“Llega la prueba verdadera”

Marc Crosas reconoció que hace un año, ante la poca actividad en Santos, creyó que no tenía nivel para el futbol mexicano; ahora con Cruz Azul quiere demostrar que puede ser importante

Marc Crosas en entrenamiento con Cruz Azul
Marc Crosas en entrenamiento con Cruz Azul (Mexsport)

CIUDAD DE MÉXICO

Nacido futbolísticamente en la prestigiosa Masía del Barcelona y contemporáneo de grandes jugadores como Messi, Busquets, Pedro y Piqué, a sus 27 años Marc Crosas quiere demostrar que puede ser un jugador importante en el futbol mexicano.

Sí, su tarjeta de presentación le ha abierto las puertas a una carrera de trotamundos en la que ha jugado en seis equipos de cinco países diferentes, y ahora Cruz Azul será el séptimo. Justo aquí, Crosas quiere despegar por completo.   

“Después de un año en el que creo que he mejorado, ahora llega la prueba verdadera, el estar en un equipo grande, peleando cosas grandes y demostrarme a mí mismo que sí sirvo para esto. Sí, es cierto que ahora vengo de pelear un descenso, pero también he peleado campeonatos en varios países; es cierto que es un reto para demostrarme a mí mismo que puedo ser un jugador importante aquí en México

Y es que para Marc Crosas las cosas no han sido fáciles. Al año de haber cumplido el sueño de debutar en el Barcelona, tuvo que salir del club al Olympique de Lyon en 2008. Seis meses después fue vendido al Celtic Glasgow donde encontró estabilidad durante tres años para luego recalar en el Volga Nizhni de Rusia en 2011. Para 2012 llegó al futbol mexicano.

Santos fue su primera casa, pero su nivel irregular lo dejó fuera de los planes de Pedro Caixinha, ahí llegó su momento más bajo de su carrera y en el que tuvo que buscar consuelo en unos Leones Negros que buscaban eludir el descenso.

“Hace un año yo mismo dudaba de si podía seguir jugando aquí en México por ocupar plaza de extranjero, por el hecho de que no tenía continuidad y que venía jugando con la Sub 20 de Santos, cuando había tenido oportunidades no había estado al nivel que podía estar.

“Quiero agradecer, porque sin Leones Negros no hubiera tenido la oportunidad de estar en un club como Cruz Azul y menos de la forma como salí de Santos, después de unos meses en los que prácticamente no se contaba conmigo, así que sin Leones Negros no estaría aquí, pero eso forma parte del pasado y ahora mi mente está puesta en esta gran institución”.

Ahora con Cruz Azul, Marc sabe muy bien que no deben de cargar los 18 años que ya acumula este equipo sin título de Liga. Cree que el plantel de La Máquina puede conseguir cosas importantes en esta temporada.

“Eso de que se llevan muchos años sin salir campeón es un peso que no debemos de cargar nosotros en nuestras espaldas, aquí no hay nadie que no quiera ser campeón, es obvio que todos queremos cambiar esa dinámica, pero sin cargar las dinámicas malas en nuestras espaldas.


LA BARBA NO ES CÁBALA

Un tema que ha acompañado a Marc en el último semestre, es su prominente barba. Mucho se dijo que el mediocampista español se la había dejado como cábala para eludir el descenso con la UdeG; sin embargo, él mismo aclaró que no es un amuleto, sino un gusto personal.

“La barba, voy a dejarlo claro, me la dejé porque a mí me gusta, no me la dejé por cábala, no me la dejé hasta que no descendiéramos, no me la voy a dejar hasta que salgamos campeón; el día que me la quite será porque ya no la quiero o ya no me la aguantan más en casa”.