato que no concretó al menos una de las tres claras de gol que generó, así como un penal que erró Gerardo Torrado en los primeros 30 minutos.

LAS VARIANTES ANTE CHIVAS

En el juego contra Chivas, Cruz Azul planteó un juego sin centro delantero nominal, a diferencia del partido contra Morelia, donde estuvo Jerónimo Amione. Ante El Rebaño esa posición se la alternaron Christian Giménez y Lucas Silva.

Sergio Bueno mandó a la cancha a José de Jesús Corona, Francisco Javier Rodríguez, Julio César Domínguez, Fausto Pinto, Richard Ruiz, Fabio Santos, Marc Crosas, Gerardo Torrado, Joao Rojas, Christian Giménez y Lucas Silva.

De entrada, Bueno planteó un 5-2-3. La zaga central la conformaba el Maza Rodríguez por derecha, Pinto por izquierda y en el centro el Cata Domínguez; como carrileros estuvieron Richard Ruiz en la derecha y Fabio Santos por izquierda; en la contención se colocaron Crosas y Torrado, mientras que al ataque mandó a Chaco por derecha, Joao por izquierda y Silva en el centro.

Sin embargo, a los pocos minutos el estratega modificó el parado al ver que Guadalajara solo tenía en punta a Omar Bravo, por lo que pasó a un 4-4-2, en la que recorrió a Pinto como lateral por izquierda, subió a Fabio como volante por ese sector y cambió a Joao por el otro sector, también para volantear; adelante quedaron Chaco y Silva sin posición fija, alternándose en el área.

SIN POSICIÓN FIJA

Con Bueno también queda claro que hay jugadores que se verán en diferentes posiciones. El ejemplo más claro fue Fabio Santos, quien su posición natural es la de lateral izquierdo; sin embargo, jugó como volante, pisando el área.

Además de su gol, el brasileño fue el jugador más destacado. De igual manera, Richard Ruiz se ha tenido que acoplar a la lateral derecha luego de la baja de Gerardo Flores por lesión.

Lucas Silva es otro elemento que se acopla en diferentes sectores. Este domingo por ratos volvió a ser delantero (posición en la que llegó al futbol mexicano), después como media punta o volante.

Del Chaco Giménez ya es sabido que los entrenadores suelen darle libertad de movimiento para ubicarse en cualquier posición del ataque. Aún faltan algunos elementos que no se han visto con Cruz Azul y que seguramente le darán más variantes al estratega como el argentino Fernando Belluschi, quien ya recibió su pase internacional, el paraguayo Jorge Benítez y Vicente Matías Vuoso.