Cruz Azul y Pumas, cuestión de efectividad

Pumas ha fincado su liderato gracias a la gran contundencia que ha mostrado, pese a ser el equipo que menos llega a la portería contraria; en cambio, Cruz Azul sufre mucho para anotar un gol.

Fidel Martínez y Matias Vuoso
Fidel Martínez y Matias Vuoso (Mexsport)

CIUDAD DE MÉXICO

Que Pumas sea el primer lugar del Apertura 2015 y Cruz Azul el último tiene una sencilla razón: la efectividad. Mientras La Máquina ha hecho gala de sus múltiples yerros, Universidad ha sido todo lo contrario, pues con muy pocas llegadas se ha convertido en la mejor ofensiva con 22 goles.

El contrataste es muy radical, Cruz Azul sufre mucho para marcar un gol y muestra de ello son las escasas ocho anotaciones que lleva, mientras que Pumas está cerca de promediar los tres tantos por partido. Por si fuera poco, los 22 goles de Universidad se traducen en 18 puntos, y las ocho dianas de La Máquina apenas le han generado siete unidades.

La ofensiva que no explota

La crisis de gol de Cruz Azul no es nueva. En el Apertura 2014 hizo 16 goles en 17 juegos y para el Clausura 2015 la situación empeoró, pues apenas marcó 14 en la fase regular. Estos malos números provocaron que la directiva tomara la decisión de reforzar de manera numerosa el ataque de La Máquina. De las diez incorporaciones que tuvo el equipo para este Apertura 2015, tres fueron delanteros (Matías Vuoso, Jorge Benítez y Jerónimo Amione) y cuatro volantes ofensivos (Fernando Belluschi, Ariel Rojas, Federico Carrizo y Lucas Silva); sin embargo, la inercia negativa del último año no ha mejorado.

Los de Sergio Bueno apenas llevan ocho goles, su máximo anotador es Vicente Matías Vuoso con tres. Los demás refuerzos no se han acoplado del todo y el equipo aunque genera opciones, no tiene contundencia. “Somos un equipo, ganamos y perdemos todos, lo importante es que el equipo salga y muestre otra cara porque por más que empatamos el otro día (ante Monterrey) no podemos estar jugando como lo hicimos, porque hubo lapsos que estuvimos muy atrás. No hay que conformarse, si mejoramos, pero hay que darse cuenta que somos Cruz Azul y debemos estar arriba”, dijo Vuoso.

Incluso, aceptó que no todos los refuerzos se han acoplado al sistema de Bueno, caso contrario a Pumas, que está funcionando correctamente.
“Por algo ellos llevan los puntos que hicieron, que se entendieron muy bien con los que vinieron y es algo que no ha pasado con nosotros. Ganando este partido no se rescata nada, hay  que calificar, a este equipo lo planearon planificaron para pelear las finales, no hay que conformarse con menos”, insistió Vuoso.

Cruz Azul se ha ido desinflando hacia el ataque. En las primeras seis jornadas era de los equipos que más remates había hecho, pero ahora está en la media tabla con 112 en total, de los cuales 45 han sido a portería. En donde se centra el gran problema de La Maquina es en la efectividad, pues el conjunto de Bueno ha requerido de 14 remates para lograr un gol. En la posesión de balón, es el quinto equipo de la Liga MX con 26.9 minutos por partido.

Precisión al frente

El ataque auriazul es el más preciso del futbol mexicano. Universidad es menor posesión de balón suma durante los partidos (22.6 minutos por duelo) pero es sin duda, el más efectivo de cara al arco enemigo.  Con cuatro jugadores adaptados al estilo ofensivo, vertical y fulminante de Guillermo Vázquez, el club tendrá una contienda para demostrar de qué está hecho.

Fidel Martínez, Matías Britos, Ismael Sosa y Eduardo Herrera han hecho su trabajo y a base de goles tienen al cuadro de C.U. en la cima de la clasificación general con 18 unidades. Los de azul y oro registran 95 remates al marco contrario y  con ello han logrado 22 anotaciones; solo Tijuana tiene menos oportunidades (91). Pero ante Cruz Azul, en su primer clásico del torneo, las cosas no serán sencillas.

 Gracias al grueso número de dianas, los del Pedregal instauraron la mejor marca ofensiva en el inicio de los torneos cortos, pero ni la estadística los seduce, por el contrario, las estadísticas hacen que su concentración se incremente y los mantiene con los pies en la tierra: “Ni el título de goleo, ni las cifras nos interesan tanto: lo más importante es que mantengamos el ritmo en la competencia, queremos seguir por esta línea”, dijo Britos hace unos días.

Los felinos son, desde luego, la mejor ofensiva del certamen, el ataque más letal y pese a que se medirán a la zaga más vulnerable de la justa (15 tantos en contra) hasta el momento, no hacen menos al sinodal próximo; en el vestidor auriazul son conscientes que un exceso de confianza podría sepultar lo que hasta ahora han conseguido con disciplina y trabajo.

“Ningún equipo es fácil y más por la circunstancia en la que está Cruz Azul, es un equipo que tiene buen plantel y simplemente no se le han dado los resultados y para nada va a ser sencillo. El sábado se va a jugar un partido nuevo y va a quedar de lado el cómo vengan los dos equipos y nosotros debemos jugar en la misma línea, sin relajarnos”, relató Eduardo Herrera.

Contrario a Herrera, Britos y Sosa, Fidel Martínez vivirá su primer encuentro frente a La Máquina vestido de azul y oro, un duelo especial para el ecuatoriano.

Ubicado en el costado izquierdo del campo, como interior, el ‘11’ ha sabido acoplarse al ritmo de una plantilla exigente y voraz; en apenas la mitad del torneo, suma tres anotaciones y seis pases que terminaron en gol.

“Será algo muy bonito jugar mi primer clásico con esta camiseta. Espero hacer las cosas bien, ir al frente y mostrarme como hasta ahora; sabemos que Cruz Azul, en su cancha, va a dejar todo en el campo, pero la realidad es que no podemos dejar ir la oportunidad de hacer valer nuestro buen paso en su campo”, manifestó el ecuatoriano.