Tena, el nuevo error de Cruz Azul

Es oficial ya la llegada de Luis Fernando Tena al timón de Cruz Azul y la decisión de la directiva, encabezada por Guillermo Álvarez Cuevas, ha dividido opiniones

Luis Fernando Tena, técnico mexicano
Luis Fernando Tena, técnico mexicano (Mexsport)

Ciudad de México

¿Por qué otra vez Luis Fernando Tena? ¿Cuáles son las razones de peso de la directiva para reciclar a este timonel? ¿La afición celeste está contenta con esta contratación? Muchas dudas y poca certidumbre, cáncer habitual ya en La Noria es lo que ha acarreado el anuncio del nuevo timonel cementero.

En La Afición ponemos sobre la mesa sólo algunos puntos que alientan la teoría de que apostar por Flaco Tena es un nuevo error de la dirigencia celeste:

1.-¿Y el fracaso en el Tri?

Contratar a Luis Fernando Tena por la inercia que aún le genera la obtención de la medalla de oro en Londres 2012 es un raciocinio infantil. El logro, brillante por donde se le quiera ver, ahí está. Aplausos todos para El Flaco. Pero, ¿y qué hay con el después? Lo de los Olímpicos fue ya hace mucho. Imposible seguir soñando y más seguir creyendo que Tena podrá replicar, casi en automático, aquél gran trabajo en Cruz Azul. El pasado reciente, en cambio, nos habla de un fracaso rotundo en la selección nacional que estuvo a punto de concretar la mayor de las vergüenzas de la historia para el futbol mexicano. Tena estuvo ahí, no le vale, no lo salva el que haya sido un "simple auxiliar". Él, junto con José Manuel de la Torre, y el resto del numeroso cuerpo técnico del Tri, son responsables de la burla que fue el Hexagonal rumbo a Brasil 2014 para México.

2.-¿Y la lealtad?

A Tena nadie le puso una pistola en la cabeza para quedarse a dirigir el partido frente a Estados Unidos tras el cese de José Manuel de la Torre de la selección nacional. Se quedó porque quiso, así de fácil. El papel de víctima no le queda al experimentado estratega. Luis Fernando faltó a uno de los principios básicos en el mundo del futbol, a una de esas reglas no escritas que son veneradas casi como religión: la lealtad. Chepo lo había revivido para llevarlo a selección nacional cuando la carrera del Flaco como técnico parecía estar acabada cosechando fracaso tras fracaso. El Tri fue un segundo aire para él y cuando el futbol lo puso en posición de mostrar agradecimiento, Luis Fernando optó por darse la vuelta.

3.-¿Y Carlos Hurtado?

Tanto se le ha tachado a Luis Fernando (y a muchos otros, incluida la directiva de Cruz Azul) su relación con el promotor Carlos Hurtado que obviarla pareciera lo más sano. Inmerso en críticas por la mala contratación de refuerzos desde años, por la intervención de este promotor en todos y cada uno de los asuntos de la institución, Cruz Azul vuelve a dejar pasar una oportunidad dorada para limpiar esa imagen y decide mantener abiertamente la relación con Hurtado, vía Tena y todo lo que se vaya a traer de refuerzos, pésele a quien le pese.

4.- ¿Y los pechos fríos?

Los aficionados de Cruz Azul ya no soportan el señalamiento histórico de irle a un equipo gris. Se pensaba que, ahora sí, tras el paso de Guillermo Vázquez y su bajo perfil por el banquillo cementero la lección sería aprendida, pero no fue así. El frío seguirá privando con Luis Fernando Tena como técnico. La personalidad no se compra en la tienda de la esquina, pero le llegada de un tipo con carácter a la banca hubiera ayudado en algo a la Máquina.