Carencia de goles azules

En los últimos tres torneos, La Máquina ha tenido sus peores cosechas en cuanto a anotaciones; en este certamen los refuerzos solo han marcado seis

Matías Vuoso, delantero de Cruz Azul
Matías Vuoso, delantero de Cruz Azul (Mexsport)

CIUDAD DE MÉXICO

En los últimos torneos, Cruz Azul ha fallado en cuanto a goles se re­fiere. El Clausura 2014 fue su último gran torneo en ese renglón, pues en las primeras nueve fechas disputadas concretó 18 tantos, ocho más que en este Apertura 2015.

 Si algo le falla a La Máquina en este certamen es el concretar. Se hicieron 8 contrataciones para reforzar de media cancha hacia al frente al equipo, y aún así, los atacantes solo han metido ocho: Christian Giménez (4), Vicente Matías Vuoso (3) y Richard Ruiz (1).

Y si de refuerzos se trata, Fabio Santos (defensa) ha metido dos, Richard Ruiz uno y Matías Vuoso tres. Jorge Daniel Benítez, Fernando Daniel Belluschi, Ariel Rojas, Jerónimo Amione, Marc Crossas (contención) y Lucas Silva no se han estrenado.

Eso sí, en el Apertura 2014 y Clausura 2015, La Máquina sumó menos dianas que en la presente campaña, ya que hasta la novena jornada, acumulaba 7. Fueron dos épocas muy flojas, en las que los goleadores eran Mariano Pavone y Aníbal Zurdo, este último ha sido de los refuerzos que menos ha rendido en los últimos tiempos.

En aquel Clausura 2014, el entonces entrenador Luis Fernando Tena se encontró con un mediocampo que se conectó de la mejor forma con sus delanteros. Marco Fabián, Pablo Barrera, Mauro Formica, Joao Rojas, Christian Giménez y Mariano Pavone. Al fi­nal de esa fase regular, estos elementos habían concretado 22 goles. En el Apertura 2013, de la mano de Guillermo Vázquez, los cementeros sumaban 12 a estas alturas del torneo. Fue de los mejores momentos de Pavone, pues al igual que Joao Rojas, en esas 17 fechas sumó seis tantos.

Goleadores sin pólvora

De cinco años a la fecha, Cruz Azul no ha encontrado al hombre que pueda de­finir ­finales. Ha tenido goleadores de buena percha, que asombran en la fase regular, pero que en la Liguilla, les ha faltado.

En el Bicentenario 2010, Emanuel Villa era quien llevaba el peso del ataque en La Máquina. Ese certamen anotó seis goles, pero el equipo no clasi­ficó a la ­esta grande. Para el siguiente torneo, el Tito volvió a bajar su rendimiento y apenas logró cinco dianas, una menos que Javier Orozco, el otro centro delantero.

Con Enrique Meza en la dirección técnica, Villa volvió a encenderse y en el Clausura 2011 metió 10 tantos. Los cementeros fueron eliminados en semi­nales. Sin embargo, el argentino se volvió a quedar con seis dianas para el siguiente certamen, y el refuerzo Edixon Perea solo metió cuatro.

 El ataque de Cruz Azul en el Clausura 2012 registró 18: Villa (8), Perea (4), Omar Bravo (3), Javier Orozco (2) y Alejandro Vela (1).

Para el Apertura 2012, los celestes contrataron a Mariano Pavone, quien metió ocho anotaciones. En los siguientes sus números fueron de 12, 6, 4, y en el Apertura 2014, que fue su último torneo, también 4