Los conflictos de Corona

A pesar de ser uno de los guardametas más destacados en México, el jalisciense ha tenido algunos desaires a lo largo de su carrera

Jesús Corona en pleito frente a Xolos
Jesús Corona en pleito frente a Xolos (Mexsport)

Ciudad de México

José de Jesús Corona es uno de los porteros con más experiencia en el balompié mexicano y que se ha destacado por la seguridad que ofrece bajo los tres postes.

En los 16 años que ha estado en el máximo circuito, ha vestido cuatro casacas: Atlas, Chivas, Tecos (ahora Estudiantes Tecos) y su actual equipo, Cruz Azul.

Ha podido asistir a dos Copas del Mundo, aunque en ninguna ha podido ser el guardameta titular. También, fue parte fundamental de la medalla de oro en los Juegos Olímpícos de Londres 2012 al ser el arquero que cuidó la portería mexicana.

Aunque ha sido un cancerbero exitoso, Corona ha tenido algunos desaires en la cancha y fuera de ella. Aquí te los recordamos:

  • En el 2010, José de Jesús no fue al Mundial de Sudáfrica porque afuera de un bar en Guadalajara, Jalisco, golpeó a un individuo. En ese entonces, esta persona interpuso una demanda pero el guardameta afirmó que no habia sido él, sino su primo.
  • Un año después de este incidente, en un encuentro de liguilla entre Morelia y Cruz Azul, un aficionado ingresó a la cancha y esto provocó una trifulca entre ambos equipos. Jesús intercambió palabras con el preparador físico de Monarcas y después, le propinó un cabezazo que le provocaría una suspensión de seis juegos al torneo siguiente.
  • En la semifinal de la Concachampions, 'La Máquina' ya había clasificado a la final pero Cristian Pellerano le escupió al arquero azul lo que provocó que este se enfureciera. Fue a buscar a Pellerano lo que causó una pequeña bronca pero no pasó a mayores. En el primer partido de la final de Concachampions, Corona no pudo jugar el primero pero en el segundo pudo defender la casaca celeste.
  • El pasado fin de semana, el arquero azul confesó que le dijo "sinvergüenza" a Érik Miranda, árbitro que lo expulsó al finalizar el partido por este acto.