El regreso de Chuy Corona

Luego de un semestre difícil, el portero de Cruz Azul empieza a escalar su mejor nivel futbolístico; el sábado fue clave en el triunfo de visita ante Atlas

Jesús Corona, portero de Cruz Azul
Jesús Corona, portero de Cruz Azul (Mexsport)

Ciudad de México

Cruz Azul tiene muchos motivos para tener optimismo en el cierre del Clausura 2016: no ha perdido en los últimos 14 partidos oficiales (entre Liga y Copa); está en puestos de Liguilla, con 18 puntos en el quinto lugar; es el segundo conjunto más goleador de la Liga con 22 tantos marcados y, sobre todo, ha recuperado al mejor Jesús Corona.

El sábado pasado, en la victoria 2-0 sobre Atlas, Chuy se convirtió en la figura del conjunto cruzazulino al realizar tres atajadas a oportunidades claras de gol, gracias a las cuales mantuvo el cero en su portería, lo que le valió a La Máquina para conseguir su primer triunfo de visita en esta temporada.

Pero no solamente Jesús fue fundamental en el encuentro del pasado fin de semana, también el portero ha dado buenas actuaciones en jornadas previas. Por ejemplo, una semana antes, contra Puebla, Chuy realizó un par de atajadas fundamentales cuando ya el juego se encontraba empatado, la primera a un tiro libre de Matías Alustiza y la segunda en un mano a mano con Carlos Orrantía.

Contra Pumas (Jornada 9) también le detuvo un disparo a Matías Britos cuando el partido ya estaba igualado 2-2, pero fue contra Querétaro, durante la Jornada 6, cuando Corona se lució por primera vez en la temporada con al menos tres grandes desviadas, destacando una a Emanuel Villa casi al final del partido, que hubiera significado el empate.

De esta manera, Jesús demuestra que ha recuperado poco a poco el mejor nivel que se le conoce, luego del bache futbolístico en el que cayó durante el Apertura 2015. Justo en el semestre pasado Chuy vivió una de sus peores temporadas, en la que recibió 21 goles en total.

Sin embargo, lo más alarmante de ese torneo fueron los errores graves que cometió el portero de Cruz Azul en partidos seguidos. Por ejemplo, ante Tijuana (J-5), Querétaro (J-6) y Monterrey (J-8) le metieron goles con disparos desde fuera del área, envíos que no parecían tan complicados para un portero de su calidad y que lo sorprendieron por completo.

También en el partido contra América del semestre anterior se regaló en la salida que propició el segundo tanto azulcrema. Para acabarla, Jesús sufrió una lesión en el hombro durante la Jornada 15 frente a Veracruz, por lo que no pudo terminar ese campeonato.

En una primera instancia se pensó que la lesión en el hombro lo dejaría fuera del primer tercio de este Clausura 2016; sin embargo, el portero celeste aceleró su recuperación y pudo estar listo prácticamente para el inicio del campeonato, pero Tomás Boy decidió llevarlo poco a poco por lo que regresó a la titularidad hasta la Jornada 3 de este campeonato, en el partido contra León.

Desde entonces, Jesús Corona ha ido incrementando su nivel, a grado tal que logró regresar ya a la selección mexicana, primero para el amistoso contra Senegal, donde resultó figura, y ahora para la eliminatoria mundialista contra Canadá, en la que disputará la titularidad con Alfredo Talavera.

SE ESTABILIZA LA DEFENSA

Pero el buen momento de Jesús Corona no solo se refleja en su desempeño individual, también empieza a ser factor en todo el aparato defensivo de La Má- quina. Luego de un arranque muy complicado en el que era uno de los conjuntos que más goles recibía, Cruz Azul se ha estabilizado y en este momento ocupa la novena posición como mejor defensa al haber recibido 15 tantos en 11 encuentros.

De esos 15 tantos, Chuy ha recibido 12, pero lo más importante es que ha bajado el promedio de goles por juego que tenía La Máquina, la cual hasta la Jornada 7 recibía 1.7 anotaciones por partido; ahora en los últimos cuatro promedia 0.75.

Corona, Francisco Javier Rodríguez y Julio César Domínguez ya saben lo que es ser la mejor defensa del campeonato. En el Apertura 2014, con 15 tantos recibidos, y en el Clausura 2015, con 14, se proclamaron como el mejor aparato defensivo del futbol mexicano, aunque ello no le alcanzó al equipo para llegar a la Liguilla.

Ahora, el Cruz Azul de Tomás Boy intenta encontrar un equilibrio en sus líneas. La Máquina ha recuperado el olfato goleador, siendo uno de los mejores en este renglón, y ahora empieza a cuidar mejor la retaguardia, aunque cuando los defensas fallan ahí aparece José de Jesús, quien como en sus mejores tiempos tiene la calidad para resolver partidos a favor de su equipo.