La caída de Tena

El Flaco firmó un nuevo fracaso con Cruz Azul al quedar fuera de la Liguilla, por lo que es muy probable su salida de la institución.

Luis Fernando Tena, técnico de Cruz Azul
Luis Fernando Tena, técnico de Cruz Azul (Mexsport)

CIUDAD DE MÉXICO

A Luis Fernando Tena se le acabó el crédito. El entrenador que consiguió el último título de Liga para La Máquina, en el ya lejano Invierno 97, ha sumado un nuevo fracaso, el segundo de manera consecutiva por lo que su salida del equipo es casi inminente. El propio Flaco lo sabía muy bien, después del estrepitoso fracaso en el Apertura 2014 ya no podía darse el lujo de un nuevo torneo decepcionante y así lo manifestaba al inicio de la temporada.

“Todos sabemos que si no hacemos un buen torneo nos jugamos la continuidad, tanto el cuerpo técnico como muchos jugadores, lo tenemos muy claro y lo hemos platicado entre nosotros, somos los primeros en estar conscientes de la deuda que tenemos con nuestro público y nuestra directiva”, dijo Tena días antes de que comenzara esta temporada.

Pero la realidad fue otra. Cruz Azul de nuevo fue un equipo intermitente, que nunca logró consolidarse, sus refuerzos no rindieron lo esperado y a falta de cuatro jornadas cayó en un bache de tres derrotas y un solo triunfo para decretar su eliminación a manos de la UdeG.

"Todos sabemosque si no hacemosun buen torneonos jugamos lacontinuidad”


La Máquina se marchó de la misma forma como inicio esta temporada, con una deuda enorme, sin alma ni pundonor. Y tal parece que exige a gritos una transformación.

 Un mal torneo

La cuarta etapa de Tena con Cruz Azul no fue lo esperado. Después de que se agotó el proceso de Memo Vázquez en 2013, el candidato lógico era el Flaco, quien siempre había sido una opción para la directiva al ser un entrenador de casa y que en su currículum traía la medalla de oro de las Olimpiadas de 2012.

Fue así que para el Clausura 2014 llegó Tena con la ilusión de romper una sequía de títulos, tal como lo había hecho en 1997 cuando terminó 17 años de espera. Y las cosas comenzaron bien para el estratega, que en sus primeros 10 juegos de esa temporada logró una racha de nueve victorias; sin embargo, ahí alcanzó su punto más alto que ya no pudo repetir.

Con la inercia a La Máquina le alcanzó para ganar la Concachampions de 2014, pero en la Liga se desinfló por completo y, pese a llegar como líder del torneo, quedó eliminado en cuartos de final por León. La siguiente temporada, la del Apertura 2014, fue una verdadera. pesadilla para Cruz Azul. El equipo de Tena nunca logró hilvanar dos triunfos seguidos, nunca ganó de visita y fue una de las peores ofensivas, para colmó no pudo refrentar su título de la Liga de Campeones de la Concacaf al ser eliminado en la primera ronda.

Cruz Azul reportará parala pretemporada hasta elpróximo 8 de junio, salvo losjugadores que jueguen CopaAmérica y Oro.


La conclusión fue un mal torneo sin Liguilla y una patética actuación en el Mundial de Clubes, donde fue humillado por el Real Madrid y en su juego por el tercer lugar no pudo ganarle al Auckland City de Nueva Zelanda.


Por eso el Clausura 2015 lo inició condicionado y se reforzó en la delantera para no naufragar de nueva cuenta. Llegó el internacional Roque Santa Cruz, la incógnita de Alemao y el lesionado Carlos Lizarazo. Roque fue acechado por las lesiones y quedó a deber pese a sus cuatro goles; Alemao fue de lo más rescatable, pero con más pundonor que calidad y Lizarazo ni siquiera debutó. Los números marcan 25 puntos, pero ni así le alcanzó para calificar, dejando  prácticamente su boleto a la Liguilla en sus últimos cuatro partidos, en los que enfrentó a tres coleros como Morelia, Chiapas y la UdeG, y a ninguno logró vencer. Así se escribió un nuevo fracaso.

LAS OPCIONES

Desde hace algunas semanas han sonado varios nombres para ocupar el banquillo de La Máquina. En los últimos días ha tomado fuerza el de José Saturnino Cardozo, quien habría cerrado su ciclo con el Toluca después de no haber calificado a la Liguilla de este torneo y desde Sudamérica suena la llegada del argentino Gustavo Costas, quien dirige al Independiente de Santa Fe de Colombia, y podría asumir el cargo una vez que concluya su participación en la Copa Libertadores de América; incluso, el entrenador reveló hace días que dos equipos mexicanos ya lo buscaron, los cuales serían Morelia y Cruz Azul.

De los otros nombres que han sonado, el primero fue el de Rubén Omar Romano, quien ya tuvo una primera etapa con el equipo hace diez años, también el de Raúl Arias, quien viene de salir subcampeón en la Liga de Ascenso con el Real San Luis. Ambos entrenadores encajan con el estilo mesurado y tranquilo que gusta a la directiva celeste. Entre los candidatos que siempre se mencionan están Ricardo La Volpe y Tomás Boy, éste último aún en Atlas, pero con diferencias muy marcadas con su actual equipo.

LA REESTRUCTURA

Además de la llegada de un nuevo entrenador, el equipo sufriría la reestructuración de su plantilla, la cual se ha hecho longeva y ya acumula varios fracasos. Jugadores como Gerardo Torrado, Christian Giménez, incluso hasta Jesús Corona parecen haber cumplido un ciclo en el club, pero si algo ha sido positivo para La Máquina es su sector defensivo, así que los movimientos vendrían en la ofensiva (nuevamente).

De los extranjeros, Carlos Lizarazo fue una decepción, Mauro Formica nunca volvió a ser el de hace un año, Joao Rojas nunca ha dejado de ser intermitente, así que no tienen un lugar seguro en el club. Y tal como ha ocurrido en los últimos 18 años, los cambios en Cruz Azul se aproximan.